Aprendizaje e ingresos: capacitaciones que funcionan (#Eval stories V)

Evaluaciones que marcan la diferencia” es una colección de 8 historias de evaluación recogidas en distintos lugares del mundo, y una de las primeras investigaciones sistemáticas sobre los factores que contribuyen a que las evaluaciones de alta calidad sean utilizadas por las partes interesadas para mejorar los programas y proyectos, y mejorar así la vida de las personas. Estas historias reflejan no sólo el punto de vista de los evaluadores, sino también de quienes comisionan y de quienes usan las evaluaciones. Esta historia es la quinta de las ocho historias desarrolladas en el marco del proyecto. Para compartirlas en Inglés y Francés, visitar el Blog Evaluations that make a difference.

——–

Captura de pantalla 2016-05-22 a las 7.17.03 a.m.Al igual que muchos países, Kenia tiene una enorme población de jóvenes desempleados. Dependiendo de la perspectiva que uno asuma, esto resulta o bien una bomba de relojería, o bien una oportunidad para la formación profesional: una formación pertinente que permita a los jóvenes encontrar trabajo, ganar y ahorrar dinero, y salir de la pobreza.

El Instituto Comunidad y Progreso de Empoderamiento Juvenil (CAP YEI) abrió su primer centro de formación en Nairobi en el año 2011. En la India, el CAP ya había alcanzado un cierto éxito en brindar a jóvenes vulnerables la oportunidad de adquirir habilidades de trabajo útiles a través de la formación técnica y profesional. Ahora, el CAP YEI estaba dispuesto a aprender cómo este enfoque podría funcionar en Kenia. Financiado por la Fundación MasterCard en el marco de su iniciativa Aprende, Gana y Ahorra, el CAP YEI en colaboración con la Universidad de Minnesota, evalúa el desempeño de su trabajo para hacer cambios tanto en el corto como en el largo plazo y aprender sobre lo que funciona y lo que no. Las evaluaciones en curso han ayudado a dotar a los participantes de Kenia con habilidades técnicas y psicológicas para conseguir un trabajo o bien para iniciar su propio negocio.

Douglas Moseti, coordinador regional de la CAP YEI de Nairobi, ha estado vinculado al programa desde que éste comenzó. “Nos dirigimos a personas entre 18 y 25 años de edad que puedan demostrar que proceden de entornos vulnerables. En general, son personas huérfanas o provienen de familias monoparentales o de familias numerosas, donde un alto número de personas dependen de un único sostén de la familia.

Moseti sabe lo que significa necesitar una mano amiga en la vida. Él creció en la pobreza y se vio obligado a abandonar la escuela varias veces cuando su madre no pudo pagar las cuotas escolares. Acabó pudiendo finalizar la escuela secundaria gracias a un afortunado encuentro en su iglesia. Sin embargo, con un diploma de escuela secundaria sólo podía aspirar a un trabajo con una remuneración equivalente a US $1 al día. Un curso de capacitación profesional de 2 años estaba fuera de su alcance, al menos por el momento.

Captura de pantalla 2016-05-22 a las 7.17.17 a.m.CAP YEI ofrece 3 meses de capacitación adaptada a la demanda del mercado laboral. Para determinar qué cursos ofrecer, el personal de la CAP YEI explora el mercado local, y contacta a empresas y a empresarios a fin de identificar qué puestos de trabajo de nivel inicial o de entrada están disponibles. Con su primer centro en Nairobi – donde ahora tienen nueve – descubrieron que muchos hoteles requieren personal y guardias de seguridad, y que las empresas de construcción necesitan constructores y electricistas. Aprovechando que CAP YEI se vincula con los potenciales empleadores para identificar qué puestos de trabajo podrían ofrecer a sus graduados, también les pide opinión acerca del contenido de los cursos de capacitación, les anima a que ofrezcan tutorías personalizadas para los estudiantes de CAP YEI así como pasantías en su empresa una vez éstos se hayan graduado en el programa.

Es importante destacar que el ciclo de capacitación no termina con las clases, como ocurre en la mayoría de los programas de capacitación profesional. Cada ciclo culmina una vez cada graduado se ha ubicado en una pasantía o un empleo, o bien ha comenzado su propio negocio. Moseti describe lo que sucedió con el primer grupo de alumnos.

Había 141 estudiantes en esa primera cohorte, atendidos por 6 personas de CAP YEI -quienes éramos muy nuevos. Nos dijeron que deberíamos ubicar en empleos por lo menos al 80% de ellos. Esa vez no alcanzamos la meta, pues la industria no creía que un nuevo empleado pudiera ser entrenado en apenas 3 meses, y no teníamos manera de mostrar a los posibles empleadores que los alumnos sí podían hacer el trabajo que se les encomendaba. Pero nos las apañamos para ubicar laboralmente al 67% de los alumnos, incluyendo a un 5% que iniciaron sus propios negocios.

Luego pasa a describir la evaluación que se lleva a cabo una vez se ha conseguido ubicar laboralmente a cada grupo que se gradúa.
Captura de pantalla 2016-05-22 a las 7.17.54 a.m.Una vez que una cohorte ha completado todo, repasamos la instancia que hemos terminado antes de comenzar con un nuevo grupo. Los facilitadores, el coordinador regional, y el director del programa describen todo el proceso. Nosotros hacemos preguntas: ¿Tenemos las personas adecuadas en las clases? ¿Les transmitimos las habilidades adecuadas? Nos fijamos también en la asistencia del estudiante a las capacitaciones y en el trabajo, y nos preguntamos si su ubicación laboral resultó positiva. ¿Qué curso brindó la mejor oportunidad de una buena ubicación laboral? Cuando la capacitación no conduce a puestos de trabajo, realizamos cambios y procuramos conseguir más gente de la industria que nos ayude y nos diga qué falta, y así ofrecemos eso. En un centro donde los estudiantes tenían dificultades para conseguir trabajo en el área de electricidad y electrónica, llevamos a cabo un nuevo análisis de mercado y diseñamos un plan de estudios para ofrecer capacitación en la construcción. En otro lugar, la confección de prendas de vestir se sustituyó por la capacitación en sistemas de seguridad y de gestión.

James Chepyegon, director del proyecto CAP YEI, utiliza un sistema de información de gestión desarrollado por CAP YEI para recoger datos sobre las inscripciones en los cursos, sobre los graduados por cohorte, la tasa de ubicación de los egresados en el mercado de trabajo, y los cambios en las actitudes y formas de vida de los estudiantes después del entrenamiento.

Los estudiantes son encuestados antes y después de la capacitación para ver cómo sus actitudes han cambiado, cómo realizaron la transición hacia al empleo, cómo han creado sus propias empresas, cómo sus puntos de vista sobre la vida han cambiado como resultado de la formación y el empleo, y cuán bien comprenden las relaciones laborales con los empleadores.

Estos datos relacionados con el proyecto se combinan con datos recogidos anualmente por un equipo de la Universidad de Minnesota, quien viaja hasta Kenia para estudiar a las principales partes interesadas del proyecto, incluyendo por tanto a los participantes y a los empleadores. Sus datos se compilan en un estudio longitudinal para ver cómo la capacitación cambia la trayectoria de vida y modos de vida de los participantes. Esta evaluación de impacto está diseñada para enfatizar el componente de aprendizaje en el monitoreo, la evaluación y la dimensión educativa del programa, a fin de ayudar a CAP YEI a aprender durante la implementación misma de sus acciones y responder a las necesidades de los jóvenes destinatarios.

Uno de los hallazgos más sorprendentes de las evaluaciones ha sido el importante rol que juegan las habilidades para la vida en la preparación de los jóvenes para su inserción en el mundo del trabajo. La profesora Joan Dejaeghere, que lidera el equipo de la Universidad de Minnesota, comenta respecto a las visitas anuales de su equipo, donde realiza encuestas y entrevistas con los participantes.

Año tras año, CAP YEI brinda habilidades para la vida, generando confianza en sí mismos, enseñándoles a ser asertivos, formándolos en la realidad de los mercados de trabajo y su funcionamiento, ubicándolos respecto a dichos mercados y lo que pueden esperar de ellos, y sumando conocimientos de educación financiera. Los jóvenes dicen que esa preparación para la vida es lo que marca la diferencia. Dicen: ahora puedo insertarme en algún trabajo, empezar algo, moverme a algo nuevo y administrar las finanzas.

Captura de pantalla 2016-05-22 a las 7.17.32 a.m.La Dra. Heidi Eschenbacher, otro miembro del equipo, viene a reafirmar esa idea: “Nuestros hallazgos sugieren que la preparación para la vida, combinada con habilidades técnicas, ayudan a los jóvenes a adquirir la confianza suficiente para sentir que ellos pueden utilizar esas habilidades técnicas. En otras palabras, necesitan habilidades para la vida para alcanzar la confianza que les permita ser eficaces en sus habilidades técnicas.

El trabajo que se lleva a cabo sobre las habilidades para la vida va desde tutorías con hombres de negocios exitosos (muchos de los cuales comenzaron con poco pero lograron tener éxito), a la capacitación en educación financiera y la capacitación para jóvenes emprendedores que buscan iniciar su propio negocio. Chepyegon confirma que las evaluaciones muestran claramente que los vínculos que se establecen entre graduados y empleadores, así como el trabajo sobre habilidades para la vida, son elementos que funcionan muy bien en el programas. ‘Son’, dice, ‘el aspecto más relevante para el éxito del CAP YEI en su objectivo de conseguir oportunidades de acceso para los jóvenes.’

Su fuerza reside, en parte, en la forma como el módulo de habilidades para la vida ha ido cambiando en respuesta a las evaluaciones que han hecho los participantes a lo largo del tiempo. Chepyegon añade:

El departamento de iniciativa empresarial se hizo más fuerte, capaz de dar cuenta de las actividades desde el momento en que se identificaron los potenciales emprendedores individuales para ayudarles a poner en marcha sus pequeños negocios, incluyendo la creación y registro de grupos de iniciativa empresarial, y el apoyo para el éxito de sus pequeños negocios. Alrededor de 200 empresarios están actualmente funcionando en trabajos de tiempo completo y parcial.

Moseti comprende bien el incremento de confianza que brinda el hecho de tener un mentor, ya que él mismo lo experimentó. Recuerda:

Una persona prominente me encargó el trabajo de la instalación eléctrica en un edificio muy grande. Dios me concedió el favor del jefe. Siempre que existía la necesidad de un chofer -y dado que yo estaba calificado-, yo era convocado para comprar materiales y hacer recados que requerían de un conductor. Me convertí en su hombre clave en la obra y terminé por convertirme en el capataz de su edificio con responsabilidades eléctricas y en otros sectores de la construcción.

Más tarde Moseti se vinculó a la empresa de Tecnologías de Comunicación e Información de su jefe, fue promovido y consiguió un buen aumento de sueldo. Recientemente, Moseti se reunió con la primera cohorte de graduados en Nairobi que fue seguida por la Universidad de Minnesota para su estudio longitudinal, y tuvo la oportunidad de valorar en qué medida el proyecto puede considerarse un éxito:

Setenta y ocho de los 141 estudiantes asistieron a esa reunión. Todos, menos uno de ellos, estaban trabajando. Descubrí que la mayoría de estos jóvenes (casi el 40%) habían comenzado con auto-empleo en grandes empresas. Una señora se había convertido en una agente para grandes bancos interesados en extender sus servicios a las zonas rurales. Ella dice estar ganando 30.000 chelines al mes a partir de estos servicios de banca móvil, los que incluyen Mpesa, Equity Agent, y Cooperative Bank Agent. Otro graduado importa ropa y zapatos de Dubai, y los vende en Kenia.

La alianza entre aprendizaje y evaluación en CAP YEI está contribuyendo de forma notable a ayudar a los jóvenes a salir adelante y a aprender de lo que se vaya interponiendo en su camino. El profesor David Chapman, co-líder de la evaluación externa, comenta:

Captura de pantalla 2016-05-22 a las 7.18.05 a.m.Ha habido algunas sorpresas en el cuarto año de la recogida de datos de campo, planificada para 5 años. Si bien la sabiduría convencional podría sugerir que los participantes pasan por el entrenamiento y luego encuentran o crean un puesto de trabajo, la realidad es que ellos son actores multitarea para ganar dinero. En sus esfuerzos para iniciar sus propios negocios, estos jóvenes tienen problemas para conseguir el capital necesario. Eso está cambiando lentamente. Los bancos en Kenia han estado a la vanguardia de los servicios bancarios para jóvenes y han encontrado que los programas de préstamos grupales tienen una mejor tasa de reembolso de la que reciben de sus clientes más convencionales.

CAP YEI, en respuesta a este hallazgo, ha procurado alcanzar una serie de alianzas con los proveedores de servicios financieros a fin de dar seguimiento a indicadores claves, como el número de cuentas abiertas, la cantidad de fondos otorgados, la media de capital inicial, la media de ganancia tras la puesta en marcha y el promedio de ahorro por cliente. Todo con el propósito de facilitar a los graduados de su programa obtener el apoyo financiero que necesitan para iniciar sus propios negocios.

En definitiva, el proceso de mejora continua del programa se ha mostrado muy útil para ayudar a los jóvenes a conseguir y mantener buenos empleos. Sobre todo en situaciones dinámicas como las que representan los mercados de trabajo en los que muchos jóvenes ya están listos para entrar.

—————-

Christopher Johnstone, Acacia Nikoi, y los investigadores de la University of Minnesota llevaron adelante la evaluación externa anual del programa, y presentaron los datos que ayudaron a refocalizar la programación del proyecto y mejorar los servicios para los jóvenes.

James Chepyegon, ejecutivo de monitoreo y evaluación, fue el responsable de llevar adelante el monitoreo interno del proyecto, interpretar las implicaciones de los datos de monitoreo y evaluación, y capacitar al personal del proyecto.

Ashok Ankathi (director del proyecto en aquel entonces) realizó cambios programáticos a partir de las recomendaciones de la evaluación.

Douglas Mose  (coordinador regional en Nairobi en ese tiempo) brindó el contexto de los beneficiarios que ayudó a perfilar la historia.

Narradora: Deborah Glassman

Captura de pantalla 2016-05-22 a las 7.18.23 a.m.

 

Mapa Diagnóstico de la Evaluación en #Argentina – Red EvaluAR. #Eval

Captura de pantalla 2016-05-18 a las 4.54.16 p.m.La Red EvaluAR -Red Argentina de Evaluación- acaba de presentar en sociedad el informe Mapa Diagnóstico de la Evaluación en Argentina. El mismo es fruto del trabajo voluntario y profesional de diversos colegas de la red EvaluAR, quienes bajo la coordinación de Natalia Aquilino y Paula Amaya, han realizado un primer avance muy valioso para mapear  la realidad de la evaluación de políticas públicas en Argentina.  El proyecto se originó cuando la Red EvaluAR resultó ganadora de uno de los proyectos de apoyo entre pares auspiciados por EvalPartners, titulado “Celebrando el 2015 como Año Internacional de Evaluación: logros y retos de la evaluación en Argentina”.

La publicación apunta a desarrollar un primer mapa diagnóstico de la evaluación en la Argentina sobre un conjunto de factores orientados a dar cuenta de distintos aspectos del proceso evaluativo. Para ello, se adoptó una estrategia cualitativa que rescata a los actores que intervienen en distintos aspectos de la evaluación a nivel estatal y provee insumos críticos para conocer:

a) algunos aspectos conceptuales acerca de cómo se entiende a la evaluación;

b) la normativa nacional y provincial vigente;

c) la calidad del diseño de planes y programas para ser evaluados;

d) algunas experiencias de evaluación reconocidas;

e) la relación de la evaluación con la calidad de las políticas públicas,

f) las oportunidades y desafíos que se presentan para fortalecer la mirada evaluativa y la cultura de evaluación en Argentina.

El trabajo ofrece una mirada tanto sobre el nivel nacional, como también abordaje particulares a la realidad de la evaluación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y las provincias de Córdoba, Mendoza, Salta, y Corrientes.

Una brevísima reseña del trabajo se ilustra en el siguiente video, y el trabajo completo puede consultarse aquí: Mapa Diagnóstico de la Evaluación en Argentina.

 

 

Hermanas Positivas: un viaje transformador en Holanda (#eval stories IV)

 

Evaluaciones que marcan la diferencia” es una colección de 8 historias de evaluación recogidas en distintos lugares del mundo, y una de las primeras investigaciones sistemáticas sobre los factores que contribuyen a que las evaluaciones de alta calidad sean utilizadas por las partes interesadas para mejorar los programas y proyectos, y mejorar así la vida de las personas. Estas historias reflejan no sólo el punto de vista de los evaluadores, sino también de quienes comisionan y de quienes usan las evaluaciones. Esta historia es la cuarta de las ocho historias desarrolladas en el marco del proyecto (aquí  las  historias situadas en Sri Lanka y Kenia). Para compartirlas en Inglés y Francés, visitar el Blog Evaluations that make a difference.

——–


Encontrar la dirección correcta en la vida puede resultar contagioso. Pero Inga no se había dado cuenta de ello. Sabía que estaba haciendo lo correcto, pero poco sabía acerca de cuántas personas alcanzarían su plenitud al entrar en contacto con ella. Y fue la fuerza de su determinación la que ayudó a generar el apoyo que necesitaba.

Inga Mielitz es una ministra cristiana atípica en Holanda, que trabaja con personas afectadas por el VIH. ‘Yo soy tortillera,’ dice con descarada Captura de pantalla 2016-05-12 a las 3.17.17 p.m.franqueza. Su cabello blanco rapado muy corto y su actitud asertiva, suelen sorprender a las personas que la conocen por primera vez. ‘Empecé con este trabajo en 1996, cuando mis amigos gays, todos ellos hombres blancos, estaban muriendo de esta enfermedad. Experimenté entonces un sentimiento de responsabilidad.’

Después de trabajar con varias organizaciones religiosas durante unos pocos años, Inga sintió que las restricciones y expectativas puestas en ella diluían su determinación. Creció entonces su necesidad de elegir su trabajo en base a lo que sentía que era realmente importante.

Aquellas organizaciones no querían oír que la discriminación de las personas con VIH tiene sus raíces en la forma negativa de nuestras iglesias de hablar de la sexualidad; no les gustaba mi apertura. Pero la vida es algo muy valioso, y yo quería hacer lo que considero importante con mi vida, en vez de hacer lo que los demás esperan de mí. Yo creo que Dios quiere que cada persona sea lo que es, en lugar de pretender ser alguien distinto. Todavía quería trabajar con personas VIH- Positivas, pero quería hacerlo a mi manera. La asociación entre sexualidad y fe hacen una conexión con algo que es más grande que uno mismo.

Poco después, nació ShivA – una sigla para los términos SIDA, Espiritualidad, y VIH. El objetivo de esta organización holandesa es el de mejorar la calidad de vida de las personas VIH-Positivas y de sus seres queridos a través del empoderamiento y apoyándolos en su busca de sentido y espiritualidad. La idea era poder brindar una respuesta a la gente que se pregunta ¿Dónde encuentro la fuerza para seguir adelante?. Hermanas Positivas es un programa de ShivA que proporciona apoyo a personas VIH Positivas, especialmente mujeres migrantes africanas y del Caribe. La mayoría de las mujeres son derivadas a ShivA por los hospitales donde han sido tratadas.

El don de la evaluación
Después de trabajar 4 años con mujeres africanas y caribeñas (2 con el proyecto Hermanas Positivas), habiendo atendido a más de 150 mujeres y capacitado a 18 Hermanas Positivas, Inga se encontró en el día Nacional del SIDA en Amsterdam con dos integrantes de una
firma de evaluación denominada Results in Health. Aryan Radyowija y Maaike Esselink, impresionadas por la historia de Inga y conmovidas por el aparente impacto de ShivA, ofrecieron llevar adelante una evaluación pro-bono (gratuita) utilizando la técnica del Cambio Más Significativo. Dada la fuerza de las historias y el tamaño reducido de la muestra, parecía una ocasión perfecta para aplicar esa metodología y ganar experiencia en la aplicación de la misma. El equipo de Maaike entrevistó a las mujeres y luego facilitó un taller colaborativo en el que diferentes actores revisaron las historias para identificar aquellas que sentían más significativas. Luego, el equipo de evaluación analizó los datos y compiló un informe para finalmente compartir los resultados y las recomendaciones. Inga confiaba que la evaluación les ayudaría a obtener financiación en el futuro.

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 3.17.36 p.m.En una entrevista, Liako, una Hermana Positiva originaria de Lesotho, comparte su primera conversación con Inga: ‘Le expliqué a Inga cómo es mi vida y lo libre de prejuicios que soy respecto al VIH. Inga me dijo: “Vive la Vie [uno de los primeros proyectos de ShivA que atendía a mujeres afrocaribeñas] no es para , es para mujeres que viven encerradas y que no conocen a otras mujeres.

Liako es una animada oradora que muestra siempre una amplia sonrisa. Mientras habla, sus manos y su cuerpo se mueven al ritmo de las palabras. Su piel oscura parece translúcida, e irradia positividad y alegría. Inga le ofreció sumarse a la reciente capacitación de voluntarias para Hermanas Positivas y Liako se mostró entusiasmada. Estaba feliz de haber encontrado un alma gemela en Inga y estaba deseosa de ayudar a otros a vivir una vida Positiva.

Liako ya había sido durante 11 meses una Hermana Positiva en ShivA, cuando conoció a una joven de 30 años llamada Millie, recientemente diagnosticada con VIH. Sabiendo que Liako era VIH-positivo, Millie esperaba encontrarse con una mujer débil y delgada, con el rostro arrugado por el dolor.

Millie comenta:

Me sorprendí mucho de que ella se viera tan hermosa. Fue reconfortante para mí hablar con ella, pues me motivó a seguir adelante. Me contó que cuando tenía mi edad se dio cuenta que el VIH / SIDA no debía impedirle de hacer lo que quisiera hacer con su vida, y tampoco debería yo dejar que me detenga. Debería seguir adelante y hacer lo que quisiera … [Uno] necesita un médico o una enfermera cuando está enfermo, [pero también] necesita a alguien que haya pasado por ese dolor, alguien que sepa lo que se siente. Sin Liako, yo no sería quien soy hoy día.

Es evidente que el participar en Shiva ha tenido efectos positivos en la vida de estas mujeres. También lo hizo la evaluación, pero de diferentes maneras.

Narración de historia por bola de nieve

Cada una de las cinco mujeres entrevistadas para este artículo (dos Hermanas Positivas, una coordinadora de proyecto, una líder de la evaluación, y una enfermera) hablaron sobre diferentes aspectos del proceso de evaluación, y todas mencionaron el impacto positivo que tuvo en ellas y en el proyecto en su conjunto. En las entrevistas de evaluación, las mujeres reflexionaron sobre su experiencia con el VIH / SIDA y de lo mucho que habían cambiado desde que ShivA entró en sus vidas. Millie había sido bastante mida acerca de su condición de VIH / SIDA antes de ShivA y reconoce que ser entrevistada durante la evaluación resultó una experiencia muy Positiva.

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 3.17.51 p.m.Cuando la gente habla sobre el VIH habla de cuántas personas están infectadas en el mundo y cuánta gente está tomando medicación para ello, pero nunca se escucha la voz de los afectados por la enfermedad. Esta evaluación fue la voz de las personas infectadas –…. Al ser entrevistada me dieron ganas de participar más. Yo no quería ser solamente una paciente después de esto. Ser entrevistada me ayudó a sentirme importante y a la vez parte de algo bueno.

Después de la entrevista, Millie decidió convertirse en una Hermana Positiva, y se inscribió en la universidad.

Para Liako, ser entrevistada implicó ganar conciencia del impacto de su trabajo en ShivA: ‘La evaluación tuvo un gran impacto en mí. Fue un momento ¡Guau!. Significó tomar consciencia de que realmente estamos haciendo un gran trabajo.

El equipo de Maaike convirtió las entrevistas en historias para que pudieran ser leídas en un taller de medio día. La idea era poder determinar qué historias eran de índole más individual y cuáles otras representaban experiencias compartidas.

La enfermera Lia y Maaike la evaluadora, describieron el día del taller colaborativo como una experiencia muy animada. Gracias a la atmósfera que Hermanas Positivas logró construir, ‘parecía que el suelo estaba vibrando.’ El ambiente era alegre: buena comida, risa, música. Las mujeres hablaron, rieron y cantaron espontáneamente a pesar de la intensa tristeza de sus historias.

Lia recuerda a una mujer mida y apagada a la que ella había apoyado. Y se sintió muy satisfecha al ver cómo en el taller de evaluación esta mujer se puso de pie para compartir su punto de vista:

Cuando Hermanas Positivas están en una habitación, el ambiente cobra vida; yo he visto a las mujeres empoderarse. Una mujer se transformó en frente mío cuando se levantó para hablar. Con Hermanas Positivas, estas mujeres están encontrando sentido a la vida. Todo el mundo busca ese sentido, pero cuando a uno le diagnostican el VIH, necesita ahondar en esa búsqueda todavía más.

En el taller colaborativo, las historias individuales comenzaron a fundirse en una historia colectiva. Después del taller, Inga le dijo a Maaike, ‘Es increíble cómo las mujeres del proyecto, tras escuchar otras historias, pueden ahora hablar sobre el proyecto en su conjunto.’

Las narrativas individuales se fueron transformando en historias del proyecto y, finalmente, en un diálogo a escala nacional. Inga dice que la evaluación empoderó a las mujeres africanas y caribeñas para hablar en un escenario nacional: ‘Fue un proceso de bola de nieve. Una vez que empezó, no había cómo detenerlo. Los responsables políticos están contactando ahora a nuestras mujeres para que contribuyan a su investigación, y hay un grupo de mujeres africanas participando que nunca antes habían tomado la palabra.

Liako está de acuerdo. ‘Hicimos videos cortos y los subimos a la web, donde están siendo vistos, al igual que también en distintas conferencias sobre el VIH. Mi video trata de mi realidad de tener un marido y una hija que son negativos, y saludables. Y con ellos la gente se interesa en lo que somos y en lo que hacemos.

La evaluación estimula la acción

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 3.18.13 p.m.Como resultado de la evaluación, Hermanas Positivas fue invitada a ofrecer un taller en una conferencia nacional de SIDA. Inga dice:

Muchas Hermanas Positivas ganaron mayor confianza en sí mismas. Había una pequeña mujer de Etiopía, muy tranquila, pero con un poder interior muy profundo…. Hizo una ceremonia de café etíope, sentada en esa silla baja. Pero levantó la cabeza y se expresó. Su voz no era fuerte, pero su confianza brillaba, y todo el mundo se fijó en ella, ¡Estaban oyendo la voz de una mujer libre!

Aunque la mayoría de los relatos recogidos por Results in Health fueron positivos, también se recogieron ideas respecto de cómo y dónde se podrían implementar mejoras. Una sugerencia apuntó a que Inga estaba haciendo demasiado cosas. ‘El proyecto se estaba apoyando demasiado en mí,’ reconoce Inga. ‘Si yo no estaba, no pasaba nada.’ Pero contar con más coordinadores implicaba invertir más dinero, e Inga sabía que el dinero era escaso.

La evaluación sugirió que Inga asumiera un papel de coordinadora para ayudar a mediar en las interacciones entre los participantes (que ya suman varios centenares) y las Hermanas Positivas (ahora 31). Dos Hermanas Positivas se ofrecieron a asumir un papel de coordinación de forma no remunerada y una de ellas fue Liako que, con la ayuda de Shiva, está ahora dando forma a su vocación profesional como consejera y entrenadora. En el momento en que Liako fue entrevistada, esta nueva función de coordinación recién había empezado. Ella explica: ‘La evaluación me generó ganas de contribuir más. Me hizo sentir muy importante, como que estoy cumpliendo un sueño que ni siquiera sabía que tenía. Siento que soy más de lo que pensé que podría ser. Para mí, el éxito no es recibir una paga – es estar haciendo lo que me gusta.’

Para ShivA, expandir los roles también es importante porqué las derivaciones están aumentando. De hecho, Lia la enfermera dice que la evaluación contribuyó a que sus derivaciones a Shiva aumentaran notablemente: De derivar a una cada tres, a derivar a todas las mujeres que tenía diagnosticadas. ‘Debido a la evaluación tengo una visión más profesional de Hermanas Positivas. Después de la evaluación hablé con mis colegas y decidimos que derivaríamos a más personas a Hermanas Positivas.’


Captura de pantalla 2016-05-12 a las 3.18.27 p.m.El equipo de evaluación consideró que el trabajo con Hermanas Positivas fue una gran oportunidad para trabajar con un cliente ejemplar. Inga tenía hambre de ideas, de recibir retroalimentación y de poder aplicarlas rápidamente. Maaike dice: ‘
Inga estaba extremadamente interesada en aprender de la evaluación. Realmente quería aprender y obtener resultados. Siempre encontró tiempo para nosotras.

Una de las principales preocupaciones de Inga respecto a ShivA es, como sucede con la mayoría de los proyectos comunitarios, asegurar la continuidad del financiamiento. Por eso cuando los evaluadores propusieron un taller con múltiples actores para analizar los resultados de la evaluación y pensar en las oportunidades de financiación para el futuro, Inga se sumó inmediatamente a la idea.

Y si bien ShivA no ha obtenido todavía una financiación consolidada, no hay duda de que está en camino. El efecto bola de nieve continúa. En el taller aparecieron muchas ideas acerca de cómo lograr que los proveedores de salud puedan pagar por el apoyo que Shiva proporciona a los participantes. Por ejemplo, una importante fundación apoyada por la familia real holandesa, se comprometió recientemente a colaborar en la búsqueda del financiamiento necesario.

Pero el resultado más importante del taller fue algo intangible y transformador. En las propias palabras de Inga:

Fue muy especial para mí porque yo realizo mucho trabajo sola, y esta vez no estaba sola. Todo el mundo estaba tratando de encontrar un futuro para Hermanas Positivas. A través de la evaluación, tuve la oportunidad de aprovechar la experiencia de otros profesionales quienes también hacen un trabajo de alta calidad. Ellos podían evaluar la calidad de lo que estoy haciendo, lo que me dio una nueva oleada de confianza en mí misma, un terreno firme donde hacer pie. Ahora puedo ver cómo ayudar a crecer a ShivA aún más y darle un futuro mejor.

——————

Deseamos dar crédito a quienes nos contaron esta historia de evaluación:

Inga Mielitz, Fundación ShivA.

Liako Lekhooa-Oude Lansink y Millie, Hermanas Positivas.

C. (Lia) Meerkerk, enfermera.

Maaike Esselink, Oficial de Programa en Salud Pública.

Y a todos los participantes de la evaluación que hicieron a la misma tan valiosa.

Narradora: Rita Fierro

Enlace a ShivA: http://www.shiva-positief.nl/a-letter-to-you

Enlace a Results in Health: http://www.resultsinhealth.org/

Sobre el proyecto Hermanas Positivas: http://www.shiva-positief.nl/a-letter-to-you

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 3.18.43 p.m.

 

Viernes Light: Conversando con mis genes por whatsapp

Me comentaba una colega hace unos días que me veía “algo obsesionado” con mis publicaciones en Facebook sobre actividad física, nutrición, y alimentación.  Tengo referencias que algunos familiares también están preocupados con esto que -para ellos- linda el fanatismo😉 . Y si bien este fascinante campo de la salud (y sus múltiples aristas) comprende un tema  íntimamente personal (y para eso tengo este blog, también, no?) , por otro lado es un área de interés vital para las cuestiones del desarrollo y la complejidad.

Tantas lecturas (y una pizca de obsesión, je) no me permiten todavía ser lo sistemático que quisiera para poder transmitir con la claridad necesaria aquello que me resulta tan fascinante desde hace ya un buen tiempo.  Para ello hay más avezados blogueros, como Spartan Gourmet, Eva Muerde la Manzana, o Darío Pescador (por citar a algunos de calidad y que tengo a mano ahora).

Pero como hoy es Viernes, y debería ser Light, les comparto algunas ideas del blog Esto no es comida, que me parecen simpáticas y que a la vez también pueden generar curiosidad por conocer más de estos temas. Pues ahí van!

 

Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.41.10 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.41.31 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.41.51 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.42.21 a.m.

(donde dice Enero, en el hemisferio sur debe leerse Julio😉 )

Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.42.40 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.43.03 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.43.21 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.43.48 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.44.09 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.44.24 a.m. Captura de pantalla 2016-05-05 a las 8.44.50 a.m.

Evaluación en acción: el servicio telefónico de emergencia Milne Bay en Papua Nueva Guinea (#eval stories III)

Evaluaciones que marcan la diferencia” es una colección de 8 historias de evaluación recogidas en distintos lugares del mundo, y una de las primeras investigaciones sistemáticas sobre los factores que contribuyen a que las evaluaciones de alta calidad sean utilizadas por las partes interesadas para mejorar los programas y proyectos, y mejorar así la vida de las personas. Estas historias reflejan no sólo el punto de vista de los evaluadores, sino también de quienes comisionan y de quienes usan las evaluaciones. Esta historia es la tercera de las ocho historias desarrolladas en el marco del proyecto (aquí  las  historias situadas en Sri Lanka y Kenia). Para compartirlas en Inglés y Francés, visitar el Blog Evaluations that make a difference.
——–

Para las mujeres embarazadas de la montañosa Papúa Nueva Guinea (país de Oceanía, conocido popularmente como PNG por sus habitantes), dar a luz es un ejercicio que requiere de un poco de suerte. Si el parto es corto y no presenta ninguna complicación, la suerte está a tu favor. Pero si la suerte está en tu contra, si el trabajo de parto es dicil, si el bebé se quedó atascado, si se sangra demasiado – sólo queda esperar a que tanto la madre como el bebé sobrevivan. Esto se debe a las grandes distancias que han de recorrer para acceder al hospital más cercano.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.29.31 p.m. Los bebés de las decenas de miles de madres que cada año tienen su parto en las aldeas remotas del país, nacen en sus casas o en las clínicas locales. Casi la totalidad de la población del país, unos 7 millones, vive alejada de los grandes centros de población y un tercio de esas personas son mujeres en edad de procrear. Los agentes de salud rural hacen todo lo humanamente posible pero, si algo sale mal, es posible que no sepan cómo actuar.

La gravedad de la situación la ilustra una tasa de mortalidad materna que en PNG se encuentra entre las más altas del mundo. Por cada 100.000 bebés nacidos vivos, mueren 733 mujeres. En Australia – el país vecino más cercano – dicha tasa de mortalidad es de sólo el 6,8.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.29.43 p.m.El programa Teléfono de Emergencia durante el Parto fue diseñado para hacer frente a este doloroso problema. En 2007, PNG sólo tenía 50.000 líneas telefónicas para todo el país –un teléfono cada 140 personas. Siete años más tarde, 2,7 millones de personas contaban con teléfonos móviles – uno por cada 2,6 personas.

Sin duda, se trataba de un progreso tangible que permia por primera vez a los agentes de salud rural conectarse de forma fiable con especialistas de las salas de parto de las principales ciudades. Una iniciativa anterior que conectaba las clínicas rurales con los principales centros urbanos a través de la radio había logrado un cierto éxito, pero resultó ser poco confiable: cuando los radios se rompían no se hallaban ni repuestos ni personas con conocimientos para repararlas. El uso de la telefonía móvil era un terreno novedoso en PNG. ¿Podría la promesa de la tecnología móvil acabar de una vez con la tiranía de la distancia? Para averiguarlo, se impulsó un proyecto piloto que iba a ser acompañado por una rigurosa evaluación.

La idea del proyecto se inició con un médico especialista de la Universidad de Papua Nueva Guinea llamado Glen Mola. El profesor Mola creía que el mejor lugar para implementar y evaluar un proyecto piloto de duración acotada era la Provincia Milne Bay, donde la tasa de mortalidad materna era aún mayor que la del promedio nacional. Dado que esta provincia se ubica en la montañosa península oriental de la isla principal de PNG, y que abarca cientos de islas remotas, el trabajo representaba un desao mayúsculo para los agentes de salud quienes debían lidiar con un aislamiento extremo.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.29.55 p.m.En el hospital Provincial Alotau, en la capital provincial, Amanda Watson y Billy Naidi, el director ejecutivo del departamento de salud provincial, instalaron una línea de teléfono jo especial en el medio de la bulliciosa sala de partos, y enviaron su número a los agentes rurales de salud ubicados en lugares remotos. Se proporcionaron también los paneles solares para recargar los teléfonos móviles y las llamadas empezaron a llegar casi de inmediato. Nacimientos prematuros, sangrados excesivos, eclampsias, embarazos ectópicos, retención de placentas todas complicaciones potencialmente letales sin la información adecuada en el momento adecuado – podían ser ahora abordadas proporcionando ayuda telefónica a los agentes de salud aislados y estresados en el manejo de los partos diciles. Cada mes se reciben un promedio de 17 llamadas referidas a temas potencialmente mortales.

Este proyecto está salvando dos vidas, la de la madre y la del niño, y estamos muy agradecidos por ello,’ dice un agente rural de salud. ‘Una vez vi a una madre morir frente a mí, simplemente debido a la ausencia de comunicación,’ dice otro. ‘Hoy en día puedo llamar a cualquier parte, y hacerlo gratis.’

Alice Siwawata, oficial de extensión sanitaria de Alotau, hizo muchas de estas llamadas.

Antes era muy di cil contar con instrucciones médicas apropiadas,’ dice. ‘Ahora, durante las emergencias, es como tener a un médico obstétrico en las clínicas rurales.’

El gobierno australiano asumió la evaluación integral del programa piloto. ‘Eso no es común en el trabajo de desarrollo,’ dice Watson. ‘Pero para este programa, la evaluación fue muy importante. Australia quería saber qué se podía extraer de esta experiencia.’

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.30.04 p.m.Si bien las primeras impresiones sobre el programa eran positivas, Billy Naidi necesitaba evidencia sólida de que la línea de emergencia estaba cumpliendo su cometido. Desde que Watson había compartido esta idea con él, se había mostrado muy interesado en las posibilidades que abría la expansión de la red de telefonía móvil sobre el trabajo en salud. El programa de ayuda de Australia estaba financiando el proyecto piloto, pero dichos fondos no tardarían en agotarse (la ayuda de Australia, de quien PNG fue colonia, todavía representa alrededor del 13% de los ingresos de la nación). Sin embargo, para que la iniciativa llegara a ser financiada de manera sostenida por la autoridad sanitaria provincial, Naidi necesitaba mostrar alguna evidencia de su éxito. Estaba convencido de que presentando una evaluación detallada y profunda del proyecto, sería posible conseguir financiación para línea telefónica. ‘Queríamos ver lo que había sucedido,’ dice Naidi. Watson entendió su posición, y accedió a intercambiar roles y evaluar el proyecto que ella había creado.


Watson comenzó el proceso de evaluación con la contratación de un evaluador y funcionario local, Gayo Sabumei, que conocía bien la provincia de Milne Bay. Durante meses, Sabumei viajó por toda la provincia
entrevistando a agentes rurales de salud, madres recientes, líderes de aldeas remotas y personal de la sala de partos en el Hospital Provincial Alotau, donde se encontraba la línea telefónica. Regresó de su incursión por la provincia con 44 entrevistas bajo el brazo. En ellas, el programa piloto era casi universalmente elogiado.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.30.15 p.m.Un agente rural había oído hablar del servicio de llamada gratuita justo antes de que se presentara una mujer con placenta retenida. ‘Si este proyecto no hubiera estado presente, y sin que yo tuviera ningún medio para comunicarme, podríamos haber perdido a esa madre que ya estaba septicémica,’ comentaba el agente. ‘Desde cualquier lugar, en cualquier momento, puedo buscar consejo médico y ayudar a las pacientes.

Casi todas las entrevistas reflejaron respuestas positivas. Y aun cuando unos pocos de los encuestados tuvieron algo crítico que decir, rápidamente admitieron también que las cosas funcionaban mejor que antes. Por ejemplo, un miembro del personal de la sala de partos, dijo ‘Responder a una llamada de emergencia cuando estás ocupado asistiendo a una madre en su parto puede resultar desesperante, pero es parte de nuestro trabajo.’ Más allá de eso, la crítica fue escasa. Otro miembro de la sala de partos dijo que la iniciativa ayudó a construir relaciones entre el personal de la zona metropolitana y las zonas rurales.

Además, Watson buscó la validación externa de un profesional sanitario ubicado en una provincia diferente. El doctor Derick Bintol, un nacional de PNG, escuchó una muestra de las llamadas telefónicas grabadas y analizó las notas clínicas de 68 casos. La evaluación reveló que a pesar de los desaos planteados por las caídas de la red telefónica y cierta aversión por parte de algunas culturas de las islas periféricas a pedir ayuda médica, la línea telefónica había salvado vidas. El Dr. Bintol escribió: ‘Los casos analizados proporcionan una muy robusta evidencia de que se han salvado vidas tanto de madres como de bebés. También es evidente que los intercambios de información que se han dado durante las llamadas telefónicas han resultado ser muy educativos, especialmente para el personal de salud rural que es probable que se encuentre con problemas similares en el futuro.’ La evaluación también demostró que el consejo dado por teléfono fue útil y apropiado en la mayoría casos, e inapropiado (y por lo tanto potencialmente dañino) en el 16% de los casos. Esto llevó a Watson y Sabumei a recomendar formación continuada relacionada con el tipo de casos sobre los que se había dado un mal asesoramiento.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.30.26 p.m.Cuando Naidi recibió la evaluación la examinó cuidadosamente. ‘Desde el principio, me gustó la idea. Estaba realmente emocionado,’ dice. Lo que él quería saber, sin embargo, era si la línea funcionaba tan bien como la gestión de impresiones y anécdotas sugería, y si la línea telefónica había arrojado mejores resultados que la red de radio en crisis. Aunque era imposible calcular cuántas vidas se habían salvado, la evaluación clínica dejaba muy claro que de no existir el servicio, algunas mujeres habrían muerto. También que los agentes de salud rural percibían que la iniciativa reducía su aislamiento. ‘Yo quería saber si era eficaz. Al final quedamos convencidos, y por esa razón hemos asumido el compromiso de sostener el programa.’

Así, el futuro de la línea telefónica quedó asegurado. Después de dos actos inaugurales, en Alotau y en la capital del país Puerto Moresby, el programa Teléfono de Emergencia durante el Parto por fin se convirtió en una realidad permanente y sostenible.

Sin embargo, cabe decir que lo que más ha sorprendido a Watson han sido las consecuencias inesperadas derivadas de la evaluación. El extenso informe de evaluación puso el foco sobre la realidad de la mortalidad materna en PNG, y ésta fue reflejada por los medios masivos de comunicación nacionales y australianos. Tanto la prensa, la radio y la televisión reportaron los hallazgos de la evaluación y eso ‘brindó a la gente ideas para usar las líneas telefónicas en salud de manera más amplia,’ dice ella. En la montañosa provincia de Western Highlands, por ejemplo, se ha puesto en marcha un esquema de trabajo más amplio y ya está funcionando un centro de llamadas atendido por enfermeras entrenadas que contestan preguntas sobre salud en general.

Para Billy Naidi, con la demostración de que la tecnología moderna ha contribuido a romper el milenario aislamiento de PNG, la evaluación ha quedado más que justificada. ‘Con este número de teléfono, uno puede estar en una zona remota, lidiando con una situación dicil, y a la vez manteniendo una conversación con alguien que pareciera estar cerca y parado junto a uno en la misma sala de partos,’ dice. ‘Al terminar la evaluación, ¡estábamos inmensamente felices!

——-

El Servicio Telefónico de Emergencia es un proyecto de la autoridad sanitaria provincial de MilneBay. Su establecimiento y evaluación fueron financiados por el Gobierno de Australia.

La historia de la evaluación fue escrita por Jessica Kenway y Doug Hendrie. Los borradores iniciales fueron revisados por Billy Naidi, Director Ejecutivo del Departamento de Salud de Milne Bay, y Amanda Watson, Consultora en investigaciones en comunicaciones móviles, programa del sector público y económico.

Las fotograas fueron tomadas por Rawena Russell y Amanda Watson.

Mayor información sobre el proyecto está disponible en http://www.pngepsp.org/our-activities/mobile-4-development/maternal-hotline/maternal-hotline-overview.php.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 4.30.40 p.m.

Viernes light: pedaleo, luego existo… Elogio de la bicicleta

 

Elogio de la bicicletaExtractos del libro Elogio de la Bicicleta, del antropólogo francés Marc Augé…

«Nadie puede hacer un elogio de la bicicleta sin hablar de sí mismo. La bici forma parte de la historia de cada uno de nosotros. Su aprendizaje remite a momentos particulares de la infancia y la adolescencia. Gracias a ella, todos hemos descubierto un poco de nuestro propio cuerpo, de sus capacidades físicas, y hemos experimentado la libertad a la que está indisolublemente ligada.»

«El ciclismo es un humanismo: Pedaleo, luego existo»

«A la bicicleta le corresponde un papel determinante: ayudar a los seres humanos a recobrar la conciencia de sí mismos y de los lugares que habitan. Necesitamos la bicicleta para ensimismarnos en nosotros mismos, mientras volvemos a centrarnos en los lugares que vivimos: devolver a la ciudad su dimensión simbólica y su vocación inicial: favorecer los encuentros humanos.»

«Se sabe que una vez que uno aprendió a andar en bicicleta, como a nadar, ya no lo olvida. Pero hay algo más. El conocimiento progresivo de uno mismo al que corresponde el aprendizaje de la bici deja huellas inolvidables e inconscientes. Hay aquí una paradoja que le da su originalidad: la paradoja del tiempo y de la eternidad, si se quiere. Los jóvenes que montan una bicicleta viven la experiencia conquistadora de su cuerpo. Es una experiencia de conquista porque esos jóvenes están, como se suele decir, en la flor de la edad. Más o menos fornidos, más o menos veloces, más o menos talentosos, todos son, en principio, vigorosos y se miden con el relieve del espacio proyectándose en él; saben que hay momentos en que pueden hender el aire con mayor vigor y entonces sienten la sensación de «tener el mundo bajo sus pedales», por así decirlo. Esta sensación se borra con el uso y desaparece en algunas horas para dar lugar a la fatiga. También se hace más rara con la edad, sobre todo cuando a uno le falta entrenamiento.»

 

Recomiendo ver una excelente compilación de miradas sobre la bicicleta en el blog Una Antropóloga en la Luna

 

Saneamiento total liderado por la comunidad: ¡Nos negamos a comer mierda! (#eval stories II)

Evaluaciones que marcan la diferencia” es una colección de 8 historias de evaluación recogidas en distintos lugares del mundo, y una de las primeras investigaciones sistemáticas sobre los factores que contribuyen a que las evaluaciones de alta calidad sean utilizadas por las partes interesadas para mejorar los programas y proyectos, y mejorar así la vida de las personas. Estas historias reflejan no sólo el punto de vista de los evaluadores, sino también de quienes comisionan y de quienes usan las evaluaciones. Esta historia es la segunda de las ocho historias desarrolladas en el marco del proyecto (historia 1 aquí). Para compartirlas en Inglés y Francés, visitar el Blog Evaluations that make a difference.

—-

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.46.24 a.m.
De los siete mil millones de personas que habitan el mundo, solamente 4.500 millones
tienen acceso a inodoros o letrinas. Las restantes 2.500 millones de personas – la mayoría viviendo en zonas rurales – carecen de saneamiento adecuado. Y nada propaga las enfermedades más rápido que la defecación al aire libre. De hecho, el Objetivo 7 de Desarrollo del Milenio apuntó a reducir a la mitad la población de personas que viven sin saneamiento adecuado. De ahí surge la idea de instituir el Día Mundial del Inodoro, que se celebra el 19 de noviembre de cada año.

Pero vamos a retroceder en el tiempo hastael Día Mundial del Inodoro en el año 2011. Estamos en Murihi wa bibi, una aldea en las montañas del condado de Kwale, situada en la franja costera de baja altitud de Kenia.

Los niños persiguen a los gallos, los mismos que en pocas horas formarán parte de la comida de las celebraciones. La emoción está en el aire. ¿Pero, qué están celebrando los habitantes de Murihi wa bibi? En pocas palabras, están orgullosos y exultantes de que ya no hay más montones de excrementos humanos entre los arbustos. Esta comunidad, convencida de que su antigua tradición de defecar en el monte resulta intolerable, ha alcanzado un nuevo nivel de libertad – la de sentirse libre de la enfermedad.

Esa práctica tenía que parar; no había manera de que pudiera continuar. No con líderes como Kingi Mapenzi, Peter Mwambaka, y Josephine Mbith, quienes fueron de hogar en hogar recordando a los residentes la necesidad de dejar de comer excrementos, que es lo que sucede en las comunidades que practican la defecación al aire libre en zonas utilizadas para asentamientos humanos y agricultura. Kingi y Mbith son agentes sanitarios comunitarios, mientras que Mwambaka es el administrador del gobierno local. Ellos son tipicos representantes de la red de voluntarios locales que trabajan incansablemente para convencer a los aldeanos de abandonar la defecación al aire libre.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.46.43 a.m.Claro que no son los primeros en hacer esto. El tema del saneamiento hace ya tiempoque es reconocido como un grave problema de salud en Kenia. Durante años, decenas de organizaciones locales e internacionales han atacado desde múltiples direcciones el flagelo que supone la defecación al aire libre. Los resultados han sido variados, si bien las enormes proporciones del desao con el que lidian estas organizaciones a ahogado la mayoría de las veces sus buenas intenciones.

Reconociendo que esta tarea quedaba fuera del alcance de cualquier organización, un grupo de personas preocupadas por este asunto decidieron aunar esfuerzos – y lo más importante, posicionarse no como conductores sino como socios de las comunidades en cuestión. La idea era liderar desde las bambalinas – de modo que fueran las propias comunidades las que guiaran los esfuerzos para resolver sus problemas comunes.

Diez de estas personas decidieron constituirse como la Alianza en Defensa de la Salud, a la cual registraron como una entidad legal ante el gobierno. Cabe decir que, ya desde el principio, su intención fundamental era la de centrarse en ellos mismos como organización y evitar la excesiva notoriedad.

El pensamiento subyacente era el siguiente: si queremos que el saneamiento realmente funcione, tiene que surgir desde la base, no desde afuera. Después de todo, los aldeanos no se preocupan por los nombres de las organizaciones. Para destacar el papel primordial de la comunidad en esta iniciativa, la alianza adoptó el término ‘saneamiento total liderado por la comunidad’ (CLTS, por sus siglas en Inglés), que tiene su origen en un proyecto en Bangladesh donde el CLTS había dado buenos resultados en el abordaje de la defecación al aire libre.

La Alianza obtiene sus fondos a partir de las contribuciones de los 10 miembros que constituyen su núcleo motor, todos ellos empleados de diversas organizaciones y agencias. Aunque su experiencia abarca desde el seguimiento y la evaluación hasta la epidemiología, el denominador común entre ellos es la salud de la comunidad. Actuando como individuos, cada uno de los 10 miembros trabaja en consultorías remuneradas que les permiten donar tiempo y financiación a las actividades de la Alianza. Y dado que trabajan con y a través de los grupos comunitarios, los costos son mínimos.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.03 a.m.Todo comenzó en el año 2007. Una ONG internacional había desarrollado el proyecto en la aldea Jaribuni en Kili , un condado vecino al norte de Mombasa. Durante la sesión inicial, un facilitador altamente capacitado, utilizando diversas metodologías participativas, ayudó a los habitantes de la aldea a entender las terribles consecuencias de la defecación al aire libre. Los residentes de Jaribuni resolvieron entonces colectivamente, dirigidos por un comité local y en el marco de una campaña con plazos definidos, detener la defecación al aire libre mediante la construcción y el uso de letrinas. Se dieron a sí mismos 90 días para que todo el mundo en la aldea utilizara las letrinas, y que un comité de monitoreo local documentara el progreso. La aldea alcanzó la condición de ‘libre de defecación abierta’ (LDA) tan sólo 67 días después de aquella sesión inicial. Para mostrar este logro, los residentes y voluntarios organizaron una ceremonia sencilla, invitando a los funcionarios locales de salud que quedaron impresionados por la simplicidad del enfoque: empoderar a las comunidades para que analizaran su propio perfil de saneamiento, y que tomaran decisiones sobre la base de comprender que estaban literalmente comiendo el excremento de otros debido a la defecación abierta. Y el grito llegó: Tumekataa kula mavi tena! (‘¡Nos negamos a comer excrementos!’ en Swahili).

A medida que el movimiento CLTS se difundía en Kenia, especialmente en la región costera, las comunidades se mantenían al frente de la iniciativa ya que ésta es la forma en que este movimiento realmente funciona. Agentes comunitarios apasionados como Kingi, Mbith y Mwambaka, que cotidianamente y sin descanso monitoreaban la situación, encendieron la chispa que inició el proceso. Sabían que para lograr el saneamiento total la comunidad debía apropiarse verdaderamente de la idea, así que trabajaron para proporcionar esa chispa difundiendo la importancia de alcanzar la condición de LDA. Pero una vez que el motor estaba en marcha, con la comunidad liderando el proceso desde el asiento del conductor, su trabajo se limitaba al monitoreo.

El monitoreo es esencial para que una aldea llegue alcanzar el estado de LDA. Esta es una lección que los practicantes de CLTS en los condados de Kwale y Kili aprendieron de la manera más dura. Inicialmente, supusieron que una aldea que había iniciado el proceso alcanzaría automáticamente la condición de LDA. Pero, con el tiempo, la importancia del monitoreo – y los comités de monitoreo – fue ganando reconocimiento. Los agentes de las ONG diseñaron herramientas de monitoreo que los comités podían utilizar para medir el progreso e identificar qué hogares requerían una atención especial.

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.50 a.m.A través de este proceso, se identificaron los hogares en los que la cabeza de familia es una mujer, y los hogares con personas muy mayores o personas con discapacidad. En muchos lugares, los comités de monitoreo movilizaron a los jóvenes para contribuir con su trabajo a la construcción de baños para los hogares de personas con dificultades de movilidad. En los casos de los hogares que no podían pagar los materiales de construcción, el comité se acercó a las autoridades forestales con los datos del progreso de la iniciativa a fin de mostrar que algunas pocas familias necesitaban apoyo especial para acceder a determinados materiales de construcción, como por ejemplo troncos. Y el conseguir la colaboración de dichas autoridades, fue considerado un éxito realmente asombroso: Nunca antes dicha entidad de gobierno había concedido permiso para que una persona cualquiera pudiera acceder a madera. ¡Ése es el poder de colocar los datos en manos de personas entusiastas!


Una vez que una aldea alcanzaba el estatus de LDA, los residentes colocaban vistosas señalizaciones con una doble
finalidad: proclamar su logro a todo el mundo señalando así el orgullo por los resultados obtenidos, y advertir de esa manera a los visitantes que defecar al aire libre no iba a ser tolerado en su territorio.

Las aldeas incluso comenzaron a competir entre sí y, a fin de superarse unas a otras, fueron subiendo el nivel de exigencia para con la monitorización. Consideraron que los indicadores de monitoreo elaborados por los expertos en la promoción de la higiene no eran lo suficientemente amplios como para atajar entre la comunidad el hábito que les llevaba a comer excrementos. Señalaron que la mera construcción y uso de las letrinas eran insuficientes. De hecho, tanto es así que incluso una comunidad llegó a fabricar tapas para las letrinas evitando de ese modo que las moscas se reprodujeran dentro de los pozos. Otra comunidad, para garantizar que las personas no olvidaran lavarse las manos después de usar la letrina, colocaron junto a ella instalaciones para lavarse las manos con jabón o ceniza. Aldeas rivales insistieron en la asignación de participantes para realizar las visitas de verificación que eran enviadas para inspeccionar las comunidades y así obtener la condición de LDA. Visitaban incluso las zonas de arbustos utilizadas previamente para la defecación al aire libre a fin de verificar la ausencia de excrementos.

De hecho, en Penda Nguo, un pueblo en el condado de Kili , se encontró que todos los hogares tenían letrinas, por lo que los expertos en saneamiento y promoción de la higiene habían decidido conferirles el estatus de LDA. Pero un miembro de la comisión de monitoreo, vecino de un pueblo rival, descubrió un montón de excrementos frescos en el monte, con lo que el comité ya no pudo actuar. Para solucionarlo, los aldeanos de Penda Kula decidieron colocar una letrina pública y, tan pronto como se dejaron de encontrar señales de heces frescas, fueron finalmente declarados LDA. ¡Estaremos de acuerdo en que no estamos delante de personas complacientes!

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.47.23 a.m.Sin la participación activa de las comunidades en el monitoreo del saneamiento total, el trabajo duro y la dedicación de los promotores de salud se habría traducido, solamente, en cuerpos cansados y en desilusión. Y eso nos lleva de nuevo a la Jornada Mundial del Inodoro de 2011. Siete aldeas del condado de Kwale acordaron reunirse en Murihi wa bibi para celebrar su logro colectivo. Era la primera vez que un número tan elevado de pueblos realizaba una celebración conjunta. Los practicantes de CLTS lo llaman ‘ruido estratégico’ cuando una aldea – en este caso, siete de ellas – se une para formalizar su negativa a comer excrementos, sus vecinos no tienen más opción que seguir su ejemplo – venir para escuchar sus logros y unirse al ruido estratégico de la celebración.

Nada menos que el director regional de salud fue invitado para ser testigo de la alegría que sena la comunidad por haber conseguido desterrar la vida insalubre. El ruido estratégico incluye testimonios de los aldeanos. Mzee Hamadi recuerda cómo ponerse en cuclillas entre los arbustos le había robado la dignidad. El temor de pisar serpientes durante la noche, y la pesadilla de tener que encontrar un lugar seco entre el césped durante la temporada de lluvias habían sido demasiado para él. Cuando el movimiento de CLTS se extendió a su aldea, estuvo más que contento de unirse al mismo y detener así la defecación al aire libre.

Su vecino, Yusuf Ali, cuenta una historia diferente. ‘Al principio,’ dijo ‘yo no estaba tan contento. No veía la importancia de invertir esfuerzos y recursos para construir una casa para los excrementos.’ Sin embargo, su esposa pronto se dio cuenta de que su pequeña hija Fatuma, de dos años de edad, había dejado de padecer sus habituales diarreas crónicas a partir del momento en que Yusuf, a regañadientes, construyó la letrina familiar. Fatuma se encontraba ahora activa y saludable y, tal y como informó en la reunión, no había tenido diarreas en los tres últimos meses. De hecho, hasta los promotores de salud en el dispensario Mazumalume se lamentan diciendo que la echan de menos porque ya no tiene que visitarlos. Siku hizi, twaenda hospitali kwa chanjo za kakake Mdogo. (‘En estos días, sólo visitamos la clínica para inmunizar al hermanito de Fatuma.‘)

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.48.04 a.m.La ceremonia termina con la entrega de certificados a la siempre implicada comisión de monitoreo y, expresando su emoción, Kingi exclama ‘¡Incluso mi grupo de aldeas más problemáticas son finalmente LDA!’. Como promotor itinerante de la salud, sabe que su energía se pondrá a prueba de nuevo cuando él y su equipo comiencen a trabajar con CLTS en Katangini, una aldea en el otro lado de la colina. Pero por ahora puede relajarse y disfrutar de un espléndido arroz sazonado y estofado de pollo. ¿Recuerdan a los gallos?


El jolgorio de hoy está bien merecido. Y sobretodo porque, a diferencia de los dos úl
timos años en los que Kingi tuvo que viajar a otro condado, hoy la conmemoración del Día Mundial del Inodoro se celebra en su pueblo. ¡Qué honor y qué gran manera de poner la guinda a un año repleto de éxitos, a la espera de que llegue otro todavía mejor!

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.48.22 a.m.

————————–

Redempta Muendo, Condado de Kwale, Oficial de Salud Pública; Haron Njiru, Director de Programa, Alianza HEADS

Narradores: Njoroge Kamau y Eric McGaw

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.995 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: