Mentes criminales (por entregas) en un arma de construcción masiva. #Eval

Nuestro amigo Carlos Rodríguez Ariza, marxista de la onda de Groucho, ha publicado una muy original reseña del libro Dejar Huella: Historias de Evaluaciones que Marcaron la Diferencia. La misma vio la luz originalmente en su muy activo blog Triple A D: Aprendiendo a Aprender para el Desarrollo, y ahora la replico aquí pues no resisto la tentación de compartir su enfoque, su pensamiento y sus desafíos. ¡Enhorabuena, Carlos! 

 

“Su misión, si usted decide aceptarla, será dejar huella o alguna utilidad,
algún uso de esta evaluación. Como ya sabe, si usted o algún
miembro de su entorno (equipo, beneficiarios, gestores,
evaluadores o decisores) es ignorado, olvidado, apartado,
mal citado, criticado, calumniado, ninguneado u
olvidado, la Secretaría negará tener conocimiento
de sus acciones.
Este mensaje se autodestruirá en cinco segundos”.

Nos empeñemos en escribir en una era en la que nadie lee. Pero aquí el gran mensaje es recordarnos (una vez más) que las protagonistas son ellas y las personas que las rodean, las siete magníficas: siete historias, siete relatos, siete narrativas que ya han hecho historia, aunque aún aspiren a seguir contando. Y en la era de los 280 caracteres, no es fácil que una gran historia llegue a ser contada, escuchada y aprendida…Recordemos que no hay camino sino estelas en la mar. Son protagonistas las personas que contribuyeron y a las que contribuyen a ese proceso evaluativo. Y aunque por sí solas son protagonistas, gracias al equipo de Pablo y Esteban, otr@s hemos conocido sobre ellas.  Por supuesto no son las únicas historias ya que, por diferentes razones, otras no están en este libro, pero probablemente son también historias dignas de ser contadas y aprendidas.

No es un tema menor con el que discrepo con Pablo Rodriguez-Bilella y Esteban Tapella y su súper equipo (Vanesa Castro, Cecilia Luna y María Alejandra Lucero): en el título, Dejar huella, Historias de evaluaciones que marcaron la diferencia. Aunque algun@s nos quieran engañar, como tod@s sabemos bien, aprender y utilizar las evaluaciones es un crimen, lo sigue siendo y lo era hace más de cuarenta años, cuando M. Q. Patton ya nos empezaba a martillear con su “Utilisation Focus Evaluation” (Abril 1978). De otra forma no se entienden los pocos cambios reales (por dentro) y los muchos cambios de traje (por fuera) que vamos teniendo.

Por eso yo más bien habría llamado a este documento, “Historias de crímenes que dejaron huella”, “La huella del crimen” o ”Manual del crimen perfecto”Mentes criminales, ¿a quién se le ocurre?. Y es que lo que han logrado es un crimen: para resolver un crimen hay que encontrar su motivación, su oportunidad y los medios. Pues bien, dado que raramente encontramos la motivación, la oportunidad y los medios para el aprendizaje, la utilidad e incluso el uso de una evaluación, yo estoy convencido de que esto es así porque aprender debe ser un crimen o al menos algo realmente malo. Y siempre me he dicho que, de encontrar una evaluación útil, esa utilidad o incluso ese uso evaluativo, sería algo así como el crimen perfecto.

Pues aquí me encuentro que gracias a estas mentes criminales tenemos un libro de relatos criminales.

Y les pongo un ejemplo, lo pesado que he sido para escribir esta reseña: durante meses me puse excusas para no encontrar motivación, la oportunidad y los medios para escribirla. Y no eran válidas tales excusas: como veremos, todo en la vida es cuestión de prestar atención y poner prioridades, y con la utilidad y el uso evaluativo pasa lo mismo.

Todos los factores que influyen en el uso evaluativo están recogidos en estas siete historias, entre otros, (1) la calidad de los procesos y los productos evaluativos, (2) los factores relacionales, (3) los factores organizacionales relacionados con el objeto evaluado y (4) las influencias externas. Parece una quimera, una misión imposible, pero quizás merezca la pena: Enfrentarse a esos factores a veces nos hará sentirnos como Don Quijote contra los molinos. Sólo un@s poc@s hidalga@s de triste figura, ven los auténticos gigantes, donde otros ven simples molinos. Enfrentarse a los factores que influencian la gestión del conocimiento y el uso de las evaluaciones parece más complicado que todos los capítulos de las versiones antiguas y modernas de “misión imposible”…

Lo importante es leer sobre esos crímenes para encontrar nuevas oportunidades, motivaciones y medios para que se cometan más. Volvamos a recordar ese crimen tan improbable como es el uso de las evaluaciones: como se describe a lo largo de esas siete historias, para que las evaluaciones sean efectivamente utilizadas, hacen  falta:
(1) Motivaciones (liderazgo y cultura del aprendizaje), (2) Oportunidades (Propósito, demanda de información y priorización), (3) Medios (estructuras y recursos)

Y que los perpetradores, los encubridores, los facilitadores o los colaboradores de ese horrible crimen que es aprender, no sólo no queden impunes, sino que se repitan…seamos todos criminales del aprendizaje, del uso y de la utilidad, criminales en serie si pudiera ser.

Y de nuevo, no soy el primero en hacer paralelismos entre el trabajo evaluativo y el detectivesco, pero más que aspirar a ser héroes de novela (histórica o criminal), los involucrados en los procesos evaluativos podríamos aspirar a ser mejores agentes transformador@s: el reto es dar protagonismo a la gente en un sistema que se reinventa a sí mismo para dar la apariencia de que algo cambia p@ra seguir manteniendo el statu quo, (¿rendición de cuentas a las poblaciones afectadas?, ¿voces de l@s afectad@s, desplazad@s, retornad@s?)…pero de qué estamos realmente hablando por favor…porque dejemos las cosas claras: la voz (cantante y sonante) sigue siendo la de la l@s poderos@s.

Y eso es algo que la evaluación como la entiende “Dejar huella” quiere cambiar. Pensemos, sigamos creyendo, que la evaluación es un arma cargada de pasado y de futuro. Tal es la evaluación: evaluación -herramienta a la vez que latido de lo unánime y ciego.  Maldigamos la evaluación concebida como un lujo cultural por los neutrales que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.  Maldigamos la evaluación de quien no toma partido, partido hasta mancharse
(Adaptado de La poesía es un arma cargada de futuro, Gabriel Celaya cantado por Paco Ibáñez)

Finalmente animo encarecidamente a no leer “Dejar huella, Historias de evaluaciones que marcaron la diferencia”, a no leerlo necesariamente de un tirón me refiero, porque esto no es una novela sino siete relatos cortos…

Y me temo que hay que avisarlo, aun a riesgo de adelantar el final. (Su misión, si usted decide aceptarla), si quieren leer las siete historias, a pedazos o como quieran: recordemos que su contenido puede ser un arma de construcción masiva, quizás no nos hagan más felices, pero como mínimo nos aportarán algo (mejora, conocimiento, aprendizaje, buena conciencia…) y algún que otro tema de conversación …
.

Anuncios

Un nuevo proyecto: #EvalParticipativa, la comunidad de Evaluación Participativa

Comparto en este espacio el lanzamiento de EvalParticipativa, la Comunidad de Práctica y Aprendizaje en Evaluación Participativa para América Latina y el Caribe, un nuevo proyecto en el que comenzamos a trabajar desde el programa de investigación PETAS junto al proyecto Focelac. Más detalles abajo, y ¡¡bienvenid@s desde ya a sumarse y a aportar!!

——

Estimad@s colegas y amig@s,

con gran alegría lanzamos EvalParticipativa, la Comunidad de Práctica y Aprendizaje en Evaluación Participativa para América Latina y el Caribe”, iniciativa conjunta entre el programa de investigación PETAS, de la Universidad Nacional de San Juan, Argentina, y el proyecto Focelac, para fomento de capacidades y articulación de actores de la evaluación en América Latina del Instituto Alemán de Evaluación para la Cooperación al Desarrollo, DEval.

Esta iniciativa, a la que ya se han sumado algun@s soci@s como TECHO, ReLAC y la Fundación para la Superación de la Pobreza y su programaServicio País, tiene como sustento la fuerza y motivación que ofrece el trabajo entre pares. Creemos que la comunidad es un mecanismo sumamente útil para profundizar el conocimiento y la experiencia a través de diferentes instancias de interacción (capacitación, encuentros y ferias de herramientas, webinars, publicaciones, etcétera).

Queremos compartir y aprender de tod@s aquell@s que de una u otra forma se involucran en un proceso evaluativo: evaluador@s, tomador@s de decisiones que solicitan una evaluación, organismos de la sociedad civil que son usuarios de programas y proyectos, investigador@s y docentes dedicados a la evaluación, entre otros. Apuntamos a que, a través de un espacio de interacción virtual y/o presencial, l@s interesad@s en el campo de la evaluación participativa reflexionen y mejoren su práctica, se apoyen en sus esfuerzos y construyan conjuntamente productos (metodologías y herramientas) que ayuden a profesionalizar la práctica de la evaluación participativa. Nuestro cariz de comunidad de aprendizaje está dado por el marco dialógico, donde el rol del facilitad@r apunta a que cada participante aporte sus saberes, ofreciendo conceptos, metodologías y herramientas.

A partir de lo antes dicho, invitamos a l@s colegas interesados en esta temática a integrar y participar de esta Comunidad de Práctica y Aprendizaje. En este sitio, el espacio de encuentro de la comunidad EvalParticipativa, encontrarán más información sobre nosotros, nuestro propósitos y actividades, los recursos y materiales que deseamos compartir, y los medios y formas de comunicación y articulación. A través del sitio iremos volcando noticias y novedades de la Comunidad de Práctica. L@s invitamos a seguirnos, suscribiéndose y compartiendo sus propias experiencias, materiales o herramientas. También pueden seguirnos y participar a través de Facebook, Instagram y Twitter.

En el marco de la Semana Internacional de la Evaluación ofrecimos un Webinar de lanzamiento de esta comunidad de práctica y aprendizaje. Pueden acceder al mismo  en el video a pié de este blog.

Confiamos que esta propuesta madure y cuente con la presencia activa de divers@s actor@s de nuestra región. Quedamos muy atentos a sus comunicaciones y deseamos estar en contacto.

Un saludo muy cordial,

Esteban Tapella, Pablo Rodriguez Bilella (PETAS-UNSJ),
Juan Carlos Sanz y Andrea Meneses (Focelac-DEval)

El Magnificat

(publicado originalmente en el blog del PETAS, sitio web de mi equipo de investigación)

Esta nota trata sobre la mamá del Jesús de Nazaret, no de religión (no teman, 😉 )

En nuestro equipo del PETAS tenemos un grupo de WhatsApp para propósitos múltiples (como suele suceder hoy en día en todos los grupos de trabajo). Además de lo propiamente académico, en el grupo obviamente compartimos chistes, memes, etc. Justamente en estos días pre-navideños, una figura de los renos de Papa Noel sentados en el asiento del trineo mientras el abuelo con barba tiraba del mismo, con la leyenda ¡Viva la Revolución! dio lugar a un breve intercambio sobre la revolución, qué revolución, su sentido, su orientación, etc. Algunos dirán que era un diálogo de intelectuales mientras otros quizás pensarán que era de nerds de las ciencias sociales (o las dos a la vez).

En lo personal, me hizo recordar la lectura que este domingo previo a la Navidad se leerá en todos los templos cristianos del mundo. La duda que me nace en este momento es si se leerá completa la lectura y el canto de Doña María, la morena de Nazaret (si bien lo de ‘Doña’ habría que dejarlo para más adelante, pues era apenas una joven de unos 15 años).

Cuenta el evangelista Lucas que María, ya embarazada de Jesús, se dirigió a acompañar a su prima Isabel, que vieja y todo estaba también de espera, en este caso de quien sería Juan el Bautista. Luego de que Isabel la saludara con entusiasmo por esta visita, María comienza lo que será el discurso más largo de todo el Nuevo Testamento puesto en boca de una mujer, conocido como el Magnificat (por su primera palabra en la traducción al Latín). En aquella sociedad, de hace dos mil años, que un escrito religioso presentara un discurso en boca de una mujer, ya de por sí es algo que causa curiosidad. Y cuando uno lo conoce un poco más, causa asombro. Arranca María con lo siguiente:

Se alegra mi alma con la grandeza del Señor, y mi espíritu festeja a Dios mi salvador, porque se ha fijado en la humildad de su sierva, y en adelante me felicitarán todas las generaciones, porque el poderoso ha hecho grandes cosas por mí, su nombre es santo.  Su misericordia con sus fieles se extiende de generación en generación.

Hasta aquí, para la mayoría de los lectores de tradición cristiana, nada muy nuevo ni llamativo. Un lenguaje “tradicional” y “religioso”, o incluso “tradicionalmente religioso”, que por algo resultará tan familiar y conocido. Pero a renglón seguido, la joven María se despacha con lo siguiente:

Despliega la fuerza de su brazo, dispersa a los soberbios en sus planes, derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes, colma de bienes a los hambrientos y despide vacíos a los ricos. 

¿Excuse me?! ¿Ésta es la mujer de quien se escriben libros sobre el valor de su silencio, su sumisión, su bondad sin límites? ¿Seguro que esto ES ASÍ en el evangelio? No contenta con estas sentencias, María baja aún más a tierra su mensaje para su pueblo, Israel, dominado y explotado por una potencia extranjera:

Socorre a Israel, su siervo, recordando la lealtad, prometida a nuestros antepasados, a favor de Abrahán y su descendencia para siempre.

Recapitulemos. Es el discurso más largo dado por una mujer en el Nuevo Testamento. Por una mujer pobre, por una mujer casi niña, y por una mujer soltera y embarazada!.  Oscar Romero, obispo asesinado por las fuerzas de seguridad del Salvador en 1980, solía realizar una comparación entre esta María y los pobres y desposeídos de todo poder en su país. Dietrich Bonhoeffer, pastor y teólogo alemán ejecutado por los nazis acusado de armar un plan para asesinar a Hitler, llamó al Magnificat “el más apasionado, el más salvaje, incluso se podría decir el más revolucionario himno que se haya cantado”. Todos los revolucionarios, los pobres y oprimidos que han conocido al Magnificat, han amado a esta María tan cercana a su realidad, despojada de oropeles y fantasías tal como la han lastrado durante siglos…

Al mismo tiempo, y como no podía ser de otra manera, el Magnificat ha sido considerado como peligroso por aquellos en el poder.  Veamos esta cita, con referencia a varios países y a la Argentina también:

Durante el gobierno británico de la India, se prohibió que el Magnificat fuera cantado en la iglesia. En la década de 1980, el gobierno de Guatemala descubrió que las palabras de María sobre el amor preferencial de Dios para los pobres eran demasiado peligrosos y revolucionarios. La canción había estado creando conmoción entre las masas empobrecidas de Guatemala, inspirándolas a creer que el cambio era realmente posible. Por tanto, el gobierno prohibió cualquier recitación pública de las palabras de María. Del mismo modo, después de que las Madres de la Plaza de Mayo colocaron las palabras del Magníficat en carteles en toda la plaza capital, la junta militar de Argentina prohibió cualquier exhibición pública de la canción de María.

Por supuesto que las iglesias cristianas también han silenciado muchas veces este canto, al menos los versos más duros y claros. Algunas canciones del Magnificat directamente se detienen ante aquello que suena demasiado “zurdo” para los oídos piadosos que encierran a Dios en los templos (perdón, que intentan y creen poder hacerlo). O tal vez la canción no suene como una “buena noticia”  (ese es el significado en Griego de la palabra Evangelio) para quienes estamos bien alimentados y somos ricos (todos quienes estamos leyendo esto somos ricos comparados con la mayoría de la humanidad), o estamos en alguna posición de poder, o de algún modo somos beneficiarios de sistemas que oprimen. Por el contrario, ¿cómo se siente, se saborea y se escucha el Magnificat si uno es parte de los marginados, los pobres, los vulnerables y los oprimidos… como lo fueron María y su hijo Jesús? Gustavo Gutierrez, teólogo dominico, escribió una vez que perderemos irremediablemente el significado del Magnificat con cualquier intento que hagamos de atenuar lo que dice sobre el amor preferencial de Dios por los humildes y los maltratados.

Quizás no sea una buena noticia para mí, que estoy en la parte acomodada de esta sociedad, sin pasar hambre ni ser pobre, tener empleo y cobrar regularmente. Pero sí es una buena noticia para mi prójimo, el más cercano y el más lejano, el local y el global, oprimidos por un sistema que parece alimentarse insaciablemente de la injusticia y la explotación.  Tratando de seguir las huellas del nazareno, creo y entiendo que solidarizarme con ese prójimo es la mejor, si no la única, forma de amar a la sabiduría infinita que no veo.  María de Nazaret puede iluminar el camino de creyentes, agnósticos y ateos mostrando cómo hay una ternura misteriosa a quien no le son ajenas nuestras realidades sociales, económicas y políticas.

En el mismo sentido, comparto estas ideas encontradas por ahí:

La Navidad tiene que ver con creerle a una mujer lo que dijo sobre su vida sexual.
La Navidad tiene que ver con una familia buscando protección como refugiados.
La Navidad tiene que ver con un niño pobre siendo apoyado por los más acomodados.
La Navidad tiene que ver con Dios identificándose con los marginalizados, no con los poderosos.

Feliz Navidad, amigos!

 

4 de Septiembre: día del inmigrante. Migrar no es un delito

 

Este país, que se enorgulleció siempre de ser forjado por inmigrantes (olvidando a la vez a sus habitantes originarios), debería tener muy presente esta campaña…

Un artículo original de la Revista La Vaca. Página de Facebook de la campaña Migrar no es delito.

La Campaña Migrar no es Delito rechazó la app del gobierno para expulsar inmigrantes y anunció un paro

Más de 50 organizaciones realizaron ayer una Audiencia Pública en el Congreso de la Nación para exigir la anulación definitiva del DNU 70/2017, que busca sistematizar la expulsión de migrantes, y denunciar que la aplicación para celulares que anunció hace unos días el gobierno es una herramienta ilegal de control social que no existe ni en los países con peores políticas migratorias. El 4 de septiembre, Día del inmigrante, realizarán un paro y movilización a Tribunales como parte del plan de lucha diseñado para anular el DNU.

 

Por Alejandro Volkind para lavaca.org

Durante poco más de dos horas, en la sala 1 del piso 2 del anexo del Congreso los migrantes tuvieron la palabra. El hecho, poco mediático, tuvo categoría de inédito. Desde que en enero de 2017 Mauricio Macri publicó el Decreto de Necesidad y Urgencia 70, que modificó aspectos sustanciales de la ley de Migraciones 25.871 y consolidó un discurso xenófobo en la sociedad, la problemática migrante no había tenido lugar en el recinto ni se habían escuchado las voces de sus protagonistas.

Por ello, esta Audiencia Pública convocada por la Campaña Migrar No es Delito y posibilitada por la diputada Romina Del Plá fue celebrada por los más de 15 oradores que a través de argumentos documentados y contundentes denunciaron con detalle el ataque sistemático tanto material como simbólico que viene realizando este gobierno sobre los casi 2 millones de inmigrantes que hoy en día residen en el país.

Representantes de la campaña Migrar no es delito junto a diputadas y diputados de la Nación.

No más pasos atrás

Para dimensionar el enorme retroceso en materia de Derechos Humanos que significó el DNU 70/2017 es importante conocer qué ley vino a neutralizar.

La ley de Migraciones 25.871, vigente desde finales de 2003, permitió la mayor regularización de inmigrantes de la historia argentina y fue considerada un “ejemplo mundial” por la Organización Internacional para las Migraciones. Esta normativa, que dio de baja una ley impuesta durante la última dictadura cívico militar, fue consensuada durante meses con organizaciones de derechos humanos y aprobada por unanimidad en ambas cámaras.

El decreto, por el contrario, fue publicado sorpresivamente en el Boletín Oficial, sin debate previo y sin pasar por el Congreso y habilitó un procedimiento de detención y deportación exprés de los extranjeros sometidos a cualquier tipo de proceso judicial. Para ello, el gobierno tergiversó datos oficiales que le permitieron vincular directamente migración y criminalidad.

Ahora una persona migrante que subsiste de la venta callejera podría ser denunciada penalmente por su actividad económica o por resistir un desalojo en la vía pública y ello ya lo clasificaría como “expulsable”.

“El decreto generó la sensación de que el Estado está saliendo a perseguir la migración y que la delincuencia está directamente asociada a la migración”, aseguró en la Audiencia Lucía Galoppo, abogada de la Comisión Argentina para Refugiados y Migrantes – CAREF.

Esta sensación se volvió concreta en los últimos días, cuando se conoció que el gobierno nacional implementará desde septiembre una “app para detectar inmigrantes ilegales o con antecedentes penales”. Esta aplicación, elaborada por la Dirección Nacional de Migraciones, estará en los teléfonos celulares de policías provinciales y nacionales y de médicos de hospitales públicos, quienes podrán saber la situación migratoria y últimos tránsitos de quienes consideren sospechoso, o mejor dicho, inmigrante.

“La aplicación lo que busca es un control social total, como en la época de la ley Videla: toda la administración pública puesta al servicio del control de una parte de la población a la cual se le atribuyen toda una serie de males”, denunció Pablo Ceriani Cernadas, director del Programa de Migración y Asilo del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Lanús. Las consecuencias de esta medida –advirtió- ya se conocen porque se vivieron en la década del ´80 y del´90: miedo de ir al hospital, miedo a estar cerca de una fuerza de seguridad, miedo de ir a la justicia a denunciar un delito, miedo a enviar a los chicos a la escuela. “Es una aberración en términos de políticas sociales, de salud pública, en materia laboral, educativa y de seguridad ciudadana”, señaló Cernadas.

Migrantes preocupados escuchan exposiciones dentro del Congreso.

Ni necesario, ni urgente

Desde su imposición, el DNU 70/2017 no paró de cosechar repudios. A las decenas de organizaciones de Derechos Humanos y de Migrantes que se manifestaron en contra, y que se unieron en la Campaña Migrar No es Delito, se hay que sumar al Comité Contra la Tortura de la ONU y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

A su vez, en marzo de este año, la justicia argentina lo declaró inconstitucional. ¿Los motivos? “El decreto no expone razones válidas —dadas las deficiencias que presenta en el análisis de las estadísticas— para sostener la necesidad inmediata de modificar la ley eludiendo la participación del Congreso”. En el fallo, los jueces de la Sala V de la Cámara de lo Contencioso Administrativo Federal también consideraron que el DNU atenta contra derechos fundamentales de los inmigrantes, dando lugar a todas las denuncias de las organizaciones de migrantes.

Sin embargo, el gobierno apeló y el decreto está vigente hasta que la Corte Suprema tome posición. Por ello, Galoppo sugirió no perder de vista que si bien el proceso judicial sigue su curso, no hay que perder de vista lo que pueda suceder con la sentencia de la Corte y advirtió sobre las distintas prácticas que actualmente están dificultando la inserción y regularización de los migrantes, entre las que destacó los altísimos aranceles migratorios que se pagan –que aumentan año tras año- y la demora en la entrega de turnos.

Para dar una idea, si un ciudadano del Mercosur quiere sacar un turno hoy –ejemplificó-, le darán fecha para el 20 de marzo de 2020. Durante esos 19 meses esa persona va a estar en situación irregular, no va a tener una constancia de que tiene un trámite pendiente, no va a poder trabajar en forma regular, ni alquilar una vivienda en condiciones dignas, ni va a poder entrar a una institución terciaria o universitaria, ni va a poder circular libremente por las fronteras. “Con estas medidas y con estas prácticas estamos empujando a la población a la irregularidad migratoria”, concluyó Galoppo.

Una joven migrante durante la sesión en el Congreso, con el volante que invita al Paro.

Camino al Paro

Zulema Montero es abogada y presidenta de la Asociación Civil Yanapacuna (“ayudándonos” en lengua aymara). Fue una de las decenas de personas que durante años luchó para que salga la ley de migraciones 25.871. Antes de empezar su intervención, aclara que está nerviosa y se pone a llorar. “Yo siento, porque trabajo con la gente migrante, las llamadas angustiantes, los mensajes de WhattsApp de lo que está pasando con los migrantes en Argentina. En Jujuy se están haciendo cobros indebidos, trámites que se tienen que pagar 1500 pesos se están cobrando 9000 pesos. La gente desesperada me pregunta qué hacer. Las expulsiones se están dando, y en casos que no corresponden. Yo lo que veo en la práctica es un retroceso total en derechos humanos”.

Con el fluir de las palabras su voz se hace potente. “Todas las organizaciones de migrantes tenemos que estar unidas y no aceptar ni el DNU ni esa aplicación, porque va a ser motivo de extorsiones. ¿Por qué perseguir a los migrantes, si somos trabajadores, si somos personas con dignidad? No estamos reclamando por reclamar: son derechos adquiridos”, remarca Zulema.

Migrantes, trabajadores y derechos son palabras que se repiten en casi todas las intervenciones y que permiten entender por qué el 4 de septiembre, Día del inmigrante, realizarán un paro y se movilizarán a la Plaza de Tribunales como parte del plan de lucha diseñado para anular el DNU.

“En este segundo Paro hemos tachado eso de Día del inmigrante. No queremos el festejo”, remarca Doris Quispe, integrante de la Campaña y del Partido Obrero. “Lo que queremos ser es sujetos políticos. Nos reivindicamos. Sabemos que aportamos a la economía, que tenemos derechos. No queremos ser más los pobrecitos. Somos una nueva generación migrante”, asegura.

“No podemos ser los chivos expiatorios para tapar la mala política económica de este gobierno”, sintetiza Zulema.

La frase retumba en todos los presentes, sin importar el país de origen. Este paro, por suerte, ya tiene fecha.

Viernes Light: Hacer lo correcto. El heroísmo práctico de Elin Ersson

Una noticia de esas que devuelven la fe en la humanidad. Tremendo ejemplo, en estas épocas tan necesitadas de este humanismo. Como se lee en una de las notas citadas abajo, una persona puede hacer exactamente lo que una persona puede hacer.

Publicado por Jorge Elbaum en El Cohete a la Luna

Elin Ersson es sueca. Estudia en Gotemburgo. Conoció a una familia de ciudadanos afganos que estaban por ser deportados. Cuando se enteró que uno de ellos, de 52 años, iba a ser enviado a Afganistán, donde hay una guerra civil que lleva tres décadas, compró un billete de avión a Estambul en el vuelo en el que el ciudadano afgano era expulsado.

Una vez en el avión, Elin exigió al piloto que no despegara hasta que se reviese la situación del afgano y se aceptase su asilo. Se negó a tomar asiento para impedir el vuelo y grabó en vivo el video que figura a pie de esta nota. “Si la persona afgana no desciende del avión no me muevo de acá”, dijo. Y cumplió. Algunos pasajeros la apoyaron. Otros la insultaron. Según las leyes aeroportuarias le espera una multa de miles de coronas suecas y una posible condena a prisión de uno a seis meses.

La especie humana migró originalmente desde África hacia los restantes cuatro continentes. En ese trayecto vio nacer y morir a seres despreciables y entrañables. Elin es una evidencia de estos últimos.

 

Recordad el nombre de esta mujer: Elin Ersson

Habla ahora el cinismo. Dice: “¿Y de qué sirve? Lo meterán en otro avión. Lo mandarán a Afganistán en el siguiente vuelo. ¿Y qué hay de los otros? Constantemente deportan inmigrantes ilegales. Muy bien, ella ha hecho la buena acción del día. Para qué. No lo ha salvado, solo le ha dado tiempo”. La voz del cinismo no se plantea jamás si una acción es buena o mala. La voz del cinismo piensa siempre en términos de excusa y de utilidad. Pero la respuesta a las preguntas retóricas del cinismo es tan sencilla como las palabras de Elin Ersson: ella ha hecho lo que está bien, que es lo contrario de lo que está mal.

Elin Ersson ha demostrado lo que un individuo puede hacer si quiere. Levantarse, soportar la presión del resto de los pasajeros, enfrentarse a una multa o una condena por desobedecer al piloto de un avión comercial. Detener un vehículo y al mismo tiempo la maquinaria de la indiferencia, como hizo el hombre chino que se paró ante el tanque en la plaza de Tiananmen. Enfrentarse a algo tan gigantesco e impasible como la política migratoria con la única arma al alcance de una chica de apenas 20 años: la resistencia.

 

(re)Pensando los criterios de evaluación del Comité de Ayuda al Desarrollo

El Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE formuló hace más de 15 años sus Criterios de Evaluación, los que fueron ampliamente adoptados por la comunidad global de evaluación. Estos se reflejan actualmente en políticas, manuales y en términos de referencia de una amplia gama de evaluaciones individuales por parte de ministerios de desarrollo, agencias, bancos, socios, ONG, etc. Generados originalmente para evaluar programas y proyectos de asistencia al desarrollo, han repercutido en las aproximaciones de la Gestión por Resultados y en una enorme diversidad de escenarios.

Los (ya famosos) criterios son los siguientes:

Pertinencia: El grado en que la actividad de asistencia se adapta a las prioridades y políticas del grupo objetivo, del receptor y del donante.

Eficacia: Medida del grado en que una actividad de asistencia alcanza sus objetivos.

Eficiencia: Mide los resultados (outputs), cualitativos y cuantitativos, en relación con los insumos (inputs). Es un término económico que apunta a detectar si la iniciativa utiliza los recursos menos costosos posibles para lograr los resultados deseados.

Impacto: Refiere a los cambios positivos y negativos producidos por una intervención de desarrollo, directa o indirectamente, intencional o involuntariamente.

Sostenibilidad: Contempla la probabilidad que los beneficios de una actividad continúen después de que se haya retirado el financiamiento de los donantes. La sostenibilidad contempla aspectos tanto ambiental como financiero.

Sin embargo, diversas realidades mundiales son hoy muy diferentes al momento en que estos criterios de evaluación fueron postulados. La globalización y la revolución de la información eran consideradas al inicio del siglo como fuerzas positivas, capaces de conducir a mejores conexiones entre pueblos y países, portadoras de la potencialidad de resolver desafíos como el cambio climático, la migración, los conflictos religiosos e ideológicos así como los racistas y étnicos, etc. En la actualidad somos testigos de la emergencia de movimientos en todo el mundo de rechazo a la globalización y su impacto en la inequidad y la desigualdad. El desarrollo ya no es una preocupación solamente para las naciones y pueblos “subdesarrollados” sino que se presenta como una empresa global, donde todos los países del mundo necesitan “desarrollarse” para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Si bien las diferencias de ingresos entre los países seguirán siendo un foco clave de las políticas de desarrollo, la expectativa es que ahora se discutan y analicen desde la perspectiva del logro del desarrollo sostenible global.

La evaluación global del desarrollo atraviesa a su vez un cambio similar, desde una profesión que se originó en países y organizaciones donantes, hasta consolidarse en su énfasis en los sistemas de monitoreo y evaluación nacionales en apoyo de las prioridades y los objetivos de los países. Los desafíos a los que se enfrentan los sistemas de evaluación al abordar estos problemas resultan, al mismo tiempo, locales, nacionales y globales. Repensar, revisar, o al menos discutir los criterios de evaluación se convierte entonces en una necesaria e importante actividad.

Leí por primera vez un cuestionamiento a la ubicua utilización de los criterios de evaluaicón del CAD desde una alta esfera del desarrollo en el Blog de Caroline Heider, directora del departamento de Evaluación del Banco Mundial. Ella comenta que los cinco criterios del CAD han venido a sostener y legitimar la enorme mayoría de los sistemas de evaluación en el campo del desarrollo internacional, enmarcando sus preguntas en torno a estos criterios (solicitados desde los Términos de Referencia) y pautando la redacción  (en su lenguaje) de los informes de evaluación.  Sin embargo,  la adhesión mecánica a los mismos en las evaluaciones “… tienden a menudo a dejar a los lectores con preguntas sin respuestas.” Para ella ese fue el puntapié inicial para dar cuenta que, después de 15 años de utilización de los criterios de evaluación del CAD, era hora de replanteárselos. Caroline ha desarrollado una muy completa serie llamada Rethinking Evaluation, dedicada a desempaquetar y debatir los criterios de evaluación mediante los cuales se juzga el éxito y el fracaso de las intervenciones de asistencia al desarrollo y así valorar si siguen siendo relevantes y aptos para el futuro.

Unos meses más tarde del inicio de dicha serie, Zenda Ofir comenzó en su blog su propia serie de reflexiones (las cuales alcanzaron a seis entradas). Al leer cada una de dichas entradas resulta muchas veces difícil saber si quedarse con la riqueza de sus reflexiones o bien los aportes de sus excelentes comentaristas. ¡Todo vale la pena!

Este movimiento ha precedido (y quizás impulsado) una consulta oficial con las partes interesadas de parte del Comité de Ayuda al Desarrollo, interesado en explorar cómo dichos criterios de evaluación pueden adaptarse al nuevo escenario del desarrollo y a la Agenda 2030. La consulta realiza básicamente tres preguntas:

    1. ¿Qué deberíamos mantener tal como está?

    2. ¿Qué deberíamos cambiar o adaptar?

    3. ¿Hay nuevos criterios que deben agregarse?

El proceso de consulta ya está iniciado y se mantiene abierto hasta el 31 de octubre de 2018. Se puede acceder al mismo en el siguiente enlace:  https://dacevaluationcriteria.org/, donde anuncian que en breve estará disponible en castellano y francés.

La organización IDEAS (International Development Evaluation Association), la red global de evaluadores del desarrollo, está directamente involucrada en esta iniciativa de consulta. Además de incentivar a sus miembros a participar en ella, está invitando a incluir la discusión sobre la adaptación de los criterios del CAD en un debate más amplio sobre el futuro de la evaluación del desarrollo global. Me parece un muy buen ejemplo a seguir por otras redes y asociaciones de evaluación regionales y nacionales. 😉 ¿Alguien recoge el guante?

Una amplia oferta de destinos a los que nadie querría ir: VolandoVa.com

 

Escuché hace poco un impactante podcast referido a VolandoVa.com, el primer portal de viajes de ayuda humanitaria. Éste es un ingenioso y loable sistema que la organización Médicos Sin Fronteras (Premio Nobel de la paz 1999) ha creado para apoyar su labor de ayuda a las víctimas de desastres naturales o humanos así como de conflictos armados en todo el mundo. El sitio VolandoVa.com  se presenta como “el primer portal de viajes en el que tú no viajas, tu ayuda sí“. Para ello, brinda una amplia oferta de destinos a los que nadie querría ir, pues son destinos que no necesitan turistas, sino ayuda urgente.

El mecanismo es realmente sencillo: elegir un destino, el tipo de viaje (el monto con el cual uno quiere colaborar), reservar el vuelo y enviar la ayuda donde uno crea más lo necesiten. Cada vuelo…

…incluye los materiales que necesitamos para dar asistencia urgente en el país que elijas. Con cada aportación, estarás contribuyendo a formar los kits médico-humanitarios que utilizaremos para ayudar a las personas más vulnerables.

Una opción que me ha parecido muy creativa y facilitadora para animarnos a meter la mano al bolsillo es la opción Amigo Invisible. Dicen ellos: Si no se te ocurre qué regalar, en VolandoVa.com te lo ponemos fácil. Te proponemos un regalo original y único con el que tu amigo y tú ayudaréis a miles de personas. Consiste en regalar un viaje a un amigo por solo 10 € (un poco menos de USD 12), para que mande ayuda humanitaria allí donde más se necesita. Una vez que uno compró el viaje, se recibe via correo electrónico un código de regalo con el que tu amigo podrá decidir dónde enviar  la ayuda.

Para continuar, la opción sencilla es re-enviar el email a nuestro amigo o amiga para que proceda con la selección del lugar y el envío del regalo que nosotros pagamos. Una opción un poco más elaborada es entregar el regalo personalmente, imprimiendo junto al código un modelo terráqueo que incluye los destinos de los vuelos.

Lo he probado varias veces y me ha parecido una opción muy buena desde distintos puntos de vista. En el email que escribo explicando el sentido del regalo y cómo proceder, incluyo la siguiente posdata: PD: la tradición invita a que de aquí a un año vos le debés hacer este regalo al menos a otra persona … 😉

Como dicen en  VolandoVa.comNo te pedimos que vengas. Te pedimos que nos lleves.

¿Viajamos?

Yemen. Cirugía de urgencia

Etiopía. Tratamiento de la desnutrición

Nigeria. Agua potable y saneamiento

Bangladesh. Atención a refugiados

.
Colombia. Salud mental /.Siria. Salud materna  /

Sudán del Sur. Vacunación a tiempo  /

R. D. Congo. Prevención y tratamiento de la malaria  /

A %d blogueros les gusta esto: