Evaluación en acción: el servicio telefónico de emergencia Milne Bay en Papua Nueva Guinea (#eval stories III)

Evaluaciones que marcan la diferencia” es una colección de 8 historias de evaluación recogidas en distintos lugares del mundo, y una de las primeras investigaciones sistemáticas sobre los factores que contribuyen a que las evaluaciones de alta calidad sean utilizadas por las partes interesadas para mejorar los programas y proyectos, y mejorar así la vida de las personas. Estas historias reflejan no sólo el punto de vista de los evaluadores, sino también de quienes comisionan y de quienes usan las evaluaciones. Esta historia es la segunda de las ocho historias desarrolladas en el marco del proyecto (aquí  las  historias situadas en Sri Lanka y Kenia). Para compartirlas en Inglés y Francés, visitar el Blog Evaluations that make a difference.
——–

Para las mujeres embarazadas de la montañosa Papúa Nueva Guinea (país de Oceanía, conocido popularmente como PNG por sus habitantes), dar a luz es un ejercicio que requiere de un poco de suerte. Si el parto es corto y no presenta ninguna complicación, la suerte está a tu favor. Pero si la suerte está en tu contra, si el trabajo de parto es dicil, si el bebé se quedó atascado, si se sangra demasiado – sólo queda esperar a que tanto la madre como el bebé sobrevivan. Esto se debe a las grandes distancias que han de recorrer para acceder al hospital más cercano.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.29.31 p.m. Los bebés de las decenas de miles de madres que cada año tienen su parto en las aldeas remotas del país, nacen en sus casas o en las clínicas locales. Casi la totalidad de la población del país, unos 7 millones, vive alejada de los grandes centros de población y un tercio de esas personas son mujeres en edad de procrear. Los agentes de salud rural hacen todo lo humanamente posible pero, si algo sale mal, es posible que no sepan cómo actuar.

La gravedad de la situación la ilustra una tasa de mortalidad materna que en PNG se encuentra entre las más altas del mundo. Por cada 100.000 bebés nacidos vivos, mueren 733 mujeres. En Australia – el país vecino más cercano – dicha tasa de mortalidad es de sólo el 6,8.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.29.43 p.m.El programa Teléfono de Emergencia durante el Parto fue diseñado para hacer frente a este doloroso problema. En 2007, PNG sólo tenía 50.000 líneas telefónicas para todo el país –un teléfono cada 140 personas. Siete años más tarde, 2,7 millones de personas contaban con teléfonos móviles – uno por cada 2,6 personas.

Sin duda, se trataba de un progreso tangible que permia por primera vez a los agentes de salud rural conectarse de forma fiable con especialistas de las salas de parto de las principales ciudades. Una iniciativa anterior que conectaba las clínicas rurales con los principales centros urbanos a través de la radio había logrado un cierto éxito, pero resultó ser poco confiable: cuando los radios se rompían no se hallaban ni repuestos ni personas con conocimientos para repararlas. El uso de la telefonía móvil era un terreno novedoso en PNG. ¿Podría la promesa de la tecnología móvil acabar de una vez con la tiranía de la distancia? Para averiguarlo, se impulsó un proyecto piloto que iba a ser acompañado por una rigurosa evaluación.

La idea del proyecto se inició con un médico especialista de la Universidad de Papua Nueva Guinea llamado Glen Mola. El profesor Mola creía que el mejor lugar para implementar y evaluar un proyecto piloto de duración acotada era la Provincia Milne Bay, donde la tasa de mortalidad materna era aún mayor que la del promedio nacional. Dado que esta provincia se ubica en la montañosa península oriental de la isla principal de PNG, y que abarca cientos de islas remotas, el trabajo representaba un desao mayúsculo para los agentes de salud quienes debían lidiar con un aislamiento extremo.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.29.55 p.m.En el hospital Provincial Alotau, en la capital provincial, Amanda Watson y Billy Naidi, el director ejecutivo del departamento de salud provincial, instalaron una línea de teléfono jo especial en el medio de la bulliciosa sala de partos, y enviaron su número a los agentes rurales de salud ubicados en lugares remotos. Se proporcionaron también los paneles solares para recargar los teléfonos móviles y las llamadas empezaron a llegar casi de inmediato. Nacimientos prematuros, sangrados excesivos, eclampsias, embarazos ectópicos, retención de placentas todas complicaciones potencialmente letales sin la información adecuada en el momento adecuado – podían ser ahora abordadas proporcionando ayuda telefónica a los agentes de salud aislados y estresados en el manejo de los partos diciles. Cada mes se reciben un promedio de 17 llamadas referidas a temas potencialmente mortales.

Este proyecto está salvando dos vidas, la de la madre y la del niño, y estamos muy agradecidos por ello,’ dice un agente rural de salud. ‘Una vez vi a una madre morir frente a mí, simplemente debido a la ausencia de comunicación,’ dice otro. ‘Hoy en día puedo llamar a cualquier parte, y hacerlo gratis.’

Alice Siwawata, oficial de extensión sanitaria de Alotau, hizo muchas de estas llamadas.

Antes era muy di cil contar con instrucciones médicas apropiadas,’ dice. ‘Ahora, durante las emergencias, es como tener a un médico obstétrico en las clínicas rurales.’

El gobierno australiano asumió la evaluación integral del programa piloto. ‘Eso no es común en el trabajo de desarrollo,’ dice Watson. ‘Pero para este programa, la evaluación fue muy importante. Australia quería saber qué se podía extraer de esta experiencia.’

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.30.04 p.m.Si bien las primeras impresiones sobre el programa eran positivas, Billy Naidi necesitaba evidencia sólida de que la línea de emergencia estaba cumpliendo su cometido. Desde que Watson había compartido esta idea con él, se había mostrado muy interesado en las posibilidades que abría la expansión de la red de telefonía móvil sobre el trabajo en salud. El programa de ayuda de Australia estaba financiando el proyecto piloto, pero dichos fondos no tardarían en agotarse (la ayuda de Australia, de quien PNG fue colonia, todavía representa alrededor del 13% de los ingresos de la nación). Sin embargo, para que la iniciativa llegara a ser financiada de manera sostenida por la autoridad sanitaria provincial, Naidi necesitaba mostrar alguna evidencia de su éxito. Estaba convencido de que presentando una evaluación detallada y profunda del proyecto, sería posible conseguir financiación para línea telefónica. ‘Queríamos ver lo que había sucedido,’ dice Naidi. Watson entendió su posición, y accedió a intercambiar roles y evaluar el proyecto que ella había creado.


Watson comenzó el proceso de evaluación con la contratación de un evaluador y funcionario local, Gayo Sabumei, que conocía bien la provincia de Milne Bay. Durante meses, Sabumei viajó por toda la provincia
entrevistando a agentes rurales de salud, madres recientes, líderes de aldeas remotas y personal de la sala de partos en el Hospital Provincial Alotau, donde se encontraba la línea telefónica. Regresó de su incursión por la provincia con 44 entrevistas bajo el brazo. En ellas, el programa piloto era casi universalmente elogiado.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.30.15 p.m.Un agente rural había oído hablar del servicio de llamada gratuita justo antes de que se presentara una mujer con placenta retenida. ‘Si este proyecto no hubiera estado presente, y sin que yo tuviera ningún medio para comunicarme, podríamos haber perdido a esa madre que ya estaba septicémica,’ comentaba el agente. ‘Desde cualquier lugar, en cualquier momento, puedo buscar consejo médico y ayudar a las pacientes.

Casi todas las entrevistas reflejaron respuestas positivas. Y aun cuando unos pocos de los encuestados tuvieron algo crítico que decir, rápidamente admitieron también que las cosas funcionaban mejor que antes. Por ejemplo, un miembro del personal de la sala de partos, dijo ‘Responder a una llamada de emergencia cuando estás ocupado asistiendo a una madre en su parto puede resultar desesperante, pero es parte de nuestro trabajo.’ Más allá de eso, la crítica fue escasa. Otro miembro de la sala de partos dijo que la iniciativa ayudó a construir relaciones entre el personal de la zona metropolitana y las zonas rurales.

Además, Watson buscó la validación externa de un profesional sanitario ubicado en una provincia diferente. El doctor Derick Bintol, un nacional de PNG, escuchó una muestra de las llamadas telefónicas grabadas y analizó las notas clínicas de 68 casos. La evaluación reveló que a pesar de los desaos planteados por las caídas de la red telefónica y cierta aversión por parte de algunas culturas de las islas periféricas a pedir ayuda médica, la línea telefónica había salvado vidas. El Dr. Bintol escribió: ‘Los casos analizados proporcionan una muy robusta evidencia de que se han salvado vidas tanto de madres como de bebés. También es evidente que los intercambios de información que se han dado durante las llamadas telefónicas han resultado ser muy educativos, especialmente para el personal de salud rural que es probable que se encuentre con problemas similares en el futuro.’ La evaluación también demostró que el consejo dado por teléfono fue útil y apropiado en la mayoría casos, e inapropiado (y por lo tanto potencialmente dañino) en el 16% de los casos. Esto llevó a Watson y Sabumei a recomendar formación continuada relacionada con el tipo de casos sobre los que se había dado un mal asesoramiento.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.30.26 p.m.Cuando Naidi recibió la evaluación la examinó cuidadosamente. ‘Desde el principio, me gustó la idea. Estaba realmente emocionado,’ dice. Lo que él quería saber, sin embargo, era si la línea funcionaba tan bien como la gestión de impresiones y anécdotas sugería, y si la línea telefónica había arrojado mejores resultados que la red de radio en crisis. Aunque era imposible calcular cuántas vidas se habían salvado, la evaluación clínica dejaba muy claro que de no existir el servicio, algunas mujeres habrían muerto. También que los agentes de salud rural percibían que la iniciativa reducía su aislamiento. ‘Yo quería saber si era eficaz. Al final quedamos convencidos, y por esa razón hemos asumido el compromiso de sostener el programa.’

Así, el futuro de la línea telefónica quedó asegurado. Después de dos actos inaugurales, en Alotau y en la capital del país Puerto Moresby, el programa Teléfono de Emergencia durante el Parto por fin se convirtió en una realidad permanente y sostenible.

Sin embargo, cabe decir que lo que más ha sorprendido a Watson han sido las consecuencias inesperadas derivadas de la evaluación. El extenso informe de evaluación puso el foco sobre la realidad de la mortalidad materna en PNG, y ésta fue reflejada por los medios masivos de comunicación nacionales y australianos. Tanto la prensa, la radio y la televisión reportaron los hallazgos de la evaluación y eso ‘brindó a la gente ideas para usar las líneas telefónicas en salud de manera más amplia,’ dice ella. En la montañosa provincia de Western Highlands, por ejemplo, se ha puesto en marcha un esquema de trabajo más amplio y ya está funcionando un centro de llamadas atendido por enfermeras entrenadas que contestan preguntas sobre salud en general.

Para Billy Naidi, con la demostración de que la tecnología moderna ha contribuido a romper el milenario aislamiento de PNG, la evaluación ha quedado más que justificada. ‘Con este número de teléfono, uno puede estar en una zona remota, lidiando con una situación dicil, y a la vez manteniendo una conversación con alguien que pareciera estar cerca y parado junto a uno en la misma sala de partos,’ dice. ‘Al terminar la evaluación, ¡estábamos inmensamente felices!

——-

El Servicio Telefónico de Emergencia es un proyecto de la autoridad sanitaria provincial de MilneBay. Su establecimiento y evaluación fueron financiados por el Gobierno de Australia.

La historia de la evaluación fue escrita por Jessica Kenway y Doug Hendrie. Los borradores iniciales fueron revisados por Billy Naidi, Director Ejecutivo del Departamento de Salud de Milne Bay, y Amanda Watson, Consultora en investigaciones en comunicaciones móviles, programa del sector público y económico.

Las fotograas fueron tomadas por Rawena Russell y Amanda Watson.

Mayor información sobre el proyecto está disponible en http://www.pngepsp.org/our-activities/mobile-4-development/maternal-hotline/maternal-hotline-overview.php.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.30.40 p.m.

Viernes light: pedaleo, luego existo… Elogio de la bicicleta

 

Elogio de la bicicletaExtractos del libro Elogio de la Bicicleta, del antropólogo francés Marc Augé…

«Nadie puede hacer un elogio de la bicicleta sin hablar de sí mismo. La bici forma parte de la historia de cada uno de nosotros. Su aprendizaje remite a momentos particulares de la infancia y la adolescencia. Gracias a ella, todos hemos descubierto un poco de nuestro propio cuerpo, de sus capacidades físicas, y hemos experimentado la libertad a la que está indisolublemente ligada.»

«El ciclismo es un humanismo: Pedaleo, luego existo»

«A la bicicleta le corresponde un papel determinante: ayudar a los seres humanos a recobrar la conciencia de sí mismos y de los lugares que habitan. Necesitamos la bicicleta para ensimismarnos en nosotros mismos, mientras volvemos a centrarnos en los lugares que vivimos: devolver a la ciudad su dimensión simbólica y su vocación inicial: favorecer los encuentros humanos.»

«Se sabe que una vez que uno aprendió a andar en bicicleta, como a nadar, ya no lo olvida. Pero hay algo más. El conocimiento progresivo de uno mismo al que corresponde el aprendizaje de la bici deja huellas inolvidables e inconscientes. Hay aquí una paradoja que le da su originalidad: la paradoja del tiempo y de la eternidad, si se quiere. Los jóvenes que montan una bicicleta viven la experiencia conquistadora de su cuerpo. Es una experiencia de conquista porque esos jóvenes están, como se suele decir, en la flor de la edad. Más o menos fornidos, más o menos veloces, más o menos talentosos, todos son, en principio, vigorosos y se miden con el relieve del espacio proyectándose en él; saben que hay momentos en que pueden hender el aire con mayor vigor y entonces sienten la sensación de «tener el mundo bajo sus pedales», por así decirlo. Esta sensación se borra con el uso y desaparece en algunas horas para dar lugar a la fatiga. También se hace más rara con la edad, sobre todo cuando a uno le falta entrenamiento.»

 

Recomiendo ver una excelente compilación de miradas sobre la bicicleta en el blog Una Antropóloga en la Luna

 

Saneamiento total liderado por la comunidad: ¡Nos negamos a comer mierda! (#eval stories II)

Evaluaciones que marcan la diferencia” es una colección de 8 historias de evaluación recogidas en distintos lugares del mundo, y una de las primeras investigaciones sistemáticas sobre los factores que contribuyen a que las evaluaciones de alta calidad sean utilizadas por las partes interesadas para mejorar los programas y proyectos, y mejorar así la vida de las personas. Estas historias reflejan no sólo el punto de vista de los evaluadores, sino también de quienes comisionan y de quienes usan las evaluaciones. Esta historia es la segunda de las ocho historias desarrolladas en el marco del proyecto (historia 1 aquí). Para compartirlas en Inglés y Francés, visitar el Blog Evaluations that make a difference.

—-

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.46.24 a.m.
De los siete mil millones de personas que habitan el mundo, solamente 4.500 millones
tienen acceso a inodoros o letrinas. Las restantes 2.500 millones de personas – la mayoría viviendo en zonas rurales – carecen de saneamiento adecuado. Y nada propaga las enfermedades más rápido que la defecación al aire libre. De hecho, el Objetivo 7 de Desarrollo del Milenio apuntó a reducir a la mitad la población de personas que viven sin saneamiento adecuado. De ahí surge la idea de instituir el Día Mundial del Inodoro, que se celebra el 19 de noviembre de cada año.

Pero vamos a retroceder en el tiempo hastael Día Mundial del Inodoro en el año 2011. Estamos en Murihi wa bibi, una aldea en las montañas del condado de Kwale, situada en la franja costera de baja altitud de Kenia.

Los niños persiguen a los gallos, los mismos que en pocas horas formarán parte de la comida de las celebraciones. La emoción está en el aire. ¿Pero, qué están celebrando los habitantes de Murihi wa bibi? En pocas palabras, están orgullosos y exultantes de que ya no hay más montones de excrementos humanos entre los arbustos. Esta comunidad, convencida de que su antigua tradición de defecar en el monte resulta intolerable, ha alcanzado un nuevo nivel de libertad – la de sentirse libre de la enfermedad.

Esa práctica tenía que parar; no había manera de que pudiera continuar. No con líderes como Kingi Mapenzi, Peter Mwambaka, y Josephine Mbith, quienes fueron de hogar en hogar recordando a los residentes la necesidad de dejar de comer excrementos, que es lo que sucede en las comunidades que practican la defecación al aire libre en zonas utilizadas para asentamientos humanos y agricultura. Kingi y Mbith son agentes sanitarios comunitarios, mientras que Mwambaka es el administrador del gobierno local. Ellos son tipicos representantes de la red de voluntarios locales que trabajan incansablemente para convencer a los aldeanos de abandonar la defecación al aire libre.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.46.43 a.m.Claro que no son los primeros en hacer esto. El tema del saneamiento hace ya tiempoque es reconocido como un grave problema de salud en Kenia. Durante años, decenas de organizaciones locales e internacionales han atacado desde múltiples direcciones el flagelo que supone la defecación al aire libre. Los resultados han sido variados, si bien las enormes proporciones del desao con el que lidian estas organizaciones a ahogado la mayoría de las veces sus buenas intenciones.

Reconociendo que esta tarea quedaba fuera del alcance de cualquier organización, un grupo de personas preocupadas por este asunto decidieron aunar esfuerzos – y lo más importante, posicionarse no como conductores sino como socios de las comunidades en cuestión. La idea era liderar desde las bambalinas – de modo que fueran las propias comunidades las que guiaran los esfuerzos para resolver sus problemas comunes.

Diez de estas personas decidieron constituirse como la Alianza en Defensa de la Salud, a la cual registraron como una entidad legal ante el gobierno. Cabe decir que, ya desde el principio, su intención fundamental era la de centrarse en ellos mismos como organización y evitar la excesiva notoriedad.

El pensamiento subyacente era el siguiente: si queremos que el saneamiento realmente funcione, tiene que surgir desde la base, no desde afuera. Después de todo, los aldeanos no se preocupan por los nombres de las organizaciones. Para destacar el papel primordial de la comunidad en esta iniciativa, la alianza adoptó el término ‘saneamiento total liderado por la comunidad’ (CLTS, por sus siglas en Inglés), que tiene su origen en un proyecto en Bangladesh donde el CLTS había dado buenos resultados en el abordaje de la defecación al aire libre.

La Alianza obtiene sus fondos a partir de las contribuciones de los 10 miembros que constituyen su núcleo motor, todos ellos empleados de diversas organizaciones y agencias. Aunque su experiencia abarca desde el seguimiento y la evaluación hasta la epidemiología, el denominador común entre ellos es la salud de la comunidad. Actuando como individuos, cada uno de los 10 miembros trabaja en consultorías remuneradas que les permiten donar tiempo y financiación a las actividades de la Alianza. Y dado que trabajan con y a través de los grupos comunitarios, los costos son mínimos.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.03 a.m.Todo comenzó en el año 2007. Una ONG internacional había desarrollado el proyecto en la aldea Jaribuni en Kili , un condado vecino al norte de Mombasa. Durante la sesión inicial, un facilitador altamente capacitado, utilizando diversas metodologías participativas, ayudó a los habitantes de la aldea a entender las terribles consecuencias de la defecación al aire libre. Los residentes de Jaribuni resolvieron entonces colectivamente, dirigidos por un comité local y en el marco de una campaña con plazos definidos, detener la defecación al aire libre mediante la construcción y el uso de letrinas. Se dieron a sí mismos 90 días para que todo el mundo en la aldea utilizara las letrinas, y que un comité de monitoreo local documentara el progreso. La aldea alcanzó la condición de ‘libre de defecación abierta’ (LDA) tan sólo 67 días después de aquella sesión inicial. Para mostrar este logro, los residentes y voluntarios organizaron una ceremonia sencilla, invitando a los funcionarios locales de salud que quedaron impresionados por la simplicidad del enfoque: empoderar a las comunidades para que analizaran su propio perfil de saneamiento, y que tomaran decisiones sobre la base de comprender que estaban literalmente comiendo el excremento de otros debido a la defecación abierta. Y el grito llegó: Tumekataa kula mavi tena! (‘¡Nos negamos a comer excrementos!’ en Swahili).

A medida que el movimiento CLTS se difundía en Kenia, especialmente en la región costera, las comunidades se mantenían al frente de la iniciativa ya que ésta es la forma en que este movimiento realmente funciona. Agentes comunitarios apasionados como Kingi, Mbith y Mwambaka, que cotidianamente y sin descanso monitoreaban la situación, encendieron la chispa que inició el proceso. Sabían que para lograr el saneamiento total la comunidad debía apropiarse verdaderamente de la idea, así que trabajaron para proporcionar esa chispa difundiendo la importancia de alcanzar la condición de LDA. Pero una vez que el motor estaba en marcha, con la comunidad liderando el proceso desde el asiento del conductor, su trabajo se limitaba al monitoreo.

El monitoreo es esencial para que una aldea llegue alcanzar el estado de LDA. Esta es una lección que los practicantes de CLTS en los condados de Kwale y Kili aprendieron de la manera más dura. Inicialmente, supusieron que una aldea que había iniciado el proceso alcanzaría automáticamente la condición de LDA. Pero, con el tiempo, la importancia del monitoreo – y los comités de monitoreo – fue ganando reconocimiento. Los agentes de las ONG diseñaron herramientas de monitoreo que los comités podían utilizar para medir el progreso e identificar qué hogares requerían una atención especial.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.50 a.m.A través de este proceso, se identificaron los hogares en los que la cabeza de familia es una mujer, y los hogares con personas muy mayores o personas con discapacidad. En muchos lugares, los comités de monitoreo movilizaron a los jóvenes para contribuir con su trabajo a la construcción de baños para los hogares de personas con dificultades de movilidad. En los casos de los hogares que no podían pagar los materiales de construcción, el comité se acercó a las autoridades forestales con los datos del progreso de la iniciativa a fin de mostrar que algunas pocas familias necesitaban apoyo especial para acceder a determinados materiales de construcción, como por ejemplo troncos. Y el conseguir la colaboración de dichas autoridades, fue considerado un éxito realmente asombroso: Nunca antes dicha entidad de gobierno había concedido permiso para que una persona cualquiera pudiera acceder a madera. ¡Ése es el poder de colocar los datos en manos de personas entusiastas!


Una vez que una aldea alcanzaba el estatus de LDA, los residentes colocaban vistosas señalizaciones con una doble
finalidad: proclamar su logro a todo el mundo señalando así el orgullo por los resultados obtenidos, y advertir de esa manera a los visitantes que defecar al aire libre no iba a ser tolerado en su territorio.

Las aldeas incluso comenzaron a competir entre sí y, a fin de superarse unas a otras, fueron subiendo el nivel de exigencia para con la monitorización. Consideraron que los indicadores de monitoreo elaborados por los expertos en la promoción de la higiene no eran lo suficientemente amplios como para atajar entre la comunidad el hábito que les llevaba a comer excrementos. Señalaron que la mera construcción y uso de las letrinas eran insuficientes. De hecho, tanto es así que incluso una comunidad llegó a fabricar tapas para las letrinas evitando de ese modo que las moscas se reprodujeran dentro de los pozos. Otra comunidad, para garantizar que las personas no olvidaran lavarse las manos después de usar la letrina, colocaron junto a ella instalaciones para lavarse las manos con jabón o ceniza. Aldeas rivales insistieron en la asignación de participantes para realizar las visitas de verificación que eran enviadas para inspeccionar las comunidades y así obtener la condición de LDA. Visitaban incluso las zonas de arbustos utilizadas previamente para la defecación al aire libre a fin de verificar la ausencia de excrementos.

De hecho, en Penda Nguo, un pueblo en el condado de Kili , se encontró que todos los hogares tenían letrinas, por lo que los expertos en saneamiento y promoción de la higiene habían decidido conferirles el estatus de LDA. Pero un miembro de la comisión de monitoreo, vecino de un pueblo rival, descubrió un montón de excrementos frescos en el monte, con lo que el comité ya no pudo actuar. Para solucionarlo, los aldeanos de Penda Kula decidieron colocar una letrina pública y, tan pronto como se dejaron de encontrar señales de heces frescas, fueron finalmente declarados LDA. ¡Estaremos de acuerdo en que no estamos delante de personas complacientes!

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.23 a.m.Sin la participación activa de las comunidades en el monitoreo del saneamiento total, el trabajo duro y la dedicación de los promotores de salud se habría traducido, solamente, en cuerpos cansados y en desilusión. Y eso nos lleva de nuevo a la Jornada Mundial del Inodoro de 2011. Siete aldeas del condado de Kwale acordaron reunirse en Murihi wa bibi para celebrar su logro colectivo. Era la primera vez que un número tan elevado de pueblos realizaba una celebración conjunta. Los practicantes de CLTS lo llaman ‘ruido estratégico’ cuando una aldea – en este caso, siete de ellas – se une para formalizar su negativa a comer excrementos, sus vecinos no tienen más opción que seguir su ejemplo – venir para escuchar sus logros y unirse al ruido estratégico de la celebración.

Nada menos que el director regional de salud fue invitado para ser testigo de la alegría que sena la comunidad por haber conseguido desterrar la vida insalubre. El ruido estratégico incluye testimonios de los aldeanos. Mzee Hamadi recuerda cómo ponerse en cuclillas entre los arbustos le había robado la dignidad. El temor de pisar serpientes durante la noche, y la pesadilla de tener que encontrar un lugar seco entre el césped durante la temporada de lluvias habían sido demasiado para él. Cuando el movimiento de CLTS se extendió a su aldea, estuvo más que contento de unirse al mismo y detener así la defecación al aire libre.

Su vecino, Yusuf Ali, cuenta una historia diferente. ‘Al principio,’ dijo ‘yo no estaba tan contento. No veía la importancia de invertir esfuerzos y recursos para construir una casa para los excrementos.’ Sin embargo, su esposa pronto se dio cuenta de que su pequeña hija Fatuma, de dos años de edad, había dejado de padecer sus habituales diarreas crónicas a partir del momento en que Yusuf, a regañadientes, construyó la letrina familiar. Fatuma se encontraba ahora activa y saludable y, tal y como informó en la reunión, no había tenido diarreas en los tres últimos meses. De hecho, hasta los promotores de salud en el dispensario Mazumalume se lamentan diciendo que la echan de menos porque ya no tiene que visitarlos. Siku hizi, twaenda hospitali kwa chanjo za kakake Mdogo. (‘En estos días, sólo visitamos la clínica para inmunizar al hermanito de Fatuma.‘)

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.48.04 a.m.La ceremonia termina con la entrega de certificados a la siempre implicada comisión de monitoreo y, expresando su emoción, Kingi exclama ‘¡Incluso mi grupo de aldeas más problemáticas son finalmente LDA!’. Como promotor itinerante de la salud, sabe que su energía se pondrá a prueba de nuevo cuando él y su equipo comiencen a trabajar con CLTS en Katangini, una aldea en el otro lado de la colina. Pero por ahora puede relajarse y disfrutar de un espléndido arroz sazonado y estofado de pollo. ¿Recuerdan a los gallos?


El jolgorio de hoy está bien merecido. Y sobretodo porque, a diferencia de los dos úl
timos años en los que Kingi tuvo que viajar a otro condado, hoy la conmemoración del Día Mundial del Inodoro se celebra en su pueblo. ¡Qué honor y qué gran manera de poner la guinda a un año repleto de éxitos, a la espera de que llegue otro todavía mejor!

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.48.22 a.m.

————————–

Redempta Muendo, Condado de Kwale, Oficial de Salud Pública; Haron Njiru, Director de Programa, Alianza HEADS

Narradores: Njoroge Kamau y Eric McGaw

Terminado el #EvalYear, ¿es tiempo de resaca o tiempo de acción? #Eval

Ya han pasado algunos meses desde que despedimos el año 2015, el que fuera denominado Año Internacional de la Evaluación  (#EvalYear)…Vaya que suena melancólico, no? 😉 .

Sin dudas, resultó un año muy especial para quienes lo vivimos desde dentro del campo de la Evaluación, con una notable diversidad de actividades y eventos. Por ejemplo, casi cien encuentros (92, exactamente) fueron realizados  a nivel nacional e internacional durante el 2015, pasando de uno a otro la Antorcha de la Evaluación, y discutiendo los cuatro temas propuestos para su profundización desde que fuera declarado el #EvalYear en Sao Paulo (Brasil) allá por Octubre del 2013.

Para América Latina, el acontecimiento más importante resultó la IV Conferencia de ReLAC en Lima (Perú) en Marzo del 2015, con sus respectivos talleres, conferencias magistrales, y paneles. Otros eventos se inscribieron en este movimiento desde Argentina, Chile, Puerto Rico, Nicaragua, México, Costa Rica, Panamá, Colombia (Califotos– y Cartagena de Indias), Jamaica y Brasil.

Captura de pantalla 2016-04-15 a las 6.00.35 p.m.

Finalmente, el #EvalYear tuvo su cierre (más no su  evento final, el que sucedió el mismo 31 de Diciembre en Pakistán!) en el Segundo Foro Global de la Evaluación, en Katmandú (Nepal). Este foro global congregó a unos 130 participantes de redes y asociaciones de Evaluación (VOPEs), parlamentarios, organizaciones de la sociedad civil, agencias de Naciones Unidas, y donantes, quienes durante dos días se abocaron principalmente a clarificar el qué y el cómo de la Agenda Global de Evaluación 2016-2020 (EvalAgenda2020).

Entonces, luego de la gran fiesta del #EvalYear, ¿nos dura la resaca todavía? ¿Eval Hangover??

the_hangover_part_2_by_xric-d3i0x1d

 

Pues, parece que no!:-) . Y el mejor indicador para ello es observar el movimiento que hay alrededor de las nuevas iniciativas o redes de trabajo en el seno de EvalPartners, presentadas en sociedad en el Foro Global de la Evaluación, en el que se dedicó mucha energía al desarrollo de sus objetivos y planes específicos:

1) EvalSDGs, con foco en la evaluación de los 17 objetivos del desarrollo sustentable declarados por Naciones Unidas para su logro en el 2030;

2) EvalYouth, una red internacional que da voz y desarrolla capacidades para  jóvenes y (no tan jóvenes) evaluadores emergentes. Aquí también en castellano (EvalYouthLAC), y con unos brevísimos videos testimoniales de colegas de la región (gracias por los videos, Esteban Tapella!): Ale Lucero, Jossete Arévalo, Rodrigo Luna, Pablo Benitez; Antonella Guidoccio; y Sofía Estevez.

3) EvalGender+, y en castellano la comunidad EvalGénero: un espacio para compartir, aprender y construir propuestas en torno a la incorporación del enfoque de género como criterio de calidad de las evaluaciones. Vean los testimonios en video de Fabiola Amariles, Alejandra Faúndez, y Julia Espinosa Fajardo;

4) EvalIndigenous; red interesada en hacer avanzar la participación de los pueblos indígenas a fin de que contribuyan y lideren prácticas y esfuerzos de evaluación a distintos niveles;

5) El Foro Global de Parlamentarios para la Evaluación, el cual ya cuenta con su respectivo Foro de Parlamentarios de América Latina y el Caribe: un espacio de participación voluntaria y plural de parlamentarios para fomentar y promover el desarrollo de políticas y prácticas de evaluación en la región;

6) La red por la Profesionalización de la Evaluación; compartiendo información y definiendo principios generales para orientar los procesos de profesionalización de la evaluación;

7) El apoyo a redes, sociedades y asociaciones de evaluación (VOPEs) en todo el mundo. El instrumento para ello: el Toolkit o caja de herramientas para el desarrollo institucional de estas organizaciones.

Entonces, ya sea que hayamos estados más cerca o más lejos de las celebraciones y de las discusiones sobre la agenda para el futuro de la evaluación a nivel internacional, todos podemos jugar un rol a fin de convertir a la evaluación en una práctica cada vez más extendida y profesional.  Todos (y con ello me refiero  a evaluadores, gobiernos, agencias internacionales, ONGs, academia, VOPEs, etc.) debemos apuntar a construir un campo de la evaluación cada vez más maduro y relevante.

Una puerta de acceso para ello es vincularnos a las redes o grupos de trabajo antes nombradas, y aportar desde ahí para mejorar y fortalecer la teoría y práctica de la evaluación a nivel global, regional, y nacional (¿y porqué no otros niveles…? Sino, vean la intención de John Gargani, presidente de la American Evaluation Association:-)

91F5D8DB-5298-4F61-A9FB-C60F49D776BA

#Evaluación y cambio: Salvando las pequeñas y medianas empresas de Sri Lanka (#eval stories I)

Evaluaciones que marcan la diferencia” es una colección de 8 historias de evaluación recogidas en distintos lugares del mundo, y una de las primeras investigaciones sistemáticas sobre los factores que contribuyen a que las evaluaciones de alta calidad sean utilizadas por las partes interesadas para mejorar los programas y proyectos, y mejorar así la vida de las personas. Estas historias reflejan no sólo el punto de vista de los evaluadores, sino también de quienes comisionan y de quienes usan las evaluaciones. Esta historia es la primera de las ocho historias desarrolladas en el marco del proyecto. Para compartirlas en Inglés y Francés, visitar el Blog Evaluations that make a difference.

—-

Desde que  finalizó la larga guerra civil en Sri Lanka en el año 2009, la economía nacional se ha recuperado a un ritmo asombroso, y el crecimiento del PBI oscila actualmente entre el 6% y el 8%. No hay duda de que la paz ha traído dividendos: el turismo se ha recuperado y China ha hecho grandes inversiones en infraestructura. Además, los trenes atraviesan de nuevo el largo de esta isla con forma de perla, ubicada en el océano Índico frente a la costa sur de la India.

Tejedora de una PyME

Pero no todo son buenas noticias. Con el regreso de la paz, las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) descubrieron con pesar que China, India y Bangladesh habían copado – a sus expensas – todos los mercados globales a los que exportar la producción en serie y textil. Además, el gobierno nacional había prestado poca atención al sector PyME en los últimos años. Para los cientos de empresarios que alquilan  tierras en alguno de los 18 polígonos industriales de propiedad estatal gestionados por la Junta de Desarrollo Industrial (IDB), el auge económico parecía no haber llegado.

La lista de quejas era larga y detallada. El precio de los alquileres estaba fuera de control, y más que se duplicaba año tras año. Además, a pesar de que los alquileres eran satisfechos, no parecía haber ninguna correlación con la calidad de la infraestructura. Las carreteras tenían más baches que asfalto, la electricidad era poco fiable y el marketing coordinado simplemente brillaba por su ausencia. Aunque el gobierno estaba invirtiendo a conciencia en la infraestructura nacional, las empresas más pequeñas parecían pasar inadvertidas.

R.S. Balanathan, director gerente de la  firma exportadora de seda Ko Lanka, comenta que las industrias en los distintos estados estaban sin desarrollar: ‘Las carreteras eran malas, y los alquileres muy altos.

En 2013, la situación empezó a cambiar cuando el Ministerio de Industrias Tradicionales y Desarrollo de Pequeñas Empresas encargó una evaluación integral del sector. Un equipo de evaluadores independientes liderados por Ajith Ekanayaka comenzó a viajar a cada uno de los 18 estados de todo el país para examinar los problemas que aquejaban al sector y sugerir soluciones a partir de ahí. Ekanayaka dejó muy claro que bajo ningún concepto esa evaluación debía verse relegada a una estantería. Debía tener un claro enfoque a la utilización y, además, de inmediato.

Durante cinco meses, los evaluadores reunieron su material, llevaron a cabo grupos focales con las distintas asociaciones industriales y entrevistaron a los gerentes y oficiales de distrito. Los tres grandes problemas que surgían una y otra vez eran la infraestructura en decadencia, los precios exorbitantes del alquiler y los elevados costes del préstamo. Algunos industriales tenían preocupaciones especiales, como por ejemplo los dedicados al metal. Estos industriales lamentaban no poder acceder a las materias primas dado que casi todo el metal de chatarra se estaba exportando. La evaluación también reveló que algunos propietarios de PyMEs fallidas estaban utilizando las propiedades para construir viviendas. Como la debilidad experimentada por el sector se iba alargando en el  tiempo, el empleo de minorías étnicas y de población rural pobre – que proporcionaban gran parte de la fuerza de trabajo en los polígonos industriales – también se vio disminuido.

El informe de evaluación dio voz a antiguos reclamos y recomendó cambios radicales. Lo que se necesitaba, argumentó Ekanayaka, era la intervención directa del gobierno nacional. El secretario del Ministerio de la Pequeña Empresa, Velayuthan Sivagnanasothy, reflexionaba sobre los hallazgos:

La evaluación mostró que el IDB era un mero cobrador de alquileres y que no había trabajado en la mejora de los polígonos industriales. Con una evaluación de este  tipo, el cambio sería mucho más fácil de generar. El proceso de evaluación fue una plataforma que sirvió para llevar la voz de los sin voz al más alto nivel de los responsables políticos.

Sivagnanasothy presentó la evaluación a todos los ministros relevantes del gabinete a  fin de asegurarse su apoyo. Con el gabinete de su lado, no había manera de que las cuestiones planteadas por la evaluación pudieran ser ignoradas.

Y así sucedió. El ministerio elaboró una política nacional de desarrollo de las PyMEs, realizando una amplia consulta y aprovechando la experiencia y el asesoramiento de otros ministerios y organismos. Pero incluso antes de que se pudiera adoptar dicha política, el cambio empezó a propagarse. Las recomendaciones prácticas de la evaluación habían sido “compradas”. ¿Por qué? Pues porqué los políticos habían tenido acceso a diversos insumos e ideas a través de sesiones preliminares de discusión. Y también porqué la evaluación fue construida con fuertes conexiones con los principales actores interesados, y sobre una amplia y creíble base de datos y evidencias. Según Sivagnanasothy, mucho se ha logrado a partir de esta evaluación. Él recuerda:

Cuando los alquileres subían, los industriales solían gritar y lamentarse: ¿cómo podremos hacerles frente?. Fuimos capaces de convencer al gobierno central de limitar el aumento del alquiler al 7% anual. Eso es un entorno predecible, y por tanto un entorno propicio. No sólo eso, sino que la introducción de préstamos focalizados con intereses más bajos y períodos de carencia más largos, significaba que las PyMEs podrían expandir sus operaciones con mayor facilidad. En cada una de las propiedades, la producción manufacturera ha aumentado, y con ella, las ganancias de las PyMEs, lo que ha derivado en más puestos de trabajo. Su efecto se ha derramado hasta las aldeas rurales.

Calzado producido por una PyME de Sri Lanka

El cambio tangible de actitud entre la administración del IDB hacia las PyMEs fue confirmado por Ratnamalala, que elogió a la evaluación por todo lo que ella revelaba. ‘Hemos ampliado nuestra prestación de servicios y hemos creado un cambio en la mentalidad de nuestros oficiales, orientándolos hacia el desarrollo.’

 El cambio para el IDB fue significativo, ya que se sometió a una reestructuración con el  fin de pasar de una actitud reactiva a una proactiva. El IDB se centra ahora en brindar capacitación, facilitar el acceso a materias primas (tales como la chatarra previamente escasa), y el acceso al crédito. No sólo eso, sino que el porcentaje del alquiler pagado que se destinaba a mejorar la infraestructura alrededor de los polígonos industriales se incrementó diez veces, de tan sólo un 3.2% por ciento a un 20 a 30%.

 A  fin de abordar el problema del acceso al crédito, el gobierno puso en marcha un plan especial con tarifas preferenciales para impulsarlo. Se introdujeron esquemas de marketing conjuntos para facilitar a los compradores potenciales el examen de la gama y la calidad de los productos. Todas las PyMEs pueden ahora acceder a un ‘programa de asistencia’ orientado a reintroducirlas en una situación de mayor bienestar, a la vez que la normativa se ha hecho más estricta a  fin de reducir el uso residencial de los polígonos. Además, a las industrias del metal se les proporcionó un balón de oxígeno – a expensas de los comerciantes de chatarra – con la prohibición de la exportación de chatarra. La suma inyectada en mejoras de infraestructura inmediatamente después de la evaluación fue de 305 millones de rupias de Sri Lanka (US$ 2,3 millones), y cabe decir que más fondos están en camino.

Para el director general del IDB, Ratnamalala, otro de los beneficios de la evaluación fue simplemente ser escuchados. ‘Tenemos acceso directo al gobierno central,’ dice. ‘Ahora, con estas mejoras, vamos a ver un crecimiento en nuestros polígonos industriales.’

En el terreno, los resultados que se derivan de los rápidos cambios promovidos por la evaluación, han sido impresionantes. Las voces de los pequeños y medianos empresarios han sido escuchadas, y las líneas de comunicación con el gobierno están abiertas. 

El exportador de seda Balanathan ha visto como ahora cuenta con más dinero en su bolsillo – y eso significa su expansión en los mercados claves de Europa y Oriente Medio. De tener 100 empleados en 2013, actualmente emplea a 130.Tenemos una fuerte competencia con China y Bangladesh,’ dice, ‘pero estos cambios nos hacen más compe  vos. Ahora tenemos una mayor producción de seda que la suya. ¡Podemos ganarles!

 ——

Velayuthan Sivagnanasothy, Secretario, Ministerio de Industrias Tradicionales y Desarrollo de Pequeñas Empresas (sivagnanasothy@hotmail.com) encargó la evaluación del Programa de atención a las Pequeñas Empresas y utilizó las recomendaciones de la evaluación para llevar adelante cambios en las políticas y acciones programáticas que produjeron verdaderos cambios en la vida de las personas.

Ajith Ekanayake, Consultor Independiente en Monitoreo y Evaluación, lideró al equipo de evaluación.

Vaidehi Anushyanthan, Director Asistente, Ministerio de Hacienda, coordinó conjuntamente la evaluación como punto focal del Departamento Nacional de Evaluación del Gobierno.

Narradores: Jessica Kenway y Doug Hendrie

Carretera reparada

De la evaluación influyente a la evaluación con impacto: evaluaciones que marcan la diferencia. #eval

¿Cuál es el valor real de la evaluación?pen-blue-feather-ink-old-paper-wall_18115
¿Qué factores contribuyen, suman, y aportan para convertir en valiosa a una evaluación en particular?
¿Cuáles son los beneficios de la evaluación, y cómo se expresan o se miden?
¿Cómo pueden ser descriptos dichos beneficios de manera tal que tengan sentido para los ciudadanos y para los hacedores de políticas?
¿Pueden ser las historias o narrativas una buena manera de comunicar los resultados de la evaluación?
 .
Comenté hace tiempo mi participación junto a un grupo internacional de evaluadores en un proyecto financiado por EvalPartners cuyo propósito era recoger historias de evaluación que ayudaran a responder estas preguntas. El título del proyecto –Evaluaciones que marcan la diferencia: historias de todo el mundo– ya señalaba la orientación y el propósito de nuestra búsqueda.
 .
Un primer paso fue definir nuestro entendimiento sobre qué son esas “evaluaciones que marcan la diferencia”. Sin duda que muchas evaluaciones presentan metodologías sólidas y, cuando los astros se alinean, son capaces de informar la toma de decisiones y mejorar programas, organizaciones y políticas. En esos casos hablamos de la influencia de evaluación. Sin embargo, en este proyecto estábamos particularmente interesados en ir más allá de esto, y explorar qué pueden hacer las evaluaciones para mejorar la vida de las personas y contribuir al desarrollo social (el llamado social betterment). Hacia esto apunta la noción de impacto de la evaluación.
.
Evaluaciones con impacto EvalStories
.
Una vez hecha la difusión y convocatoria, recibimos más de 60 historias de evaluación con impacto, de las que elegimos ocho para profundizar y desarrollar.  Con la colaboración de evaluadores, funcionarios, demandantes de la evaluación, beneficiarios de la intervención, y narradores profesionales, llegamos al producto final, presentado hace unos meses atrás.
Destilando aprendizajes de esas historias, hemos encontrado que hay al menos ocho factores facilitadores que contribuyen a que las evaluaciones tengan impacto en las personas y en la mejora social.  Sucintamente, estos son los factores identificados:
 .
1. Dar voz a los sin voz : en una evaluación todas las voces deben ser escuchadas, pero los que menos poder tienen a menudo son los menos escuchados;
 .
2. Proporcionar evidencia creíble sobre la base de un diseño y metodologías de alta calidad;
 .
3. Utilizar un enfoque positivo que enfatice las fortalezas, oportunidades, aspiraciones y resultados;
 .
4. Sumar activamente a la evaluación a usuarios y beneficiarios a través de un proceso centrado en la utilización, que facilita la adopción de la evaluación a medida que progresa;
 .
5. Insertar a la evaluación al interior de la iniciativa evaluada desde el inicio de la misma, si es posible, con el fin de contar con información de línea de base y promover el pensamiento evaluativo;
 .
6. Tener una preocupación sincera por el desarrollo y resultados de la evaluación, de tal manera que quienes la solicitan, los usuarios, y los evaluadores, trabajen en coordinación a fin de asegurar evidencia creíble;
 .
7. Abogar por la evaluación – los evaluadores necesitan trabajar con los agentes de la intervención y los usuarios para ayudarles a entender cómo la evaluación puede contribuir a la toma de decisiones;
 .
8. Concentrarse en el impacto de la evaluación: desde el inicio de la evaluación, los evaluadores deben pensar en el efecto potencial de la misma sobre el programa y sus participantes.
 .
Con el propósito de darle mayor espacio y atención a las historias de evaluación que favorecieron la emergencia de estos factores facilitadores del impacto de las evaluaciones, las próximas semanas iremos presentando cada una de dichas historias. Valga el plural pues difundiremos las historias en castellano en Al Borde del Caos, así como en Inglés y Francés en el blog del proyecto EvaluationStories.
 .
Quedan invitados a unirse a estos intercambios y compartir sus propias experiencias, ya que realmente nos gustaría conocer (y sumar!) más historias de evaluaciones que han marcado una diferencia…
-<
storytelling

Introducción a la evaluación para América Latina y el Caribe, y otros cursos más…

Quizás pasó desapercibido el anuncio -realizado a mediados de Enero pasado en distintas listas de correo sobre evaluación- que estaban nuevamente disponibles los cursos on-line gratuitos elaborados en el marco de la Iniciativa EvalPartners.

Verán abajo una lista completa de los cursos, la mayoría de ellos en Inglés, además de los cursos en Francés, Árabe, y Castellano. Éste último, el  Curso introductorio de evaluación para América Latina y el Caribefue producto de un proceso largo y mancomunado, coordinado desde la ReLAC por nuestro colega Luis Soberón (Perú).  Del mismo, ya habíamos hablado antes aquí.
Sirva este mensaje para poner a todos y todas al tanto de esta novedad. Por favor hagan circular este mensaje entre sus colegas y amigos interesados en la temática de la evaluación y el desarrollo.
Register now to e-Learning on Development Evaluation
 UN Women, Claremont Graduate University and IOCE, under the EvalPartners initiative, with support from The Rockefeller Foundation and in partnership with UNEG, OECD/DAC EvalNet, ALNAP, UNICEF, ReLAC, IPEN and EvalMENA, are pleased to announce the opening of the registration for the first 2016 cohort of the introductory e-Learning programme on Development Evaluation, which starts on 19 January 2016. In the previous rounds, almost 25,000 participants from 172 countries registered, with a satisfaction rate of 72%.
The e-learning is composed of the following courses:
·         Advocating for Evaluation
In addition, you can also create/customize your own course by taking the 10 units you are most interested, or take a few units and not an entire course (however, in this case, you won’t obtain a certificate).
The e-learning is free and open to all interested evaluators. You may attend virtually from your personal or work computer anywhere in the world. The course includes on-line lectures, reading material and multi-choose tests. On successful completion of the e-learning course you will be able to print out a certificate of virtual attendance.
For additional information, watch the introductory video by Marco Segone (UN Women Evaluation Office Director, UNEG Chair and former EvalPartners Co-Chair) and Natalia Kosheleva (former IOCE President and former EvalPartners Co-Chair). For registration, visit http://mymande.org/elearning/
Best regards
Colin Kirk, EvalPartners Co-Chair and Director, Evaluation Office – UNICEF
Ziad Moussa, EvalPartners Co-Chair  and IOCE President
Marco Segone, UNEG Chair and Director, Independent Evaluation Office – UN Women
Stewart Donaldson, Claremont Graduate University
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.985 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: