(re)Pensando los criterios de evaluación del Comité de Ayuda al Desarrollo

El Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE formuló hace más de 15 años sus Criterios de Evaluación, los que fueron ampliamente adoptados por la comunidad global de evaluación. Estos se reflejan actualmente en políticas, manuales y en términos de referencia de una amplia gama de evaluaciones individuales por parte de ministerios de desarrollo, agencias, bancos, socios, ONG, etc. Generados originalmente para evaluar programas y proyectos de asistencia al desarrollo, han repercutido en las aproximaciones de la Gestión por Resultados y en una enorme diversidad de escenarios.

Los (ya famosos) criterios son los siguientes:

Pertinencia: El grado en que la actividad de asistencia se adapta a las prioridades y políticas del grupo objetivo, del receptor y del donante.

Eficacia: Medida del grado en que una actividad de asistencia alcanza sus objetivos.

Eficiencia: Mide los resultados (outputs), cualitativos y cuantitativos, en relación con los insumos (inputs). Es un término económico que apunta a detectar si la iniciativa utiliza los recursos menos costosos posibles para lograr los resultados deseados.

Impacto: Refiere a los cambios positivos y negativos producidos por una intervención de desarrollo, directa o indirectamente, intencional o involuntariamente.

Sostenibilidad: Contempla la probabilidad que los beneficios de una actividad continúen después de que se haya retirado el financiamiento de los donantes. La sostenibilidad contempla aspectos tanto ambiental como financiero.

Sin embargo, diversas realidades mundiales son hoy muy diferentes al momento en que estos criterios de evaluación fueron postulados. La globalización y la revolución de la información eran consideradas al inicio del siglo como fuerzas positivas, capaces de conducir a mejores conexiones entre pueblos y países, portadoras de la potencialidad de resolver desafíos como el cambio climático, la migración, los conflictos religiosos e ideológicos así como los racistas y étnicos, etc. En la actualidad somos testigos de la emergencia de movimientos en todo el mundo de rechazo a la globalización y su impacto en la inequidad y la desigualdad. El desarrollo ya no es una preocupación solamente para las naciones y pueblos “subdesarrollados” sino que se presenta como una empresa global, donde todos los países del mundo necesitan “desarrollarse” para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Si bien las diferencias de ingresos entre los países seguirán siendo un foco clave de las políticas de desarrollo, la expectativa es que ahora se discutan y analicen desde la perspectiva del logro del desarrollo sostenible global.

La evaluación global del desarrollo atraviesa a su vez un cambio similar, desde una profesión que se originó en países y organizaciones donantes, hasta consolidarse en su énfasis en los sistemas de monitoreo y evaluación nacionales en apoyo de las prioridades y los objetivos de los países. Los desafíos a los que se enfrentan los sistemas de evaluación al abordar estos problemas resultan, al mismo tiempo, locales, nacionales y globales. Repensar, revisar, o al menos discutir los criterios de evaluación se convierte entonces en una necesaria e importante actividad.

Leí por primera vez un cuestionamiento a la ubicua utilización de los criterios de evaluaicón del CAD desde una alta esfera del desarrollo en el Blog de Caroline Heider, directora del departamento de Evaluación del Banco Mundial. Ella comenta que los cinco criterios del CAD han venido a sostener y legitimar la enorme mayoría de los sistemas de evaluación en el campo del desarrollo internacional, enmarcando sus preguntas en torno a estos criterios (solicitados desde los Términos de Referencia) y pautando la redacción  (en su lenguaje) de los informes de evaluación.  Sin embargo,  la adhesión mecánica a los mismos en las evaluaciones “… tienden a menudo a dejar a los lectores con preguntas sin respuestas.” Para ella ese fue el puntapié inicial para dar cuenta que, después de 15 años de utilización de los criterios de evaluación del CAD, era hora de replanteárselos. Caroline ha desarrollado una muy completa serie llamada Rethinking Evaluation, dedicada a desempaquetar y debatir los criterios de evaluación mediante los cuales se juzga el éxito y el fracaso de las intervenciones de asistencia al desarrollo y así valorar si siguen siendo relevantes y aptos para el futuro.

Unos meses más tarde del inicio de dicha serie, Zenda Ofir comenzó en su blog su propia serie de reflexiones (las cuales alcanzaron a seis entradas). Al leer cada una de dichas entradas resulta muchas veces difícil saber si quedarse con la riqueza de sus reflexiones o bien los aportes de sus excelentes comentaristas. ¡Todo vale la pena!

Este movimiento ha precedido (y quizás impulsado) una consulta oficial con las partes interesadas de parte del Comité de Ayuda al Desarrollo, interesado en explorar cómo dichos criterios de evaluación pueden adaptarse al nuevo escenario del desarrollo y a la Agenda 2030. La consulta realiza básicamente tres preguntas:

    1. ¿Qué deberíamos mantener tal como está?

    2. ¿Qué deberíamos cambiar o adaptar?

    3. ¿Hay nuevos criterios que deben agregarse?

El proceso de consulta ya está iniciado y se mantiene abierto hasta el 31 de octubre de 2018. Se puede acceder al mismo en el siguiente enlace:  https://dacevaluationcriteria.org/, donde anuncian que en breve estará disponible en castellano y francés.

La organización IDEAS (International Development Evaluation Association), la red global de evaluadores del desarrollo, está directamente involucrada en esta iniciativa de consulta. Además de incentivar a sus miembros a participar en ella, está invitando a incluir la discusión sobre la adaptación de los criterios del CAD en un debate más amplio sobre el futuro de la evaluación del desarrollo global. Me parece un muy buen ejemplo a seguir por otras redes y asociaciones de evaluación regionales y nacionales. 😉 ¿Alguien recoge el guante?

Compromiso internacional para el impacto en un mundo cambiante, por Bonnie Koenig

bonnie-koenigConocí a Bonnie Koenig como suele conocerse la gente en estos tiempos, por algún canal de internet,
Twitter
en su momento. Compartimos diversos chats, y también alguna conversación telefónica (entiéndase Skype 😉 ). Hace tiempo tuvo la amabilidad de solicitarme revisara el borrador de un pequeño libro que estaba escribiendo,  donde  compartía reflexiones sobre la base de su intenso y extenso trabajo en la cooperación al desarrollo internacional. El libro aborda muy sugestivos pensamientos sobre el tipo de impacto que las intervenciones de desarrollo persiguen, la centralidad de los procesos, el rol de la ambigüedad en nuestras vidas en el contexto de estas interevenciones, el pensamiento sistémico y la complejidad, etc., etc.  Poco después el libro estuvo listo, y tenía pendiente presentarlo por aquí.  Por ahora sólo está en Inglés y accesible completo en el interesante blog de Bonnie, Going International (concretamente aquí). Pero me he permitido una traducción libre de su introducción, la que comparto a continuación, para cerrar el post luego con una novedad de su cosecha
.

I. Introducción
El mundo está cambiando, y muchos de nosotros en nuestras organizaciones y redes -así también como individuos- tratamos de encontrar conexiones y enfoques que nos ayuden a atender mejor y de formas efectivas nuestro nuevo ambiente. En una era de ‘palabras de moda’ que van y vienen, o que bien toman muchos significados diferentes (casi como un test de Rorschach -todos podemos ver la misma cosa diferentemente),  he elegido con cuidado la palabra “efectiva”. Nuestras palabras son importantes. ¿Por qué ‘formas efectivas ” y no formas nuevas o innovadoras? Necesitamos identificar una amplia gama de enfoques con el fin de encontrar aquellos que funcionarán para nosotros y nuestras organizaciones, y no pueden ser todos “nuevos” pero pueden reconfigurar o reconceptualizar nuestros enfoques de diferentes maneras. Y el concepto de “innovación” viene con connotaciones pesadas. Me gusta la definición de innovación que se centra en el desarrollo de diferentes enfoques (incluso si algunas de las partes componentes no son necesariamente nuevas), si bien muchos piensan en la innovación como algo puramente “nuevo”.
¿Y por qué la palabra “impacto” en el título? Nos hemos convertido en complaciente acerca de los resultados como cosas que se pueden medir – ¿cuánto de esto o de aquello? Tenemos que esforzarnos para mirar el impacto en cómo están siendo cambiadas ciertas vidas de manera positiva a través de nuestros esfuerzos. Tenemos que luchar individualmente y dentro de nuestras organizaciones y redes con el concepto de impacto y lo que significa para nosotros. ¿Por qué hacemos lo que hacemos? Es en la misma batalla o en el lidiar con los conceptos que empezamos a entender su significado para nuestras situaciones específicas, y a nutrir un compromiso colectivo con estos conceptos y objetivos.
¿Cómo pueden nuestros esfuerzos  acercarnos a los cambiantes impactos de  la vida que visualizamos? Necesitamos regularmente seguir haciendo las conexiones entre nuestras visiones y los desafíos de la implementación, y adaptar y modificar a medida que aprendemos – a través de nuestros éxitos, e igualmente importante, de nuestros fracasos. En una época en que a veces puede sentirse caótica, este libro es mi pequeña contribución para ayudar a las organizaciones y redes que están participando internacionalmente a encontrar su camino hacia enfoques que aumentarán su impacto. Ojalá nos ayude a todos a movernos un poco más cerca del futuro que imaginamos.

Después de cada sección podrás ver algunos ejemplos de preguntas. Estas preguntas son para ayudarlo en su propio pensamiento y proceso de descubrimiento, idealmente generando preguntas adicionales que lo ayudarán a lo largo de su viaje.

En resumidas cuentas, los invito a darle una mirada a este pequeño libro, grande en contenido y en su capacidad de hacernos pensar sobre el compromiso internacional y las realidades del desarrollo. Y si les entusiasma, pueden también prestar atención a una Internship Position con la posibilidad de trabajar con Bonnie Koening desde la comodidad de su hogar… Muy interesante, sin duda alguna!!! Buena suerte!

Saneamiento total liderado por la comunidad: ¡Nos negamos a comer mierda! (#eval stories II)

Evaluaciones que marcan la diferencia” es una colección de 8 historias de evaluación recogidas en distintos lugares del mundo, y una de las primeras investigaciones sistemáticas sobre los factores que contribuyen a que las evaluaciones de alta calidad sean utilizadas por las partes interesadas para mejorar los programas y proyectos, y mejorar así la vida de las personas. Estas historias reflejan no sólo el punto de vista de los evaluadores, sino también de quienes comisionan y de quienes usan las evaluaciones. Esta historia es la segunda de las ocho historias desarrolladas en el marco del proyecto (historia 1 aquí). Para compartirlas en Inglés y Francés, visitar el Blog Evaluations that make a difference.

—-

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.46.24 a.m.
De los siete mil millones de personas que habitan el mundo, solamente 4.500 millones
tienen acceso a inodoros o letrinas. Las restantes 2.500 millones de personas – la mayoría viviendo en zonas rurales – carecen de saneamiento adecuado. Y nada propaga las enfermedades más rápido que la defecación al aire libre. De hecho, el Objetivo 7 de Desarrollo del Milenio apuntó a reducir a la mitad la población de personas que viven sin saneamiento adecuado. De ahí surge la idea de instituir el Día Mundial del Inodoro, que se celebra el 19 de noviembre de cada año.

Pero vamos a retroceder en el tiempo hastael Día Mundial del Inodoro en el año 2011. Estamos en Murihi wa bibi, una aldea en las montañas del condado de Kwale, situada en la franja costera de baja altitud de Kenia.

Los niños persiguen a los gallos, los mismos que en pocas horas formarán parte de la comida de las celebraciones. La emoción está en el aire. ¿Pero, qué están celebrando los habitantes de Murihi wa bibi? En pocas palabras, están orgullosos y exultantes de que ya no hay más montones de excrementos humanos entre los arbustos. Esta comunidad, convencida de que su antigua tradición de defecar en el monte resulta intolerable, ha alcanzado un nuevo nivel de libertad – la de sentirse libre de la enfermedad.

Esa práctica tenía que parar; no había manera de que pudiera continuar. No con líderes como Kingi Mapenzi, Peter Mwambaka, y Josephine Mbith, quienes fueron de hogar en hogar recordando a los residentes la necesidad de dejar de comer excrementos, que es lo que sucede en las comunidades que practican la defecación al aire libre en zonas utilizadas para asentamientos humanos y agricultura. Kingi y Mbith son agentes sanitarios comunitarios, mientras que Mwambaka es el administrador del gobierno local. Ellos son tipicos representantes de la red de voluntarios locales que trabajan incansablemente para convencer a los aldeanos de abandonar la defecación al aire libre.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.46.43 a.m.Claro que no son los primeros en hacer esto. El tema del saneamiento hace ya tiempoque es reconocido como un grave problema de salud en Kenia. Durante años, decenas de organizaciones locales e internacionales han atacado desde múltiples direcciones el flagelo que supone la defecación al aire libre. Los resultados han sido variados, si bien las enormes proporciones del desao con el que lidian estas organizaciones a ahogado la mayoría de las veces sus buenas intenciones.

Reconociendo que esta tarea quedaba fuera del alcance de cualquier organización, un grupo de personas preocupadas por este asunto decidieron aunar esfuerzos – y lo más importante, posicionarse no como conductores sino como socios de las comunidades en cuestión. La idea era liderar desde las bambalinas – de modo que fueran las propias comunidades las que guiaran los esfuerzos para resolver sus problemas comunes.

Diez de estas personas decidieron constituirse como la Alianza en Defensa de la Salud, a la cual registraron como una entidad legal ante el gobierno. Cabe decir que, ya desde el principio, su intención fundamental era la de centrarse en ellos mismos como organización y evitar la excesiva notoriedad.

El pensamiento subyacente era el siguiente: si queremos que el saneamiento realmente funcione, tiene que surgir desde la base, no desde afuera. Después de todo, los aldeanos no se preocupan por los nombres de las organizaciones. Para destacar el papel primordial de la comunidad en esta iniciativa, la alianza adoptó el término ‘saneamiento total liderado por la comunidad’ (CLTS, por sus siglas en Inglés), que tiene su origen en un proyecto en Bangladesh donde el CLTS había dado buenos resultados en el abordaje de la defecación al aire libre.

La Alianza obtiene sus fondos a partir de las contribuciones de los 10 miembros que constituyen su núcleo motor, todos ellos empleados de diversas organizaciones y agencias. Aunque su experiencia abarca desde el seguimiento y la evaluación hasta la epidemiología, el denominador común entre ellos es la salud de la comunidad. Actuando como individuos, cada uno de los 10 miembros trabaja en consultorías remuneradas que les permiten donar tiempo y financiación a las actividades de la Alianza. Y dado que trabajan con y a través de los grupos comunitarios, los costos son mínimos.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.03 a.m.Todo comenzó en el año 2007. Una ONG internacional había desarrollado el proyecto en la aldea Jaribuni en Kili , un condado vecino al norte de Mombasa. Durante la sesión inicial, un facilitador altamente capacitado, utilizando diversas metodologías participativas, ayudó a los habitantes de la aldea a entender las terribles consecuencias de la defecación al aire libre. Los residentes de Jaribuni resolvieron entonces colectivamente, dirigidos por un comité local y en el marco de una campaña con plazos definidos, detener la defecación al aire libre mediante la construcción y el uso de letrinas. Se dieron a sí mismos 90 días para que todo el mundo en la aldea utilizara las letrinas, y que un comité de monitoreo local documentara el progreso. La aldea alcanzó la condición de ‘libre de defecación abierta’ (LDA) tan sólo 67 días después de aquella sesión inicial. Para mostrar este logro, los residentes y voluntarios organizaron una ceremonia sencilla, invitando a los funcionarios locales de salud que quedaron impresionados por la simplicidad del enfoque: empoderar a las comunidades para que analizaran su propio perfil de saneamiento, y que tomaran decisiones sobre la base de comprender que estaban literalmente comiendo el excremento de otros debido a la defecación abierta. Y el grito llegó: Tumekataa kula mavi tena! (‘¡Nos negamos a comer excrementos!’ en Swahili).

A medida que el movimiento CLTS se difundía en Kenia, especialmente en la región costera, las comunidades se mantenían al frente de la iniciativa ya que ésta es la forma en que este movimiento realmente funciona. Agentes comunitarios apasionados como Kingi, Mbith y Mwambaka, que cotidianamente y sin descanso monitoreaban la situación, encendieron la chispa que inició el proceso. Sabían que para lograr el saneamiento total la comunidad debía apropiarse verdaderamente de la idea, así que trabajaron para proporcionar esa chispa difundiendo la importancia de alcanzar la condición de LDA. Pero una vez que el motor estaba en marcha, con la comunidad liderando el proceso desde el asiento del conductor, su trabajo se limitaba al monitoreo.

El monitoreo es esencial para que una aldea llegue alcanzar el estado de LDA. Esta es una lección que los practicantes de CLTS en los condados de Kwale y Kili aprendieron de la manera más dura. Inicialmente, supusieron que una aldea que había iniciado el proceso alcanzaría automáticamente la condición de LDA. Pero, con el tiempo, la importancia del monitoreo – y los comités de monitoreo – fue ganando reconocimiento. Los agentes de las ONG diseñaron herramientas de monitoreo que los comités podían utilizar para medir el progreso e identificar qué hogares requerían una atención especial.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.50 a.m.A través de este proceso, se identificaron los hogares en los que la cabeza de familia es una mujer, y los hogares con personas muy mayores o personas con discapacidad. En muchos lugares, los comités de monitoreo movilizaron a los jóvenes para contribuir con su trabajo a la construcción de baños para los hogares de personas con dificultades de movilidad. En los casos de los hogares que no podían pagar los materiales de construcción, el comité se acercó a las autoridades forestales con los datos del progreso de la iniciativa a fin de mostrar que algunas pocas familias necesitaban apoyo especial para acceder a determinados materiales de construcción, como por ejemplo troncos. Y el conseguir la colaboración de dichas autoridades, fue considerado un éxito realmente asombroso: Nunca antes dicha entidad de gobierno había concedido permiso para que una persona cualquiera pudiera acceder a madera. ¡Ése es el poder de colocar los datos en manos de personas entusiastas!


Una vez que una aldea alcanzaba el estatus de LDA, los residentes colocaban vistosas señalizaciones con una doble
finalidad: proclamar su logro a todo el mundo señalando así el orgullo por los resultados obtenidos, y advertir de esa manera a los visitantes que defecar al aire libre no iba a ser tolerado en su territorio.

Las aldeas incluso comenzaron a competir entre sí y, a fin de superarse unas a otras, fueron subiendo el nivel de exigencia para con la monitorización. Consideraron que los indicadores de monitoreo elaborados por los expertos en la promoción de la higiene no eran lo suficientemente amplios como para atajar entre la comunidad el hábito que les llevaba a comer excrementos. Señalaron que la mera construcción y uso de las letrinas eran insuficientes. De hecho, tanto es así que incluso una comunidad llegó a fabricar tapas para las letrinas evitando de ese modo que las moscas se reprodujeran dentro de los pozos. Otra comunidad, para garantizar que las personas no olvidaran lavarse las manos después de usar la letrina, colocaron junto a ella instalaciones para lavarse las manos con jabón o ceniza. Aldeas rivales insistieron en la asignación de participantes para realizar las visitas de verificación que eran enviadas para inspeccionar las comunidades y así obtener la condición de LDA. Visitaban incluso las zonas de arbustos utilizadas previamente para la defecación al aire libre a fin de verificar la ausencia de excrementos.

De hecho, en Penda Nguo, un pueblo en el condado de Kili , se encontró que todos los hogares tenían letrinas, por lo que los expertos en saneamiento y promoción de la higiene habían decidido conferirles el estatus de LDA. Pero un miembro de la comisión de monitoreo, vecino de un pueblo rival, descubrió un montón de excrementos frescos en el monte, con lo que el comité ya no pudo actuar. Para solucionarlo, los aldeanos de Penda Kula decidieron colocar una letrina pública y, tan pronto como se dejaron de encontrar señales de heces frescas, fueron finalmente declarados LDA. ¡Estaremos de acuerdo en que no estamos delante de personas complacientes!

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.23 a.m.Sin la participación activa de las comunidades en el monitoreo del saneamiento total, el trabajo duro y la dedicación de los promotores de salud se habría traducido, solamente, en cuerpos cansados y en desilusión. Y eso nos lleva de nuevo a la Jornada Mundial del Inodoro de 2011. Siete aldeas del condado de Kwale acordaron reunirse en Murihi wa bibi para celebrar su logro colectivo. Era la primera vez que un número tan elevado de pueblos realizaba una celebración conjunta. Los practicantes de CLTS lo llaman ‘ruido estratégico’ cuando una aldea – en este caso, siete de ellas – se une para formalizar su negativa a comer excrementos, sus vecinos no tienen más opción que seguir su ejemplo – venir para escuchar sus logros y unirse al ruido estratégico de la celebración.

Nada menos que el director regional de salud fue invitado para ser testigo de la alegría que sena la comunidad por haber conseguido desterrar la vida insalubre. El ruido estratégico incluye testimonios de los aldeanos. Mzee Hamadi recuerda cómo ponerse en cuclillas entre los arbustos le había robado la dignidad. El temor de pisar serpientes durante la noche, y la pesadilla de tener que encontrar un lugar seco entre el césped durante la temporada de lluvias habían sido demasiado para él. Cuando el movimiento de CLTS se extendió a su aldea, estuvo más que contento de unirse al mismo y detener así la defecación al aire libre.

Su vecino, Yusuf Ali, cuenta una historia diferente. ‘Al principio,’ dijo ‘yo no estaba tan contento. No veía la importancia de invertir esfuerzos y recursos para construir una casa para los excrementos.’ Sin embargo, su esposa pronto se dio cuenta de que su pequeña hija Fatuma, de dos años de edad, había dejado de padecer sus habituales diarreas crónicas a partir del momento en que Yusuf, a regañadientes, construyó la letrina familiar. Fatuma se encontraba ahora activa y saludable y, tal y como informó en la reunión, no había tenido diarreas en los tres últimos meses. De hecho, hasta los promotores de salud en el dispensario Mazumalume se lamentan diciendo que la echan de menos porque ya no tiene que visitarlos. Siku hizi, twaenda hospitali kwa chanjo za kakake Mdogo. (‘En estos días, sólo visitamos la clínica para inmunizar al hermanito de Fatuma.‘)

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.48.04 a.m.La ceremonia termina con la entrega de certificados a la siempre implicada comisión de monitoreo y, expresando su emoción, Kingi exclama ‘¡Incluso mi grupo de aldeas más problemáticas son finalmente LDA!’. Como promotor itinerante de la salud, sabe que su energía se pondrá a prueba de nuevo cuando él y su equipo comiencen a trabajar con CLTS en Katangini, una aldea en el otro lado de la colina. Pero por ahora puede relajarse y disfrutar de un espléndido arroz sazonado y estofado de pollo. ¿Recuerdan a los gallos?


El jolgorio de hoy está bien merecido. Y sobretodo porque, a diferencia de los dos úl
timos años en los que Kingi tuvo que viajar a otro condado, hoy la conmemoración del Día Mundial del Inodoro se celebra en su pueblo. ¡Qué honor y qué gran manera de poner la guinda a un año repleto de éxitos, a la espera de que llegue otro todavía mejor!

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.48.22 a.m.

————————–

Redempta Muendo, Condado de Kwale, Oficial de Salud Pública; Haron Njiru, Director de Programa, Alianza HEADS

Narradores: Njoroge Kamau y Eric McGaw

Yo soy un musulmán centroafricano… (junto a #JeSuisCharlie)

Recuerdo hace ya varios lustros haber leído un testimonio de una adolescente viviendo en Sarajevo, en el medio del conflicto que conllevó tanto dolor y destrucción en Bosnia-Herezgovina. Hasta el momento yo había venido siguiendo las noticias por titulares de los diarios, y ocasionales reportes en TV, por lo cual no era una “situación” que me resultara desconocida… o al menos eso creía, hasta leer ese testimonio.  Esta adolescente comenzaba contando su vida antes de la guerra, y creo que ahí fue mi primera conmoción: veía los programas de TV que yo veía, escuchaba la música que yo conocía y que mis hermanos menores eran fanáticos, gustaba del fútbol de mi país, etc. De repente, sentí una enorme empatía con ella, su relato había creado un contexto común que, al perderse totalmente por el inicio de la guerra, me hizo a mí también sentir algo de lo que ella sentía.

Esa experiencia me resultó muy fuerte y significativa, y seguramente también sentí empatía humana hace unos días ante los hechos criminales que han sacudido a Francia y al mundo occidental.  Justamente, esto sucedió en una ciudad que he visitado varias veces, con personas cuya lengua y cultura no me son ajenas, en el contexto del ejercicio de libertades cívicas que me son tan caras. Me sentí conmovido e indignado, como tantos lo han sentido y lo han mostrado poniendo el cuerpo en la calle.

Sin embargo, una entrada escrita por Gonzalo Sánchez-Terán, Director del Servicio Jesuita a Refugiados en República Centroafricana, publicada en el blog 3500Millones, ha complementado y sumado empatía e indignación. Al decir de Terencio, Soy humano, y nada de lo humano me es indiferente…  Alcanza con detener un poco el paso, y observar aquello que por ajeno y lejano demora un poco más en conmovernos, pero lo debemos hacer.

Marco en rojo en el artículo las ideas que más me han impactado.

 

Yo soy un musulmán centroafricano…

El día después de que unos integristas islámicos asesinaran a tiros a doce personas en París, Naciones Unidas hizo público un informe denunciando que en la República Centroafricana se está produciendo una limpieza étnica de musulmanes. Para los europeos, justamente sumidos en el dolor y la indignación ante la masacre de Charlie Hebdo, esta segunda noticia ha pasado desapercibida.

Miles de personas han sido asesinadas en la República Centroafricana desde que hace dos años un grupo rebelde mayoritariamente musulmán, la Séléka, se alzara contra el Gobierno desde sus bases en el norte. Tras ocupar la capital, Bangui, los Séléka se lanzaron a una brutal campaña de crímenes y saqueos, provocando la creación de otro grupo armado, los Anti-Balaka,  conformado en su mayor parte por cristianos y animistas. Lo que en principio era un episodio más de lucha por el poder y los recursos en un país que ha vivido ocho golpes de estado desde su independencia, se envenenó pronto con tintes religiosos. En diciembre de 2013 los Anti-Balaka arrebataron el control de Bangui a los Séléka y dio comienzo la venganza.

En la capital los barrios musulmanes fueron atacados y destruidos. En el interior los Anti-Balaka ejecutaron a comerciantes y campesinos musulmanes y se quedaron con sus posesiones. Para abril de 2014 más de un cuarto de millón de musulmanes habían tenido que huir del país. La llegada de las fuerzas de paz internacionales consiguió detener los enfrentamientos entre grupos armados y las peores matanzas, sin embargo en el interior de las comunidades la violencia y el miedo siguen presentes.6a00d8341bfb1653ef01b7c7332291970b

La República Centroafricana está ahora mismo partida en dos: en el este los antiguos miembros de la Séléka imponen sus armas en un territorio tan vasto como poco poblado; en el oeste los Anti-Balaka continúan saqueando y obligando a los musulmanes a buscar refugio en Camerún o Chad. No todos han logrado escapar: cerca de dos mil viven confinados y hacinados en recintos insalubres esperando la ayuda de la comunidad internacional para abandonar el país. Las organizaciones humanitarias somos incapaces de asistir a la población más necesitada porque más allá de los ejes controlados por las fuerzas de paz impera la inseguridad y nuestros vehículos han sido a menudo atacados.

Cuesta imaginar que los ciudadanos musulmanes algún día puedan regresar a los barrios que habitaban. Sus casas han sido derruidas y sus tiendas en los mercados fueron requisadas. Me he encontrado con jóvenes musulmanes que no se atreven a utilizar su nombre árabe y han adoptado uno cristiano para sobrevivir y buscar trabajo. Ojalá me equivoque, mas creo que la limpieza étnica, en buena parte del territorio, ha sido irrevocablemente consumada.

Todo esto sucede ante la mirada distraída de Occidente. Las fuerzas de la ONU se desplegaron desganadamente para apoyar al ejército de Francia, la antigua potencia colonial, que tras décadas sosteniendo a distintos dictadores centroafricanos y expoliando los recursos naturales del país, ha decidido ejercer el papel de pacificador. La opinión pública de Europa y Estados Unidos no parece muy interesada por lo que aquí ocurre: quizá porque los que mueren y huyen son africanos, quizá porque muchos de ellos son musulmanes.

Hacemos bien echándonos a la calle para defender la libertad proclamando unos derechos humanos que llamamos universales, pero nuestro grito pierde fuerza y justicia cuando solo lo hacemos por los que mueren en nuestras ciudades. La violencia de los fanáticos y los poderosos debería convocar nuestra rabia, nuestra condena y nuestra acción aunque las víctimas sean los niños de Gaza o los cientos de hombres y mujeres que han sido masacrados en el este del Congo en los últimos tres meses sin que a nadie haya parecido importarle.

Lo repito orgullosa, desafiantemente: Yo soy Charlie. También, con idéntica pasión, escribo: Yo soy un musulmán centroafricano.

Niños de Siria: conocer para ayudar

Hace algo más de dos años atrás, cuando la primavera árabe parecía extenderse por toda la región de Medio Oriente, el presidente de Siria Ashar Al-Assad opuso firme resistencia a las protestas populares que en el  país tuvieron lugar, no sólo con una clara negativa a ceder espacios de poder, sino también reprimiendo con el ejército a los insurgentes. Los opositores radicalizaron sus demandas y crearon a fines del 2011 el Ejercito Libre de Siria, principal grupo opositor al gobierno y uno de los actores claves de la guerra civil que se desató en el país.

Desde entonces, la guerra se ha extendido por todo el país, y la Fuerza Aérea ha bombardeado decenas de ciudades, dejando a su paso muerte y destrucción. Los rebeldes toman ciudades, el gobierno las bombardea, la población huye. Huye… Abandona toda su vida, y parte a la frontera.  Y no son pocos siquiera…

El Alto Comisionado para los Refugiados (Naciones Unidas) considera que para finales del 2013 la mitad de la población Siria estará necesitada de ayuda de la cooperación internacional, mientras que ya mismo la situación es considerada la más grave con la que su organización ha tenido que lidiar jamás. Mientras que unos tres millones de personas se han desplazado de sus hogares a otros sitios de Siria, aproximadamente ocho mil personas por día -desde hace meses- han cruzado la frontera hacia Jordania. A la vez que las soluciones políticas al conflicto siguen sin aparecer, la situación en los campos de refugiados se ha vuelto crítica, tal como lo expresa Paloma Escudero, de UNICEF:

Siria1Hace diez días, el equipo de UNICEF en Oriente Medio dio la voz de alarma: si el número de niños y familias que necesitan ayuda humanitaria sigue creciendo cada semana a este ritmo vertiginoso, no podemos garantizar el mantenimiento de nuestras operaciones con los fondos disponibles. Por primera vez, debíamos considerar el cierre de programas dentro de Siria en salud, protección y educación (solo un 6% de los niños de Aleppo están escolarizados, cuando hace dos años era el 85%, dos millones de niños) y nuestro trabajo diario atendiendo a la población refugiada y a las comunidades de acogida en Jordania, Líbano, Iraq y Turquía con agua, saneamiento, campañas de vacunación, centros de salud y escolarización. Y no éramos los únicos.  Lo que estábamos viviendo en el equipo de UNICEF también lo estaban sufriendo otras agencias humanitarias clave en la zona como ACNUR, la OMS, OCAH y el PMA. […]

Lo que sí fue diferente fue la solución a este inmenso problema. Por primera vez, no fue una petición de fondos a gran escala, aunque la necesidad no puede ser más crítica. Por primera vez la solución se centró en la causa de la tragedia humanitaria y no solo en sus consecuencias. Los líderes mundiales de UNICEF (Anthony Lake), ACNUR (António Guterres), OCAH (Valerie Amos), el PMA (Ertharin Cousin) y la OMS (Margaret Chan), decidieron hablar alto y claro, con una sola voz exigiendo el fin de la violencia y el sufrimiento de millones de sirios dentro y fuera de sus fronteras.

.

Unicef  ha señalado  que es posible que la violencia, el desplazamiento, y las carencias básicas hagan realidad la triste situación de una generación perdida. Para ponerle rostro a números y nombres que nos pueden sonar extraños y lejanos, vale la pena dedicar un par de minutos a escuchar a los niños de un campo de refugiados. Tienen la palabra….

.

Para poner nuestro bolsillo donde está nuestro corazón, podemos colaborar aquí o aquí también. A la vez, podemos colaborar difundiendo, opinando, sensibilizándonos por nuestra cuenta cuando no nos ayuda la TV -seguramente una bomba en Boston tiene otro calibre y otro status para diarios, revistas y programas de TV-.

siria3

Entrenamiento entre pares: los caminos de la vida en el desarrollo y la cooperación

Los caminos de la vida
no son lo que yo esperaba,
no son lo que yo creía,
no son lo que imaginaba

Todo aquel que ha trabajado en instancias de desarrollo o cooperación internacional, muy probablemente haya experimentado sentimientos de aislamiento y soledad. Dicha circunstancia parece ser una marca en este tipo de trabajo. Muchas veces el cooperante puede ser la única persona de su nivel en la oficina o equipo, experimentando distancia y separación de sus compañeros y contraparte locales por factores culturales, diferencias de idioma, e incluso las barreras organizacionales. Incluso aquellos que desarrollan buena parte de su trabajo desde sus casas pueden sentirse aislados, y es posible que no se sientan cómodos compartiendo sus problemas y luchas con su jefe. O tal vez el jefe sea el problema!

Los caminos de la vida,
son muy difíciles de andarlos,
difíciles de caminarlos,
y no encuentro la salida

En dichas circunstancias, quienes trabajan en acciones de cooperación y desarrollo internacional tienden a pasar mucho tiempo hablando sobre su trabajo con sus cónyuges, parejas o amigos cercanos, lo cual puede resultar una gran fuente de apoyo. Sin embargo, también puede ejercer una presión indebida sobre la persona que está recibiendo la andanada de comentarios, quejas, dudas, etc., con el riesgo de que con el tiempo puedan cansarse de su rol.  Quienes no trabajan con el cooperante, posiblemente no puedan “captar” su contexto de trabajo, a la vez que cónyuges y parejas  probablemente tendrán dificultades para mantenerse neutrales e imparciales, ya que tienen interés en el éxito profesional de su pareja. En dichas situaciones de aislamiento, es muy bueno trabajar junto a un mentor o capacitador profesional. Sin embargo, esto no siempre es posible, práctico o factible económicamente. Una alternativa que funciona bien es el entrenamiento (coaching) o capacitación entre pares.

Yo pensaba que la vida era distinta,
cuando era chiquitito yo creía
que las cosas eran fáciles
como ayer

Un entrenador entre pares es alguien que está en un nivel similar al que está el cooperante en su organización, y sabe y /o entiende su contexto de trabajo. Si bien no se formó como entrenador o capacitador, está dispuesto a entrenar de acuerdo a un simple (pero efectivo) modelo de tutoría entre pares. El mismo implica escuchar activamente sin emitir juicios, dar un feed-back reflexivo sobre lo que está escuchando, hacer preguntas de sondeo, y ayudar a generar medidas concretas de acción para seguir adelante.

El entrenamiento entre pares es diferente a la tutoría o asesoría, ya que no se basa en la premisa de que el entrenador sabe más o tiene más experiencia que uno. El trabajo de un entrenador de pares no es el de dar consejos o decir lo que  piensan que debe hacerse, sino más bien el  escuchar a fin de proporcionar una caja de resonancia, ayudando a su par a encontrar las respuestas por sí mismo.

Ya sea que uno todavía sea estudiante,  esté comenzando su  carrera en la cooperación internacional, o bien sea un profesional experimentado, es un placer trabajar a la par  y junto a un entrenador que colabore en identificar los puntos ciegos, ayude a clarificar las prioridades, y facilite las acciones de diseño que traerán los cambios deseados.

Porque a mi madre la veo cansada
de trabajar por mi hermano y por mí,
y ahora con ganas quisiera ayudarla
y por ella la peleo hasta el fin

Para leer (en inglés) un ejemplo concreto de lo que aquí comentamos, pueden ir directamente a la fuente de donde este texto ha sido extraído y compartido.  Con la ayuda de nuestro amigo Google Translator seguramente no costará entender la experiencia ahí narrada de Cassie y Leanne, y servirá para darle cuerpo a estas ideas.

Todo este movimiento ha sido una iniciativa conjunta de los amigos de Whydev y Development Crossroads, quienes están diseñando un servicio de entrenamiento entre pares, con la expectativa que sea relevante para jóvenes profesionales, estudiantes, y todos aquellos que se inician en el mundo de la cooperación y el desarrollo internacional. En esta instancia su interés central es el desarrollo de un servicio que se adapte a dichas necesidades, a la vez que también quieren explorar las posibilidades de utilización del mismo.

En esta etapa de diseño han abierto el juego, e invitan a hacer llegar nuestra voz y opinión mediante una sencilla encuesta on-line. Valga la importante aclaración que si bien el cuestionario está en Inglés, es muy sencillo de entender y puede ser respondido fácilmente con la ayuda de un traductor (online o bien un amigo que dé una mano!). Es claro para los iniciadores de esta idea que la invitación y la iniciativa no se limita únicamente a los English-speakers (por lo que incluyeron una pregunta final en tal sentido).

Por tanto, amigos de habla hispana y de portugués, adelante! La encuesta la encuentran al final del post aquí.

Bienvenida sea entonces esta oportunidad para trabajar sobre situaciones y sentimientos que encontramos en estos caminos de la vida … del mundo del desarrollo y la evaluación.

ACTUALIZACIÓN: Cuando ya era Jueves en aquel lado del mundo, y todavía Miércoles aquí, un nuevo post en Whydev.org muestra los avances en la encuesta…

(si recibes este mensaje por email o RSS, quizás debas ir a la página del blog para ver el video)

Desde Busán y más allá: escenarios para la evaluación // From Busan and beyond: evaluation scenarios

(English version below)

Ésta es la última entrada dedicada explícitamente a la Conferencia de Busán, luego de haber pensado sobre las campañas e iniciativas previas a la conferencia,  los interrogantes iniciales para el mundo de la evaluación, la experiencia in-situ de dos estimadas evaluadoras, y la detallada reflexión y desafíos que nos compartiera Daniel Svoboda.  Ha sido posible seguir el desarrollo de la conferencia al instante mediante Twitter (aportes que continúan al día de hoy) y varios blogs (algunos de los más interesantes para mí fueron éste, éste y éste más).

Una de las ideas más desafiantes que he leído en distintos sitios tiene que ver con lo valioso de entender a Busán  no como el punto final de un proceso, sino más bien como el inicio de uno.  Esta es una visión clave para ir más allá del papel y de declaraciones. Un ejercicio interesante de lo que las palabras dicen fue hecha en el blog Aidnograhpy, incorporando la declaración final de Busán en Wordle, y alcanzando el siguiente resultado:

Vemos que el vocablo Ayuda (Aid) ha dejado su lugar a Desarrollo (Development), y el lugar de la cooperación Sur-Sur también ha ganado preponderancia. El post repite el ejercicio luego con cada una de las secciones de la declaración de Busán, favoreciendo a la vez una visión más matizada. De todos modos, para marcar ciertos énfasis y acentos, la mirada general es interesante también.  Más interesante aún resulta la reflexión en el mismo post sobre las palabras plásticas, a tono con el escéptico mensaje que me dejó un colega en Twitter:

Lo que en buen castizo sería: Gracias por las actualizaciones sobre Busán! La efectividad de la ayuda es un chiste…  La  declaración de París? Olvídala

Visiones alternativas son ofrecidas en los últimos aportes que para este blog hicieron llegar las dos evaluadoras antes invitadas.  Gloria Vela, presente en la Conferencia,  sumaba lo siguiente:

En términos generales hay satisfacción de las OSC porque se ha venido posicionando el términos COOPERACIÓN en lugar de ayuda aún entre los gobiernos, se mantiene el reconocimiento de las OSC como pares y se acogen los principios de Estambul y el marco de referencia de las OSC y se recoge la importancia de los derechos de las mujeres, pero también hay algunas preocupaciones, entre ellas, para mi personalmente, es preocupante que al reconocer el rol del sector privado, y las empresas en particular, en la cooperación y el desarrollo, se está hablando de la necesidad de generar para ellas un “ambiente habilitante” y la consideración de ese ambiente habilitante o propicio para las OSC queda bastante perdido!

También regresando de Busán, y pensando en el mundo de la evaluación, Oumoul Ba Tall hizo llegar su opinión:

Deseo asegurarles muy rápidamente que la evaluación estuvo muy presente en Busán, y estará en todas partes después de Busán. Para nuestra audiencia de evaluadores, me gustaría decir  sólo porque la evaluación no esté en la redacción significa que no está allí. La evaluación no sólo estuvo presente en la fase anterior a la Conferencia, sino que  preveo que ella será predominante después de Busán en tres niveles:

En primer término y para la fase anterior, es interesante observar las lecciones aprendidas de la evaluación de la Declaración de París. Los evaluadores deberían cuestionarse cuál fue realmente el propósito de la evaluación si las deficiencias de los compromisos anteriores no son en realidad asumidos  por el siguiente paso, que es la Declaración Final de Busán.  Tal como  la sociedad civil con razón reclamaba acerca de  los “asuntos pendientes” con la Declaración de París y la Agenda de Acción de Accra.

Después de Busán, preveo a la Evaluación siendo predominante en tres niveles:

1. El Documento Final de Busan (DBO) (o con el nombre oficial que sea elegido para reemplazar a la Declaración de París (DP) y al Programa de Acción de Accra (AAA) ) presenta un cierto número de principios básicos y orientaciones estratégicas, pero no hay ningún compromiso vinculante, según tengo entendido. Compromisos vinculantes y  planes operativos de acción tendrán que ser decididos a nivel nacional, algo así como un “pacto” que se diseñó sobre la base de acuerdos entre los socios de desarrollo que participan en el ámbito nacional. Por lo tanto, los planes de seguimiento y evaluación tendrán que ser establecidos a nivel nacional, y un marco global tendría que ser establecido con el fin de evaluar la DBO también. Esta dualidad conlleva algunos desafío metodológico a la hora de evaluar la DBO en comparación con la DP, que los evaluadores podrían reflexionar en ello a partir de ahora.

2. A nivel de país, si la decisión de utilizar los sistemas nacionales se aplica como insiste en hacerlo la  DBO, esto debe incluir sistemas de evaluación que son casi inexistentes en la mayoría de los países receptores. Estos sistemas tienen que ser construidos (incluyendo no sólo las instituciones, sino también la capacidad de los evaluadores nacionales) y veo ahí  un papel importante para la comunidad de Evaluación.

3. La referencia a la “responsabilidad mutua” también implica la evaluación de muchas maneras. La que a mí me gustaría destacar es la nueva idea de la rendición de cuentas a los ciudadanos de los países receptores, no sólo a nivel de “Gobierno a Gobierno” , lo que también demanda un amplio programa de sensibilización por la  Evaluación y la cultura de la Evaluación.  Los ciudadanos deben ser capaces de utilizar la evaluación para pedir rendición de cuenta a sus gobiernos, lo que significa contar con  las herramientas y métodos apropiados, así como  el entorno adecuado.

Escenarios para imaginar, construir y trabajar…

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

ENGLISH VERSION!
This is the last post devoted explicitly to the  Busan Conference, after having thought about campaigns and initiatives prior to the conference, some initial questions to the world of evaluation, the in-situ experience of two close evaluators, and the detailed reflection and challenges  that Daniel Svoboda share with us. It was possible tofollow the progress of the conference instantly via Twitter (something still possible these days) and several blogs (some of the most interesting for me were  this, this and this).

One of the challenging ideas that I read in several places had to do with understanding the value of Busan not as the end point of a process, but rather as the beginning of one. This is a key insight to go beyond paper and declarations. An interesting exercise in what the words say was made ​​in the blog Aidnograhpy, incorporating the final declaration of Busan in Wordle, and reaching  the following result:

We see that Aid has been changed to Development , and the place of South-South cooperation has also gained prominence. The post then repeats the exercise with each of the sections of the Busan Declaration, favoring a more nuanced view. Anyway, to make certain emphases and accents, the overall look is interesting too. Even more interesting is the reflection in the same post about the plastic words, which is somehow linked with the skeptical message a colleague left me on Twitter:

Alternatives views were shared by the two evaluators previously invited to this blog.  Gloria Vela, present at the Conference, added that:

In general terms there is a sense of satisfaction by  the Civil Society Organizations (CSOs),  because it has been increasingly used the term cooperation instead of aid, even among governments; the recognition of CSOs as peers is mantained, and  the Istanbul principles, the framework of CSOs, and  the importance of women’s rights, all have been very welcomed. But there are some concerns, including for myself: it is worrying that by recognizing the role of the private sector, and companies in particular, in cooperation and development,we are talking about the need to create for them an “environment enabling “and the consideration of this enabling or conducive environment for the  CSOs is quite lost!

Also returning from Busan, and thinking for the world of evaluation, Oumoul Ba Tall sent her opinion:

I wish to assure you very quickly that Evaluation was very present at Busan, and will be everywhere post-Busan. I will be very short as I am still exhausted after almost 30 hours of travel and just one day of sleep….and as promissed, I will send more shortly. But for now, and for our Evaluation audience, I just would like to say, that it’s not only because Evaluation is not in the wording that it is not there. Not only was Evaluation present in the previous phase, but I foresee Evaluation to be predominant after Busan at three levels:
At first, for the previous phase, it is interesting to look at the lessons learned from the Evaluation of the PD. Evaluators should question what really was the purpose of the evaluation if the shortcomings of the the previous commitments are not really adressed by the next step, which is the BOD. As the CSOs were rightly claiming, the “unfinished business” with the PD and AAA are not resolved.

Post Busan, I foresee Evaluation to be predominant at three levels:

1. The Busan Outcome Document (BOD) or whatever official name will be chosen to replace the Paris Declaration (PD) and the Accra Agenda for Action (AAA) lays out a certain number of basic principles and strategic orientations, but there is no binding commitment yet as I understand. Binding commitments and operational action plans  will have to be decided at the country level, something like a “compact” to be designed based on agreements between development partners involved at the country level. Therefore, Monitoring and Evaluation plans will have to be set at the national level, and a global framework would have to be set in order to assess the BOD as well. This duality brings in some methodological challenge when it comes to evaluate the BOD as compared to the PD, that Evaluators could reflect on from now.

2. At the country level, if the decision to use country systems is enforced as the BOD calls for, this should include evaluation systems which are almost inexistent in most recipient countries. Such systems will have to be built (including not only the institutions, but also the capacity of national evaluators) and I see a major role for the Evaluation community.

3. The reference to “mutual accountability” also involves evaluation in many ways. The one that I would like to highlight is the new idea of accountability to the citizens of recipient countries, not only “the Government-to-Government” level, which also calls for a wide agenda of Evaluation Awareness and Evaluation Culture. citizens need to be able to use Evaluation to held their governments accountable, which means appropriate tools and methods, and the right environment. 

Scenarios to imagine, build and work…

Entonces, ¿qué nos trae Busán? // So, what the Busan brings?

(English version below)

La semana pasada tuvimos el aporte de dos evaluadoras, comentando sus impresiones sobre el desarrollo de la Conferencia de Busán, de la cual ya contamos con su declaración final (en Francés e Inglés).

En el intercambio epistolar de esos días sumamos también a Daniel Svoboda, presidente de la Asociación Civil  Development Worldwide (República Checa), y vice-presidente de IDEAS (International Development Evaluation Association), a quien conocí tiempo atrás a partir de su intensa participación en el grupo de discusión sobre la declaración de París.  Daniel ha tenido la amabilidad de dedicar buena parte de su viaje de regreso desde Busán a elaborar algunas reflexiones y preguntas, con un foco claro en el mundo de la evaluación, las cuales nos comparte ahora aquí. Atención que sobre el final de su escrito presenta acciones importantes y desafiantes para encarar…

Gracias Daniel!

Entonces, ¿qué nos trae Busán?

Esa es la pregunta clave de evaluación, fácil e inteligente. Por desgracia, mi respuesta será un poco más larga y traerá probablemente más preguntas que una respuesta fácil e inteligente.

A pesar de que la declaración aprobada se llama Documento Final de Busán, el “papel” (cualquier papel) en sí mismo no puede ser un resultado. Sin embargo, puede ser un buen indicador de éxito – el indicador de un consenso global. Sólo el futuro mostrará si este consenso (o compromiso) puede realmente marcar una diferencia – mejorar el entendimiento mutuo, el comportamiento y las prácticas.

Desde mi punto de vista, el mensaje más importante de Busán es la promesa de modificar el pensamiento desde el enfoque de la efectividad de la Ayuda (la entrega –delivery- de ayuda) a la apuesta por la efectividad del Desarrollo, lo que significa centrarse en verdaderos beneficios sostenibles para los grupos objetivo – para las personas (en la redacción de Busán “resultados sostenibles y transparentes para todos los ciudadanos”, § 6).

El conjunto de los párrafos de la Declaración de Busán sólo describen algunos requisitos y supuestos para la aplicación real de los compromisos, así como para alcanzar una visión común de un mundo mejor anhelado por las pesonas (por cierto, la visión no se comunica con claridad en la declaración).

En mi opinión, hay al menos tres supuestos críticos para alcanzar  éxito alguno:

1) Verdadera alianza entre todos los actores del desarrollo: muchos de estos actores se mencionan explícitamente en la Declaración de Busán (los donantes tradicionales y emergentes, los Estados frágiles, todos los gobiernos, las OSC – las organizaciones de la sociedad civil, incluidos los sindicatos, los parlamentos, y el sector privado). Esta alianza y los actores clave son mencionados en los apartados § 1, § 11, § 13, § 17, § 21, § 22, § 29, § 32, y 36 §.

2) Apropiación democrática y enfoques basados en los derechos presentes en la legislación y la práctica (la verdadera aplicación de la ley y la práctica no se menciona en el documento de Busán), junto con colocar en el centro de todas las acciones y las políticas (no sólo el desarrollo) a las necesidades del país y de las personas y sus derechos fundamentales. La apropiación democrática y los enfoques basados en derechos son sólo parcialmente mencionados en los apartados § 3, § 11, § 12, § 20, § 22, § 28, y § 30, pero las promesas reales son casi invisibles en el documento.

3) Compromisos genuinos en incrementar la efectividad del desarrollo cumplidas por todos los actores, como la defendida por las OSC en sus Principios de Estambul y en el Consenso de Siem Reap en el marco Internacional para la Efectividad del Desarrollo de las OSC (www.cso-effectiveness.org).

Otros supuestos, herramientas y condiciones para un entorno favorable incluyen, entre otros:

• el uso y el fortalecimiento de los sistemas nacionales (§ 18, § 19, § 25, § 26, § 29),

• mejora de la transparencia (§ 11, § 18, § 23, § 26, § 33 y § 34),

• el fortalecimiento de la responsabilidad mutua (§ 11, § 20, § 21, § 22, § 23, § 25, § 29, § 35, y 36 §),

• mejorar la previsibilidad (§ 24, § 26, y § 3),

• y compromisos para acelerar los esfuerzos para desatar la ayuda (sólo § 18).

No todos los aspectos necesarios están suficientemente expuestos en la Declaración de Busán. Por ejemplo, las normas mínimas de un entorno propicio para las OSC están totalmente ausente (§ 22), mientras que hay algunos compromisos concretos para mejorar el ambiente para el sector privado (§ 32).Esta es una brecha importante sobre todo a la luz de la rendición de cuentas pedida y demostrada por las OSC (Principios de Estambul reconocido en el § 22b, y apreciada entre otros por Hillary Clinton en la ceremonia de apertura de la conferencia), mientras que no hay compromisos de desarrollo necesario de parte del sector privado …

Además, la Declaración de Busán no presenta indicadores concretos y con plazos acotados, ni mecanismos de monitoreo y evaluación (M & E), así como tampoco sistemas de rendición de cuentas para el seguimiento y la valoración del cambio que vendrá después de Busán.

De todos modos, la Declaración de Busán es definitivamente un paso en la dirección correcta. Pero sólo en caso de que todos nosotros en forma conjunta nos basemos en el consenso de Busán y trabajemos duro para alcanzar sus resultados e impactos.

¿Qué puede hacer la comunidad de evaluadores para facilitar el cambio?

• En primer lugar, me gustaría saber lo que otros evaluadores consideran como los mensajes clave de Busán (estos pueden ser diferentes de los identificados por mí más arriba). Para llegar a resultados, es realmente muy importante conocer la teoría del cambio de Busán, para identificar los resultados (outcomes) y las relaciones de causa-efecto.

• En segundo lugar, me gustaría pedirles ayuda en la identificación de algunos indicadores más apropiados de seguimiento y evaluación (enfocados en resultados y en procesos), de preguntas de evaluación, y de métodos de evaluación más relacionados con los compromisos de Busán.

• En tercer lugar, y en una perspectiva de mediano plazo, todos podríamos reconsiderar (realizando una prueba de forma voluntaria) si y en qué medida los programas actuales, los compromisos y las evaluaciones corresponden o no corresponden a la óptica de Busán de la efectividad del desarrollo. Y por qué.

• Y, por último, en una perspectiva a largo plazo, apliquemos en nuestras propias evaluaciones los principios de la “Alianza Mundial para el Desarrollo” (denominación que es más apropiada para este proceso que el título oficial de ” Alianza de Busán para la Cooperación Efectiva al Desarrollo”). Esto significa sólo contestar una pregunta sencilla: “¿Qué diferencia está brindando nuestro trabajo con el fin de promover cambios positivos y sostenibles en la vida de las personas?”

¡Podemos y debemos hacerlo!  Este es otro mensaje importante de Busán, expresado por la reina Rania de Jordania durante la ceremonia de apertura.

Tareas concretas:

Con el fin de influir en el proceso post-Busán y sus resultados, debemos tomar la iniciativa en diseñarlo en un plazo de tres meses a más tardar. Un sistema viable de Seguimiento y Evaluación debe ser lanzado hasta fines de junio de 2012, de lo contrario la prometedora Alianza de Busán se convertirá en otra proclama vacía, sin un impacto real.

Recapitulo mis cuatro preguntas:

1. En tu opinión, ¿cuál es la teoría del cambio del proceso de Busán?

2. ¿Cuáles pueden ser los resultados y los indicadores de proceso más adecuados (además de las preguntas de evaluación y los métodos)?

3. ¿Cuáles son las diferencias clave en las prácticas de desarrollo actual?

4. ¿Qué debe hacer diferente el trabajo de evaluación para promover cambios positivos sostenibles en la vida de las personas?

Me encantará recibir sus respuestas, comentarios o contribuciones en svoboda@dww.cz, o a través del blog de Pablo (http://wp.me/p1MUJz-7k) o a través de la lista de distribución IDEAS.

Daniel Svoboda

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

ENGLISH VERSION

Last week we had the opinions of two evaluators, discussing their views on the development of the Busan Conference, which already has is final declaration.

In the email exchange of those days we also joined Daniel Svoboda, president of Worldwide Development, a Civil Association in Czech Republic, and vice-president of IDEAS (International Development Evaluation Association). I met Daniel some time ago, when he had an intense involvement in a discussion group on the Paris Declaration. Daniel has been kind enough to devote much of his return trip from Busan to develop some thoughts and questions with a clear focus on the world of evaluation in order to share with us here. Be aware that at the end of his paper he presents important and challenging actions to address.

Thanks Daniel!

So what the Busan brings?

It is the key evaluation question, easy and smart. Unfortunately, my response will be a bit longer and it will bring probably more questions than an easy and smart answer.

Although the endorsed declaration is called Busan Outcome Document, the “paper” (any paper) itself cannot be an outcome. Nevertheless, it can be a good indicator of success – indicator of a global consensus. Only the future will now show whether this consensus (or compromise) can really make a difference – improve mutual understanding, behavior and practices.

From my point of view, the most important message from Busan is a promise to shift thinking from the focus on aid effectiveness (aid delivery) to the focus on development effectiveness, it means focus on real sustainable benefits for the target groups – for the people (in Busan wording “sustainable and transparent results for all citizens”, §6).

All individual paragraphs in the Busan declaration then only describe some preconditions and assumptions for true application of the commitments and for reaching a common vision of the better world the people want (by the way, the vision is not clearly communicated in the declaration).

In my opinion, there are at least three critical assumptions for having any success:

1) True partnership among all development actors, many of these actors are mentioned explicitly in the Busan declaration (traditional and emerging donors, fragile states, all governments, CSOs – civil society organizations including trade unions, parliaments, and the private sector). The partnership and the key actors are mentioned in §1, §11, §13, §17, §21, §22, §29, §32, and §36.

2) Democratic ownership and right-based approaches in law and practice (true application in law and practice is not mentioned in the Busan document), with country needs and people and their fundamental rights at a center of all (not only development) policies and actions. Democratic ownership and right-based approaches are only partially mentioned in §3, §11, §12, §20, §22, §28, and §30, but the real promises are almost invisible in the document.

3) Genuine commitments on increasing development effectiveness fulfilled by all actors, as championed by the CSOs in their Istanbul Principles and in the Siem Reap Consensus on the International Framework for CSO Development
Other assumptions, tools and conditions for enabling environment include, among others:Effectiveness (www.cso-effectiveness.org).

• using and strengthening country systems (§18, §19, §25, §26, §29),

• enhancing transparency (§11, §18, §23, §26, §33, and §34),

• strengthening mutual accountability (§11, §20, §21, §22, §23, §25, §29, §35, and §36),

• improving predictability (§24, §26, and §3),

• and promises to accelerate efforts to untie aid (only §18).

Not all necessary aspects are sufficiently described in the Busan declaration. For example, the minimum standards on enabling environment for CSOs are totally missing (§22), while there are some concrete commitments to improve environment for the private sector (§32). This is a significant gap especially in the light of accountability asked from and demonstrated by CSOs (Istanbul Principles recognized in §22b, and among others appreciated by Hillary Clinton in the Busan opening ceremony) while there are no development commitments required from the private sector…In addition, the Busan declaration misses concrete and time-bound indicators, monitoring & evaluation (M&E) mechanisms and accountability systems for tracking and assessing the change to come after Busan.Anyhow, Busan declaration is definitely a step in the right direction. But only in case all of us will jointly build on the Busan consensus and work hard towards its outcomes and impacts.

What the evaluation community can do to facilitate the change?

• First of all, I would like to know what other evaluators consider for the key messages from Busan (these might be different from these identified by myself above). For getting to results, it is really important to recognize the Busan’s theory of change, to identify the outcomes and cause-effect relations.

• Secondly, I would like to ask you to assist in identification of a few most appropriate (outcome and process focused) M&E indicators, evaluation questions and evaluation methods best related to the Busan commitments.

• Thirdly, in mid-term perspective, we all might reconsider (carry out a voluntarily test) whether and to what extent the current programs, commitments and evaluations correspond or do not correspond to the Busan optics of development effectiveness. And why.

• And finally, in the long-term perspective, let us apply the principles of the “Global Partnership for Development” (which is more appropriate appellation of the process than the official title “Busan Partnership for Effective Development Cooperation”) on our own evaluations. It means a just answering of an easy question: “What difference is our work bringing in order to promote sustainable positive changes in lives of people?”

We can and we must! This is another important message from Busan, expressed by the Jordan´s Queen Rania during the Opening Ceremony.

Concrete tasks:

In order to influence the post-Busan process and its results, we must take the lead in designing the process within next three months at the latest. A viable M&E system must be introduced until the end of June 2012 otherwise the promising Busan Partnership will become another empty proclamation with no real impact.

I recap my four questions:

1. In your opinion, what is the theory of change of the Busan process?

2. What can be the most appropriate outcome and process indicators (plus  evaluation questions and methods)?

3. What are the key gaps in the current development practices?

4. What difference is evaluation work to bring to promote sustainable positive changes in lives of people?

I will be pleased to receive any your response, comment or contribution on svoboda@dww.cz , or through Pablo´s blog (http://wp.me/p1MUJz-7k) or through the IDEAS listserve.

Daniel Svoboda

Dos evaluadoras en Busán // Two evaluators in Busan

(English version below)

Finalmente, el 4 º Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda  se inició en Busán, Corea. Hay algunos posts muy interesantes en diferentes blogs que discuten su desarrollo, y es fácil encontrar los documentos más importantes, así como interesantes análisis de periodistas.  Pero en esta ocasión me gustaría dar lugar a dos breves notas que dos evaluadoras en Busán me ha enviado para compartir en este blog.

El primero aporte es el de Oumoul Ba Tall, ex presidente de AfrEA y también ex presidente de la IOCE. El segundo es de Gloria Vela Mantilla, ex presidente de la ReLAC y ex miembro de la Junta de la IOCE. Ambas son personas muy activas en el mundo de la evaluación, y estoy feliz de tenerlas hoy aquí.

Si desean hacer una pregunta o una reflexión acerca de sus opiniones, por favor utilicen la sección de comentarios …

Oumoul Ba Tall

Hola Pablo,

No me  he conectado anteriormente, es necesaria demasiada atención  aquí en Busan, y ya estamos cansados.

La ceremonia de inauguración fue ayer, con discursos muy bueno como siempre, pero me gustó especialmente el de su Majestad la Reina de Jordania, una mujer mágica y llena de inspiración, y  elocuente. Aspectos destacados:

– La ayuda no es caridad, se trata de INVERSIÓN para el beneficio mutuo
– En la nueva era en que nos encontramos,  los gobiernos deberían cambiar de Decidir el desarrollo a Facilitarlo; de Liderarlo a Acompañarlo;

– La la nueva era de la  ayuda es acerca de la equidad
– La ayuda inteligente o efectiva apunta a crear trabajos, invertir en los niños, dar prioridad a las mujeres
– La ayuda no es sólo para la reducción de la pobreza, es también para la creación de la prosperidad

y al final:
– ¿No es el propósito de la Ayuda  poner fin a la Ayuda?
Podemos y Debemos…

Voy a enviar algunos aspectos destacados de la difícil tarea que se enfrentan las Organizaciones de la Sociedad Civil para obtener que el Documento Final de Busan (8 ª edición  esta mañana) incluya cuestiones tales como 

(i) la referencia a los derechos humanos (esto es resistido por China), 

(ii) Entorno propicio para las Organizaciones de la Sociedad Civil (para desentrañar el MIEDO de los países asociados), y 

(iii) una posición menos prominente para el sector privado,  para el cual se le ha asignado un párrafo entero para abogar por un entorno más favorable para el sector privado (esto es empujado por EE.UU.).

Oumou

from Busan

———-

Gloria Vela-Mantilla

Mil gracias, querido Pablo. Pero es bastante complicado para mi pues el tiempo es limitado!!!

 Lo intentaré, aunque creo que lo que podré hacer es hacer un informe al regreso. Aquí van unas primeras y cortas líneas

El Foro de las Organizaciones de la Sociedad Civil fue muy interesante y ha resaltado la necesidad URGENTE de profundizar los procesos de “apropiación democrática” en nuestros países, para lo cual la aplicación de sistemas de PSyE de RESULTADOS (cambios en la calidad de vida, en la exigibilidad de derechos y en el desarrollo sostenible) con metodologías participativas, empieza a ser reconocida como una necesidad, en tanto facilitaría el rol social y político de las OSC y su participación en Planes, programas y estrategias de Desarrollo.

Y por lo visto ayer en el primer día del FAN 4 (Foro de Alto Nivel), que estuve en el taller sobre “Resultados” también los gobiernos “donantes y receptores” resaltan la necesidad del seguimiento y evaluación basado en Resultados! Esto creo es una gran oportunidad para redes como la ReLAC y para la preocupación de mejorar la cualificación de los/as evaluadores/as.

 Un abrazo grande

Gloria

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

English version!!


Finally, the 4º High Level Forum on Aid Effectiveness began in Busan, Corea.  There are some great posts in different blogs discussing its development, and its easy to find the most important documents and very nice journalists reviews. But in this occasion I would like to share two brief notes that two evaluators in Busan sent me in order to share in this blog.

The first one is from Oumoul Ba Tall, former president of Afrea and also former president of the IOCE. The second one is Gloria Vela Mantilla, former president of the ReLAC and former member of the IOCE Board of Trustees. Both are very active persons in the world of evaluation, and I´m happy to have them today here.

If you like to make a question or a reflection about their opinions, please use the comments section below…

Oumoul Ba Tall

Hi Pablo,

I have not connected earlier, too much focus needed here in Busan we are already tired.

The opening ceremony was yesterday, really good speeches as usual, but I particularly liked the adress of her Majesty Queen of Jordan, a fabulous lady full of inspiration, and so eloquant. Highlights: 

– Aid is not Charity, it’s about insvestment for mutual gain

– In the new era we are, governments should shift from Deciding development to Facilitating; from Leading to Convening

– the new aid era is about Equity

– SMART AID targets jobs, invest in children, prioritize women

– Aid not only about Poverty Reduction; is also for Creating Prosperity

and the end:

– Isn’t the purpose of Aid to end Aid

We can and We must

I will send some highlights on the difficult task CSO is facing to get the Busan Outcome Document (8th edition this morning) include issues such as (i) reference to Human Rights (this is a CHINESE PULL), (ii) Enabling environment for CSOs (to tease out Partner countries’ FEAR), and (iii) a less prominent posture for the Private sector for which a whole paragraph is allocated to plead for a more Enabling Environment for the Private Sector (this is a US PUSH!).

Oumou

from Busan

— —- —

Gloria Vela-Mantilla

Many thanks, dear Pablo. But it’s pretty hard for me because time is limited!

I’ll try, but I think what I can do is to make a report at my return. Here are some initial and short thoughts

The Forum of Civil Society Organizations was very interesting and highlighted the urgent need to deepen the process of “democratic ownership” in our countries, for which the application of RESULTS  Systems of Planning, Monitoring and Evaluation (changes in the quality of life, the enforceability of rights and sustainable development) with participatory methodologies, has started to be recognized as a necessity, because it would facilitate the social and political role of CSOs and its participation in plans, programs and strategies. 

Yesterday, on the first day of  the HLF4,  I was at the workshop on “Results”, and apparently governments “donors and recipients” highlight the need for results- based monitoring and evaluation ! This I think is a great opportunity for evaluation networks as ReLAC and for the efforts to improve the qualification of the evaluators

A big hug

Gloria

Busán, evaluación y después…

El 4º Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda está a la vuelta de la esquina, comenzando en apenas siete días en Busán, Corea.  Éste será el último de este tipo de encuentros, luego de los desarrollados en Roma 2002, París 2005 y Accra 2008.  El foco de Busán estará puesto en  los resultados de las acciones de ayuda y desarrollo, dando continuidad a la  fuerte tendencia en este campo referida a la identificación de resultados y en la evidencia que da cuenta de los mismos.

Un antecedente clave de ello resultó el documento When will we ever learn? Improving lives through impact evaluation,  publicado por el Center for Global Development, un think tank de Washington D.C.  En dicho trabajo justamente se presentaban estas inquietudes: ¿cuándo vamos a aprender de la cantidad de dinero que estamos gastando en proyectos de desarrollo, sin saber si funcionan, cuándo funcionan, con qué resultado y cuál es la evidencia que tenemos de ello?  De ahí al creciente interés y presión por evaluaciones rigurosas, sólo hubo un paso.  Lo que es de lamentar fue (¿es?) la asimilación que se hizo de la noción evaluaciones rigurosas con las del tipo RCT o pruebas controladas aleatorias,  sin reconocer (como bien  lo indicaba Jim Rugh en un post anterior) que éstas son pertinentes apenas para escenarios simples, antes que aquellos complicados y complejos.

Otros problemas han venido siendo señalados por la iniciativa The Big Push-Forward: la visión de planificación que pretende tener todo bajo control a fin de intervenir sin sorpresas y sin consecuencias no planificadas; la mayor facilidad y sencillez de conocer los resultados de una intervención a corto plazo, favoreciendo el destinar mayores recursos en aquello que puede tener resultados visibles, tangibles y claros en dicho término; una desatención evidente a desentrañar la caja negra de los procesos de desarrollo y ayuda; etc. Todos estos factores confluyen a un estrechamiento de las formas en que la efectividad del desarrollo es abordada, acentuando muchas veces monolíticamente  los asuntos de rendición de cuentas antes que los de aprendizaje.

Señalar estos asuntos es importante para no perder perspectiva y no quedar encandilados ante la lluvia de mediciones y nuevos índices que no dejan de aparecer en este campo.  Vale decir, valiosos instrumentos… pero instrumentos al fin. Sino puede pasarnos como a aquello del refrán: para quién sólo tiene un martillo, todas las cosas que ve le parecen clavos!

Sumándose al Índice de Desarrollo Humano de PNUD, al Índice de Percepción de Corrupción, y el también nuevo QuODA (índice de Calidad de la Ayuda Oficial al Desarrollo), la iniciativa 3ie (International Initiative for Impact Evaluation) está preparando para el año próximo uno referido al Compromiso con la Evaluación de la Efectividad del Desarrollo.  El mismo apunta a promover un mejor uso de la evidencia generada por la evaluación, dando un reconocimiento por esto a quienes hacen un uso sistemático de ella, y así incentivando a otros a hacer lo mismo.  Por ahora están invitando a recibir opiniones en una encuesta muy breve sobre la relevancia de medir el compromiso con la evaluación y cómo hacerlo.

Regresando a Busán, soy más bien escéptico de su capacidad de generar movimientos transformadores novedosos. Sí es posible que pueda fortalecer algunos discursos y legitimar algunas prácticas importantes para dar mayor voz a la sociedad civil y favorecer la transparencia, la rendición de cuentas mutua (no sólo de quien recibe sino también de quien dona), y un mayor papel para los países receptoras de la misma.  Los resultados de la discusión de Busan serán seguramente disputados y criticados, pero si lograran mejorar lo dicho y hecho por la Declaración de París (la que aún con problemas es la mejor que tenemos) , sería un progreso y un avance.  Tras Busán, habrá que ver con qué ánimo uno vuelve al Sur…

(si recibes este post vía email o RSS, es posible que tengas que ir al sitio web para ver el video)

Una Mejor Ayuda para el Mundo que Queremos: una campaña que retumba bajito (lamentablemente)

El lunes 17 de Octubre se conmemoró el día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Para la  ocasión, diversas organizaciones de la sociedad civil (OSC) repartidas por todo el mundo lanzaron la campaña “Una mejor ayuda para el mundo que queremos”. La expectativa de la misma ha sido dar difusión y crear conciencia sobre el IV Foro de alto Nivel sobre la Eficacia de la Cooperación al Desarrollo, a realizarse a fines de Noviembre en Busán, Corea del Sur.

Las organizaciones gestoras de la campaña son Better Aid, el Foro Sobre la Eficacia de las Organizaciones de la Sociedad Civil, y el Llamado Mundial a la Acción contra la Pobreza (GCAP), y los pedidos concretos de la campaña hacia los gobiernos fueron los siguientes:

1. Evaluar plenamente y profundizar los compromisos para la Eficacia de la Cooperación consensuados en la Declaración de París y la Agenda de Accra para la Acción.

2. Comprometerse con un enfoque de derechos humanos basado en el desarrollo y la cooperación al desarrollo con equidad de género, trabajo decente y la sustentabilidad ambiental como ejes.

3. Apoyar a las OSC como actores del desarrollo independiente (por derecho propio), y comprometerse a crear un entorno propicio para su trabajo en los diferentes países.

4. Iniciar reformas fundamentales al interior de los gobiernos tendientes a una cooperación más justa.

Lo que resulta sumamente curioso es que

.

(a) teniendo Better Aid afiliadas más de mil organizaciones  de desarrollo de la sociedad civil que trabajan en la cooperación al desarrollo,

(b) contando el Foro sobre las Eficacia de las OSC con unas  29 organizaciones miembro; y

(c) el GCAP trabaja a través de coaliciones nacionales y grupos de apoyo ubicados en 100 países…

¿cómo es posible que la campaña tenga apenas 570 firmas a un mes de haber sido lanzada!??

Creí que podía haber algún error en mi navegador habitual, por lo que probé con otros dos,  y el número se mantuvo.  Mi primer pensamiento fue que ha existido algún inconveniente informático, que estaría impidiendo el registro correcto de las firmas. Y si bien ello puede ser una (lejana?) posibilidad, también debo reconocer que la campaña ha tenido –a mi ver- una muy exigua difusión.

Tardíamente la conocí a través del blog de Encuentro de Entidades no Gubernamentales para el Desarrollo, donde en diversas entradas se profundizan en los ejes de la campaña: transparencia, rol de la sociedad civil, la cooperación sur-sur, y la ayuda atada. Vale la pena visitar el sitio y prestar atención al desarrollo de cada uno de esos ejes, algunos de los cuales he comentado con anterioridad (aquí y aquí).   Y también pueden sumarse a la campaña firmando la petición.

La fundamentación de la campaña es clara: los progresos propuestos en la Declaración de París han sido magros.  Y el encuentro de Busán, donde se hará una revisión de ellos y se propondrán nuevos acuerdos para los años por venir, debe apuntar a que las acciones de desarrollo resulten en una mejor calidad de vida y la promoción de la equidad y los derechos humanos.  Sin embargo, los resultados de la campaña están señalando que el involucramiento con las redes sociales y el mundo de la Web 2.0 sigue siendo escaso (y no es algo que ataña únicamente al mundo de los evaluadores, lamentablemente).  Queda mucho por hacer vinculando las tecnologías de la Información y las Comunicaciones con las ONGs (como lo viene haciendo TecnolONGia, por ejemplo), las Fundaciones (Cooperación y Desarrollo), consorcios de ONG (Oxfam) , y tantos más.

Si he malinterpretado algún número, alguna entrada, o algún propósito de la campaña en cuestión, son bienvenidas las aclaraciones en los comentarios.  Por lo pronto, ya sumé mi firma, y desde Twitter y Google+ le seguiré dando difusión.  En las próximas semanas procuraré también seguir de cerca al Foro de Busan… ¿me acompañan? (online, por supuesto 😉 )

Viernes Light: Cambiar el mundo…

“Cuando uno tiene 18 años claro que quiere cambiar todo el mundo!”, me dijo un cura amigo hace mil años (bueno, poco más de 25 ) . La frase no era nada original, pero de alguna manera quedó resonando en mi cabeza por mucho tiempo y por diversos caminos, adquiriendo matices particulares con cada vuelta dada alrededor del sol.

Luego, el trabajo y el estudio de iniciativas de desarrollo, la práctica de la evaluación, la docencia y la capacitación, hicieron que esa frase nunca fuera recuerdo, activándose de distintas maneras. Descubrí en mí y  en tantos colegas y amigos trabajando en estos temas, los riesgos de la ingenuidad, los alertas del escepticismo, y la ambigüedad del cinismo.

Quizás por eso el dibujo del genial Quino me hizo sonreír con una mueca amarga…

Viernes Light: Donar y Apadrinar -sorpresas nos da la vida-

(english subtitles in the second video 😉 )

El valor de donar y apadrinar se explica solo en este video…

La Fundación Khanimambo nos pregunta si a veces nos  cuesta estar de buen humor… Como seguramente es así, nos invitan a asociarnos a ellos (qué buena frase!) y nos harán llegar sus donativos de felicidad.

Los podemos seguir en Facebook, Twitter, y YouTube. Y si te hicieron sonreir y pensar, te invito a que compartas en tus redes esta idea fresca y cuestionadora. #dejateayudar

 

Viernes light: el Think Tank de Ghana para el 1º mundo

De acuerdo a (la tía) Wikipedia, Think tank es una expresión inglesa muy utilizada en castellano, traducible literalmente como “tanque de pensamiento“, la cual se ha intentado adaptar con distintas expresiones que no han alcanzado un uso extenso («laboratorio de ideas», «fábrica de ideas», «centro de pensamiento», «depósito de ideas», etc.).  La expresión refiere por lo general a institutos de investigación de las ciencias sociales, con vínculos explícitos o implícitos hacia partidos políticos y grupos de presión, y cuya actividad clave consiste en la reflexión intelectual sobre asuntos estratégicos de política y economía.  Una reflexión sobre su historia y características puede verse también aquí.

Algunos ejemplos interesantes son los trabajos que hace el ODI en el blog On Think Tanks (en este caso, con una artículo sobre complejidad), la reflexión sobre los escasas instituciones que trabajan en el campo de lo social en España, y demás.

Pues bien, uno podría preguntarse qué sentimos si el Think Tank viene del Sur global, como por ejemplo de Ghana…

El ThinkTank Unidad Móvil de Ghana es un trailer con forma de lágrima, construido y diseñado para viajar al llamado “Primer Mundo”, donde recoge temas de interés de varias comunidades locales. Los problemas recogidos son luego enviados a centros de investigación en Ghana, Cuba, El Salvador, México, Serbia, Irán, Afganistán  y/u otros países, donde  se desarrollan estrategias de acción. El trailer regresa entonces a las comunidades antes visitadas anteriormente, esta vez como una estación de trabajo, colaborando con los miembros de la comunidad para aplicar las estrategias recibidas de esta red mundial de grupos Think Tak -ya sea que parezcan poco práctico o bien brillantes para las comunidades afectadas.  Ghana ThinkTank  invierte el flujo habitual de los conocimientos técnicos de países “desarrollados” a los “en desarrollo” de una manera lúdica y provocadora.

El brillante texto y la iluminadora  fotografía vienen del blog Africa is a Country.  Y en un ejercicio similar de Ciencia Ficción (¿o no tanto?), los amigos de 3.500 millones se preguntan ¿Y si España empezase a recibir ayuda al desarrollo?

Buen finde!

ACTUALIZACION:

Luego de publicar el post me encontré con la página oficial de Ghana Think Tank, su cuenta en twitter (@GhanaThinkTank), y un video imperdible!

Cooperación Internacional, Quo Vadis? (2º parte)

En la primera parte de estas reflexiones sobre la Cooperación Internacional señalé alguno de los temas importantes que la misma no parece abordar ni incluir entre sus preocupaciones. Una mirada adicional al tema la encontré en el excelente blog 3500 millones, en un artículo sobre el fin de la Cooperación Internacional al desarrollo tal cual la hemos conocido hasta el momento. Del mismo , me llamaron la atención las siguientes aseveraciones:

China habría destinado en 2007 a la asistencia internacional cerca de 25.000 millones de dólares, buena parte de ellos para la construcción de infraestructuras en África.

La propia Sudáfrica tiene planes para formalizar su programa de cooperación con un presupuesto anual de entre el 0,2 y el 0,4 por ciento de su PNB, cercano al esfuerzo que realizan países como España.

India… pasaba a convertirse formalmente en donante internacional. … este país tiene intención de establecer una Agencia de Colaboración en el Desarrollo dotada con más de 2.000 millones de dólares anuales durante los próximos cinco años.

Pero donde el artículo terminó de atraparme fue con la frase Y hace ya tiempo que América Latina se guisa y se come una parte considerable de su cooperación (simpática frase, a fin de cuentas, no?).  El link en cuestión lleva al Informe de la Cooperación Sur-Sur en Iberoamérica 2010, publicado en Noviembre del año pasado. En él se señala que las tendencias mundiales de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD)  se han mantenido durante la última década, caracterizadas por un crecimiento de los volúmenes totales de AOD, la orientación hacia los Objetivos del Milenio, y el desplazamiento de América Latina como receptora de dicha ayuda.  La región ha experimentado ciertos cambios relevantes en el período, siendo en la actualidad Estados Unidos y España los principales donantes para la región, tal cual lo ilustra el informe (un dato para matizar es que Estados Unidos concentra casi el 50% de su ayuda en Colombia, la cual recibe de esta fuente unas 2/3 partes de toda la AOD) :

El informe se detiene en el abordaje de distintas  modalidades de Cooperación Sur-Sur: la Cooperación Horizontal Sur-Sur (tanto Bilateral como  Regional) y  la Triangular.  Es así que las instituciones de cooperación en Iberoamérica muestran procesos donde varios países asumen un rol dual de oferentes y demandantes (como gestores y administradores) de  la cooperación externa. Los mayores oferentes de proyectos de cooperación en la región (durante el año 2009) fueron Venezuela y Cuba, seguidos por México, Brasil y Argentina, siendo de índole social un  40%  de dichos proyectos .

Esto marca un contraste con la larga tradición receptora de ayuda internacional de la región, y la sitúa a la vez como un caso más de los cambios actuales en la naturaleza de  la Cooperación Internacional. Esta Cooperación Sur-Sur es la modalidad en la cual países en desarrollo, generalmente miembros del grupo de renta media, comienzan a dar cuenta de un rol mixto, poniendo a disposición de países de similar o menor nivel de desarrollo no sólo recursos económicos, sino también capacidades, información y experiencias (una introducción al tema se encuentra aquí).  Para Jonathan Glennie, mientras los modelos de desarrollo del norte favorecen términos tales como crecimiento y reducción de la pobreza, la cooperación Sur-Sur pone el énfasis en empleo y fortalecimiento institucional; mientras los donantes del norte se muestran encantados con la agenda que coloca en su centro los “resultados” (objetivos de corto plazo), la cooperación Sur-Sur reconoce la importancia de los procesos y el desarrollo de capacidades en el largo plazo.  Sin embargo, insiste el autor correctísimamente, no deberíamos caer en una visión romántica de este tipo de cooperación que, por poner el énfasis en la geografía, estuviera desconociendo cuestiones de fondo como la verdadera horizontalidad en la interacción, así como la real capacidad de responder a las necesidades de las poblaciones más vulnerables.

Varias de esas preocupaciones, y unas cuantas más, están reflejadas en el documento Mito y Realidad de la Ayuda Externa publicado por ALOP, la Asociación Latinoamericana de Organizaciones de Promoción al Desarrollo, red regional que agrupa a 48 ONGs de Desarrollo de 19 países de América Latina y El Caribe. Vale la pena consultarlo y leer algunos de sus capítulos (también su anexo es valioso en cuánto links diversos sobre esta temática).  En dicho documento encontré la siguiente reflexión:

si la crisis permanente que viven las políticas de cooperación al desarrollo  fuesen imputables a la crisis financiera  que ha conmocionado a los bancos, las  bolsas, los gobiernos y las economías del  primer mundo…., el dato sería esperanzador  porque en un par de años volveríamos al  buen camino de una cooperación generosa
para el desarrollo. Desgraciadamente, esta  crisis apenas está teniendo incidencia sobre las cantidades  globales y las políticas de cooperación por  la sencilla razón de que éstas se hallan en  una crisis endémica permanente por causas estructurales profundas, de modo que la  actual crisis apenas puede servir como  coartada o disculpa para prorrogar una situación de  suyo insostenible …
”. Alberto Hidalgo

Vivimos tiempos apasionantes en la definición y re-definición de la Cooperación Internacional.  La cercanía del encuentro de Busán en Corea del Sur se presenta como un espacio a no descuidar en nuestra atención por los posibles efectos que de ahí se generen (se puede ver el último borrador aquí). Para reflexionar sobre los temas de la cooperación Sur-Sur, qué mejor que mirar el documento final emanado recientemente en Bogotá del Taller ““Aprendiendo de la Cooperación Sur-Sur y Triangular: Compartiendo conocimiento para el desarrollo”.

Particularmente me interesa saber si habrá espacio en Busán para una mayor atención a las capacidades locales, discutida en la blogósfera del desarrollo estos días como un importante pendiente de dicha agenda.