Aprendizajes en curso en un proyecto internacional

En una entrada anterior presenté a Bonnie Koenig  y su plataforma Going International.  En ese entonces ella había escrito un libro con foco en el tipo de impacto que las intervenciones de desarrollo persiguen, la centralidad de los procesos, el rol de la ambigüedad en nuestras vidas en el contexto de estas interevenciones, el pensamiento sistémico y la complejidad, etc., etc. 

Pues bien, Bonnie sigue tan inquieta como siempre y está ahora coordinando un proyecto con varias puntas y en diversos contextos, al cual se le ha ocurrido sumarme (nadie es perfecto). Presento entonces a continuación esta interesante iniciativa narrada por Bonnie y con traducción libre (y subrayados) de mi parte. 

¡Probándolo! Lecciones que estamos aprendiendo. Parte II

Introducción

El proyecto “Sociedad Civil y Testeo del Cambio”  (CS & TC) es una iniciativa para desarrollar y probar nuevas formas de operación de las organizaciones de la sociedad civil y sus socios. El modelo del proyecto está orientado a grupos de trabajo globales con múltiples partes interesadas (stakeholders) enfocados en áreas donde los cambios operacionales pueden tener el mayor impacto. Para ello se cuenta con un grupo líder que pone a prueba estas ideas y teorías durante un período de varios años. Pueden encontrar una publicación introductoria sobre este proyecto en el blog aquí. Nuestro grupo objetivo son las ONG y las organizaciones de la sociedad civil que cuentan con más de 10 años de antigüedad, interesadas en considerar cambios operacionales que les permitan seguir siendo efectivas y relevantes, y que cuenten también con suficiente compromiso de su liderazgo y capacidad del personal para iniciar algunos cambios.

A fin de representar el rango de problemas que las organizaciones deben enfrentar, planeamos tener de 4 a 5 grupos de trabajo. Actualmente tenemos dos: uno sobre participación juvenil (codirigido por CIVICUS) y otro sobre evaluación de impacto (codirigido por GlobalGiving), con miembros provenientes de 9 países diferentes. El grupo de participación juvenil ha desarrollado y recomendado ideas para CIVICUS, de las cuales ahora se está probando una. El grupo de evaluación de impacto está en el proceso de desarrollar ideas. Estamos trabajando principalmente de forma virtual, utilizando un proceso de pensamiento de diseño modificado.

Estas son algunas de las lecciones que hemos aprendido hasta ahora:

Lecciones de proceso

Mantener el enfoque en el cambio de paradigma: estamos buscando ideas que impliquen un cambio de paradigma significativo, no solo un cambio incremental. El cambio de paradigma necesita una práctica continua para cambiar nuestras mentalidades y patrones normales de comportamiento. Esto puede requerir una facilitación fuerte y creativa para alentar a las personas a que no caigan en las pistas acostumbradas, sino que continuamente las desafíen. Nos sorprendió un tanto la facilidad con que todos nosotros (incluso aquellos que nos consideramos “agentes de cambio”) caemos en estos patrones y cuán importante es ser intencional sobre el cambio de algunos de los patrones a los que nos hemos acostumbrado. Venkat Ramakrishnan, líder del proyecto para la educación de Isha en GlobalGiving y miembro del grupo de trabajo de evaluación de impacto, señala que hay dos métodos en los que se pueden generar las ideas de cambio de paradigma: (1) análisis más a fondo y conversión de los resultados del análisis en ideas accionables y (2) la actualización de programas existentes para crear el cambio de paradigma en las mentalidades, así como en la estrategia y los procesos de las organizaciones…

Evitar caer en silos organizacionales: el proyecto fue diseñado para enfrentar una amplia gama de desafíos que enfrentan las organizaciones. Pero a medida que las estructuras organizativas (y el ecosistema más amplio) siguen organizándose en “áreas temáticas”, también es así como organizamos nuestros grupos de trabajo: participación de los jóvenes, evaluación de impacto, colaboración de múltiples partes interesadas, etc. Aunque nuestro objetivo es mantener el funcionamiento de los grupos y sus experiencias integradas en los niveles de liderazgo más altos de las organizaciones, esto puede resultar un desafío. Creemos que la forma en que la mayoría de las organizaciones están estructuradas actualmente puede conducir a un patrón de aprendizaje no intencionado. Por lo tanto, intentamos trabajar intencionalmente en i) mantener al personal senior involucrado para que el trabajo esté completamente integrado en las operaciones de la organización y no se concentre en el personal que trabaja en el “área temática” y ii) vincu
lar el trabajo de los diferentes grupos para que ellos (y una audiencia más amplia en el sector social) puedan ver el aprendizaje y la sinergia que surge de este vínculo. Estamos utilizando el Grupo Directivo del proyecto para ayudar a hacer esto.

Mantener el enfoque en lo factible: algunos de los temas que hemos abordado (como la evaluación de impacto) son bastante amplios y están siendo considerados por una gran cantidad de grupos diferentes en todo el mundo. Alison Carlman, Directora de Impacto y Comunicación para GlobaGiving y co-lider  en el grupo de evaluación de impacto sostiene lo siguiente: “En un campo tan amplio como el monitoreo y la evaluación (M & E), es difícil mantenerse al tanto de todas las investigaciones y perspectivas. En lugar de pedirles a todos que sean responsables de todos los antecedentes, simplemente elegimos invitar a participantes bien versados ​​y les pedimos a todos que traigan su propia perspectiva a la mesa.” Contar con un grupo de trabajo de diferentes redes y diferentes perspectivas nos permite traer una amplia gama de información de fondo y problemas, si bien también puede llevarnos en muchas direcciones. Es importante para nosotros mantener nuestro enfoque en nuestros grupos objetivo y liderar a los grupos de prueba para saber dónde podemos realmente marcar la diferencia.

Comenzar un nuevo grupo de trabajo diverso es difícil, pero factible: la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a comenzar nuevos grupos de trabajo presencialmente (cara a cara). Eso nos da tiempo para ‘orientarnos’ y realizar algo de trabajo en equipo. Hacer esto en línea puede resultar efectivamente más desafiante. Las actividades para conocerse entre los participantes necesitan ser simplificadas. Y sin el beneficio de poder leer fácilmente parte de la comunicación no verbal entre los participantes del grupo, los facilitadores y los asistentes deben trabajar de forma activa en el surgimiento de comentarios que pueden ocurrir de forma más natural en persona. (Las plataformas de videoconferencia bastante confiables, como Zoom, resultan muy útiles, pero dependiendo de dónde se conectan los participantes, el ancho de banda y la confiabilidad local pueden ser un desafío y dar lugar a un cambio de video a solo audio, o incluso chat de texto durante la llamada. Alison señala: “Las conversaciones individuales (ya sea por teléfono o en persona) fuera de las reuniones del grupo de trabajo también ayudaron a algunos participantes a establecer una relación y comprensión que es difícil de hacer en un intervalo de tiempo de una hora“.

Lecciones de contenido / problemas

Además de nuestro proceso de aprendizaje, cada uno de los grupos de trabajo también está comenzando a aprender cómo se pueden filtrar las amplias áreas temáticas que están analizando para que sean especialmente útiles para las organizaciones. Aunque recién estamos en las primeras etapas del trabajo de cada grupo, estos son algunos aprendizajes iniciales.

Grupo sobre Juventud

  • Con base en las discusiones iniciales, el personal de CIVICUS se ha esforzado por incluir a más organizaciones juveniles como socios.
  • Una asociación con una organización juvenil en Brasil resultó en más de 2,000 personas asistiendo a 10 eventos. Los organizadores creen que muchos de los que asistieron eran “jóvenes que normalmente no participarían en la acción social”.
  • Un protocolo o directriz institucional podría ayudar a reducir la brecha en los esfuerzos para incluir conscientemente las perspectivas de los jóvenes en cada nivel programático.

Evaluación de impacto

  • La evaluación se puede enfocar en la responsabilidad y / o el aprendizaje. A menudo, nuestros donantes y otras partes interesadas se mueven en la dirección de la responsabilidad, pero podemos elegir cómo equilibrar nuestro enfoque.
  • Es posible que podamos utilizar conceptos tales como ‘orientación al aprendizaje’ como aproximaciones para la eficacia de la organización, donde puede ser difícil evaluar la causa y el efecto exactos del cambio.
  • La evaluación de impacto debe ir más allá de la evaluación de los productos y resultados de una organización y también debe tener en cuenta los resultados no deseados de las intervenciones. Es importante que las organizaciones consideren el principio de “primero, no hacer daño”.
  • Lleva más tiempo, pero avanzar hacia enfoques cualitativos, como las entrevistas individuales y los grupos focales, puede ayudar a ver quién puede haber cambiado un comportamiento basado en el compromiso con la organización y sus programas.
  • Pablo Rodríguez-Bilella, profesor de la Universidad Nacional de San Juan en Argentina y miembro del grupo de evaluación de impacto, señala: “El énfasis y el acento de este proyecto en el cambio de paradigma y el aprendizaje en torno a la evaluación de impacto coincide con algunas de las preocupaciones más vitales y actuales de la comunidad de evaluación“.

Finalmente, Elisa Novoa, funcionaria de CIVICUS y codirectora del grupo de participación juvenil, señala: “Hasta ahora, el proyecto ha contribuido a fortalecer las alianzas y la comunicación entre una gran diversidad de profesionales y pensadores de la sociedad civil en todo el mundo en un ritmo adecuado para que cada uno de los participantes reflexione, aprenda y pruebe“.

 

Anuncios

Instituciones políticas y VOPEs: un #eval caso para pensar desde Canadá

Gracias a un comentario de Ian Davies descubro que el Presidente de la Sociedad Canadiense de Evaluación, Benoît Gauthier, escribió el pasado 2 de diciembre de este año la siguiente carta al Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, referida al formulario extenso obligatorio del censo canadiense. En su orientación general, la carta es un fabuloso ejemplo del necesario (y todavía insuficiente) involucramiento y vinculación que han de tener las asociaciones y redes de evaluación con las instituciones políticas.

 

Señor Primer Ministro:

El año 2010, el gobierno de Canadá decidió interrumpir sus 40 años de historia usando el formulario extenso obligatorio del censo, sustituyéndolo por una encuesta voluntaria. Desde ese momento, la Sociedad Canadiense de Evaluación ha expresado su profunda preocupación por esta decisión. Algunas de las repercusiones esperadas de esta decisión ya se han materializado, o bien constituyen  espadas de Damocles sobre todas las cabezas de políticos, administradores del sector público, hacedores de  políticas, investigadores, empresas, organizaciones no lucrativas, y ciudadanos de todo Canadá.

Captura de pantalla 2014-12-09 a las 11.06.51La Sociedad Canadiense de Evaluación es la asociación profesional centrada en evaluación más antigua en el mundo; se dedica a la promoción de la teoría y práctica de la evaluación. La evaluación es la investigación sistemática sobre la calidad y el valor de programas y proyectos que responden a las necesidades de grupos determinados. La evaluación ayuda a la toma de decisiones eficaces, juicios equilibrados y conclusiones basadas en evidencia. La evaluación apoya tanto la mejora como la rendición de cuentas de programas y proyectos, contribuyendo en última instancia al valor organizativo y social. Para que la evaluación pueda realizar su función, los evaluadores de todos los sectores necesitan tener acceso a información válida y confiable. En Canadá, el censo proporcionaba un fundamento sólido sobre el que basar el  trabajo de evaluación. Ya no lo hace.

La importancia de los censos obligatorios está bien documentada. [1] Los especialistas destacan las razones por las que un formulario extenso del censo obligatorio es un mejor método de recolección de datos que la Encuesta Nacional de Hogares voluntaria, señalando que conduce a mayores y más consistentes tasas de respuesta. Los problemas metodológicos que plantea el cambio a una encuesta voluntaria -tal como se hizo en el año 2011- están bien documentados: es técnicamente imposible que una encuesta voluntaria pueda representar adecuadamente a la población canadiense total para fines censales. El sistema de estadísticas de Canadá ha tenido que colocar notas de advertencias sobre cada Encuesta Nacional de Hogares para explicar que el resultado de esta encuesta voluntaria no es comparable a la del Censo de 2006, la cual fue cuidadosamente llevada a cabo. [2] Expertos en el análisis de datos de los fenómenos sociales han declarado “Los datos sobre ingresos de la Encuesta Nacional de Hogares no son válidos. No deben ser usados o citados. Deberían ser retirados.” [3] Esta es una profunda fuente de preocupación para nosotros, los evaluadores.

No puedo enfatizar lo suficiente el papel fundamental que desempeñan los datos del censo en la evaluación. Uno de los aspectos más críticos de la evaluación es la medición de los resultados reales de los programas. Los políticos y los hacedores de políticas esperan que los estudios de evaluación puedan valorar con rigor el grado en que los programas públicos están logrando los resultados esperados para los canadienses. Para ello, los evaluadores deben basarse en los datos que monitorean sistemática y consistentemente los cambios sociales y económicos. Nada captura tantas dimensiones críticas de los cambios sociales como el Censo, cuando se administra con los cuestionarios combinados de formato corto y extenso.

El abandono del cuestionario obligatorio de formato largo, sin duda, ha debilitado la capacidad del Gobierno de Canadá y de todos los otros gobiernos en  Canadá para cumplir con sus objetivos de rendición de cuentas. Todavía hay tiempo para arreglar el problema y volver a la solidez de un criterio establecido: el Censo canadiense completo. Por otra parte, según el Auditor General de Canadá, esto sería una decisión inteligente desde el punto de vista de la eficiencia: “El costo combinado del Censo 2011 de Población y de la Encuesta Nacional de Hogares 2011 fue $ 652 millones sobre el ciclo del Censo de siete años, incluyendo $ 22 millones en costos adicionales asociados con cambios en el Censo y con la introducción de la Encuesta Nacional de Hogares “. [4] Y además, este gasto adicional ha producido datos mucho menos fiables.

El Gobierno de Canadá también tiene una responsabilidad constitucional para llevar a cabo el Censo. Otros aportes han desarrollado casos convincentes sobre el formulario extendido del Censo obligatorio, destacando las consecuencias de la naturaleza voluntaria de la encuesta nacional de hogares sobre la transparencia de la política pública, la libertad de expresión y la igualdad social. [5]

Por todas las razones anteriores, la Sociedad Canadiense de Evaluación apoya firmemente la ley C-626, proyecto de ley de un miembro privado, a fin de restablecer el censo de formato largo y ampliar la autoridad del Jefe de Estadística.

Suyo sinceramente,

Benoît Gauthier, Presidente
Sociedad Canadiense de Evaluación

[1] http://utpjournals.metapress.com/content/x40172511770;http://www.washingtonpost.com/opinions/census-surveys-provide-information-that-we-need/2012/07/19/gJQA66wWwW_story.html?hpid=z2
[2] http://www12.statcan.gc.ca/nhs-enm/2011/ref/nhs-enm_guide/guide_4-eng.cfm
[3]http://www.theglobeandmail.com/globe-debate/canadas-voluntary-census-is-worthless-heres-why/article14674558/
[4] http://www.oag-bvg.gc.ca/internet/English/parl_oag_201405_08_e_39339.html
[5] http://voices-voix.ca/en/facts/profile/statistics-canada-mandatory-long-form-census

Hip-hop & cambio social: un trabajador social a la izquierda, por favor

Gracias a Jennifer Lentfer y su fantástico blog How Matters pude conocer a la familia Ayara y a su creador, Don Popo. El video ha sido realizado en Bogotá, Colombia, y apunta a mostrar la labor de trabajo social en el ámbito juvenil en dicho ambiente.

Mi mayor acercamiento al Hip-hop ha sido porque una de mis hijas se entusiasmó con el mismo, y alguna vez en algún colectivo en Chile tuve la experiencia cercana de este género urbano. El resto ha sido más bien mediático, y -por tanto- cargado de prejuicios y miradas entre despectivas e ignorantes. Estoy seguro que para much@s este  video será un gran reconciliador…

Reconciliador con dimensiones de la cultura urbana que nos son ajenas.

Reconciliador con el optimismo.

Reconciliador con sueños de cambio social.

HipHopLogoY por otro lado, da un lugar jerárquico a los “locales” y la intervención “externa” poco externa parece… cuando los jóvenes terminan haciéndose dueños de la misma.  Sin duda que también permite ver resultados e impacto en distintas facetas de la vida de estos jóvenes, y su sostenibilidad apunta a ser sospechosamente alta. Pues bien, esos son mis subjetivas impresiones tras ver este impactante video, que bien valen dedicarle un momento para aquellos que quieren y creen posible un cambio social -y si viene de la mano del arte, tanto mejor!- (¿podría ser de otro modo? 🙂 )

.

Viernes light: Hablando de dialogar…

Hace unos días atrás, en ocasión de cumplir el primer año del blog, señalaba la importancia que tienen  para mí los comentarios que recibo, como forma clave del aprendizaje que ha conllevado la experiencia de “bloguear”.  Justamente, a partir de publicar hace varios meses atrás una entrada sobre las hilanderas del Tinku Kamayu -gracias a la invitación de World Vision España y su iniciativa Házlo realidad!-, pude retomar el contacto con este valioso grupo de mujeres del oeste Argentino. 

En esta nueva  comunicación me comentaban que están actualizando su página web, todavía en construcción en http://www.tinkusantamaria.com.ar/, por lo que vale guardar el enlace para ser de los primeros en anoticiarnos sus novedades.  Mientras tanto, con mucho gusto abro este  espacio para que las hilanderas cuenten con su propia voz su historia, su trabajo, y su forma de contactarlas. 

El Tinku Kamayu

Somos un grupo de expertas hiladoras y tejedoras que transformamos de manera manual la fibra de llama y la lana de oveja en hilados y luego  en prendas de diseño que conservan la naturalidad, suavidad y colores de la materia prima que utilizamos.  Cada indumentaria se crea con un toque típico y artístico del lugar, además de entrelazar los hilos con las emociones de humildad,  paciencia y creatividad con las que trabajamos.

HISTORIA

El Tinku Kamayu que significa  “Reunidas para trabajar”, es una experiencia de trabajo comunitario y de rescate de técnicas ancestrales y vivencias culturales de los valles calchaquíes,   fusionada con  el más excelso compromiso de crear prendas únicas, diferentes y de calidad para nuestros clientes.

Nacimos impulsados por  el desafió de generar valor ante las circunstancias de crisis económica del año 2001 en nuestro país. Comenzamos trabajando en un  salón prestado y con los recursos que cada una podía aportar, pero con la experiencia de fé de ser constantes en la ayuda mutua y en la confianza de la providencia divina, gestionamos y fuimos recibiendo todo aquello que necesitábamos; es así que para el año 2004  pudimos comprar nuestro terreno y construir el edificio actual en el que trabajamos y desde entonces somos un grupo consolidado de 14 mujeres que nos dignificamos con el trabajo y con la espiritualidad de la unidad.

MATERIA PRIMA

Usamos fibra de llama y lana de oveja que nos abastecen los productores locales, a las cuales les realizamos un minucioso proceso de limpieza y preparado antes de ser hilados en ruecas especialmente preparadas para mantener la naturalidad y suavidad de la materia prima.

La clasificación de la lana se hace teniendo en cuenta una serie de características: finura, longitud, regularidad en el grado de ensortijado y uniformidad, resistencia y alargamiento, elasticidad, flexibilidad, color, brillo y rendimiento.

La fibra de llama es multicromática, resistente y transmite siete veces más el calor que la lana de oveja, lo que lo hace abrigado pero liviano, además de ser suave y sedoso.

La lana de oveja es cálida, resistente, absorbente, elástica, flexible y químicamente  invulnerable a la acción de los ácidos y solventes orgánicos lo que le permite ser teñida con tintes artificiales si se desea.

Los tejidos de nuestra materia prima se caracterizan entonces por la confortabilidad en el uso.

LOCALIZACIÓN

El establecimiento de la Cooperativa en formación Tinku Kamayu se encuentra ubicado sobre la ruta provincial N° 39-Lampacito- Santa María- Catamarca-Argentina. Telf: +5403838425531

www.tinkusantamaria.com.ar

www.facebook.com/Tinkusantamaria
(Vale la pena visitarlo pronto, para ver increíbles fotos de sus producciones…)

(un) VIERNES LIGHT (poco light nos espera): Project Management y Desarrollo -Conferencia Online-

Hasta ahora he procurado que los Viernes fueran Light en cuanto información, discusión y pensamientos… Sí, lo sé, es discutible. Basta ver los temas presentados y se acabó lo “liviano” de la aseveración. Pero bien, lo cortés no quita lo valiente…  

Sin embargo, para este Viernes 30 de Marzo,  el amigo y colega Rafael Monterde-Díaz (docente, evaluador y bloguero de Evaluateca),  nos hace llegar una oferta muy especial, que apunta a darle profundidad a nuestros pensares.  Copio descaradamente desde su blog lo siguiente: 

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Mi labor docente en la Universidad Politécnica de Valencia está ligada desde hace más de una década al Project Management (PM). Siempre ha sido una continua dialéctica la confrontación entre las técnicas, instrumentos e incluso la filosofía del PM, y todo lo bebido del la gestión en el mundo del Desarrollo. Y frente a lo que pudiera parecer, no está todo resuelto. ¿Son necesarias las técnicas de PM en los proyectos de Ayuda al Desarrollo? ¿Son compatibles la participación, la trasnformación social, el empoderamiento de los más desfavorecidos, con la gestión técnica profesional? ¿Ayuda el PM a una evaluación últil en términos de mejora y aprendizaje de las organizaciones?

Para seguir pensando y reflexionando en estas y otras cuestiones, hemos organizado un WEBINAR, es decir, una Conferencia On Line, con el sugerente título de “Estrategias del Project Management en la Ayuda al Desarrollo: potencialidades y limitaciones para una gestión responsable de las intervenciones“. Nos facilitará la reflexión José Antonio Monje, coordinador regional de Monitoreo y Evaluación para América Latina y Caribe de Save the Children. {…} Para los que no lo conozcan, José Antonio es un activo miembro de la comunidad evaluadora en español, especialmente en el mundo de las redes sociales. Como en estas cosas es obligado y recomendable hablar de la trayectoria de los/as ponentes, les cuento que José Antonio es especialista en gestión, diseño, seguimiento y evaluación de proyectos de cooperación al desarrollo e inversión social pública, con amplia experiencia en gestión de proyectos en diversos países de América Latina (Ecuador, Perú, Bolivia, Cuba, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Brasil) y Norte de África (Argelia, Sahara Occidental, Mauritania), habiendo trabajado para organizaciones como CARE, ITDG, SOS Kinderdorf International, Caritas Española y Fundación Mundubat. Ha sido asesor de alta dirección en el Despacho Ministerial de Salud Pública en la República del Perú. José Antonio es Antropólogo Social. Cuenta con el Diploma de Estudios Avanzados (DEA) y es candidato a Doctor en Dirección de Proyectos (Universidad de Zaragoza, España). Ha cursado asimismo el Máster in Project Management de la Universitat Ramon Llull.

El Webinar lo implementamos en la plataforma Policonecta de la UPV. Se trata de una sencilla plataforma para formación online síncrona y para trabajo colaborativo. La participación es gratuita y abierta a cualquier profesional que quiera participar. Si les gusta la idea, les dejo las instrucciones para acceder al sistema:

  • Durante una hora antes del inicio de la actividad, conéctese al sistema en la dirección http://policonecta.adobeconnect.com/cfp1
  • Acceda como invitado. Se le solicitará que indique un nombre para ser identificado en la sesión. Durante la sesión podrá participar durante la ronda de preguntas al ponente, bien por medio de la herramienta chat, bien realizando su pregunta mediante su micrónofo. Para reducir la posibilidad de que tenga problemas en el momento de la conexión, le sugerimos que pruebe si su sistema está correctamente configurado para usar este servicio. Puede hacerlo cómodamente accediendo a la siguiente dirección: https://policonecta.adobeconnect.com/common/help/es/support/meeting_test.htm
  • Si nunca ha empleado un sistema de Web-conferencing de este tipo, le sugerimos que consulte este tutorial en video: http://www.adobe.com/es/products/acrobatconnectpro/demo/

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Entonces, amigos y colegas del mundo de la cooperación y el desarrollo, de la planificación y de la evaluación, no se pierdan esta oportunidad.  Recuerden, Viernes 30 de Marzo a las 12:00 horas de ARGENTINA y CHILE (y para ver el horario correspondiente a otros países, pueden chequear aquí)… ¡Nos vemos ahí!!

Viernes Light: Cambiar el mundo…

“Cuando uno tiene 18 años claro que quiere cambiar todo el mundo!”, me dijo un cura amigo hace mil años (bueno, poco más de 25 ) . La frase no era nada original, pero de alguna manera quedó resonando en mi cabeza por mucho tiempo y por diversos caminos, adquiriendo matices particulares con cada vuelta dada alrededor del sol.

Luego, el trabajo y el estudio de iniciativas de desarrollo, la práctica de la evaluación, la docencia y la capacitación, hicieron que esa frase nunca fuera recuerdo, activándose de distintas maneras. Descubrí en mí y  en tantos colegas y amigos trabajando en estos temas, los riesgos de la ingenuidad, los alertas del escepticismo, y la ambigüedad del cinismo.

Quizás por eso el dibujo del genial Quino me hizo sonreír con una mueca amarga…

Ni simple ni complicado… Complejo (al borde del caos)

Con mis colegas del PETAS  comenzamos este año a trabajar en un proyecto de investigación con el (¿ampuloso?) título Investigación evaluativa y Sistematización: aportes teórico-metodológicos para el análisis de intervenciones de desarrollo social en contextos complejos. El proyecto apunta a indagar conceptual y empíricamente sobre las posibilidades del enfoque de la complejidad para el abordaje de la práctica de la evaluación y las sistematización en los escenarios de las  intervenciones de desarrollo. Con éstas nos referimos a aquellas acciones intencionales –encaradas por una diversidad de actores- que apuntan al logro de cambios positivos y progresivos en la realidad social.

Una concepción que compartimos es que este tipo de intervenciones suelen establecerse a partir de una particular manera de entender y comprender el mundo. Motivados o urgidos por la tarea de acabar con la pobreza, reducir las enfermedades, mejorar los niveles de educación, aportar a una mejora calidad de vida, etc., se tiende a considerar a dichas situaciones sociales como un rompecabezas. A la vez,  las organizaciones de desarrollo (políticas,programas, proyectos, acciones locales, etc.) suelen entenderse como las piezas faltanten para completarlo, dándole sentido, equilibrio y coherencia.

Esta visión, imperante en las más diversas órbitas de acción en las intervenciones de desarrollo, carga con dos “pecados de juventud” significativos. Por un lado, brinda a las intervenciones (externas) una mayor importancia de la que realmente suelen tener, dotándolas de un peso y un relieve tal que oscurece y/o tiñe la realidad sobra la que se interviene. Al respecto hay mucho escrito y dicho, y particularmente me resultó iluminador desde hace mucho tiempo los aportes de Norman Long, Alberto Arce, y Magdalena Villarreal en la construcción del Enfoque Orientado al Actor.

Pero por otro lado, y en íntima conexión con lo anterior, presentan una fuerte distorsión de la naturaleza de los problemas a enfrentar, dando cuenta  de manera simple del flujo del desarrollo, el cual es … complejo.

La ciencia de la complejidad (por llamarla de un modo sucinto, ya que también hay disputas sobre su denominación: ciencias de la complejidad, teoría o paradigma de la complejidad, etc.) puede aportar insumos valiosos y perspectivas enriquecedoras para entender el enmarañado proceso de cambio social y del desarrollo.

Una de las premisas básicas de la teoría de la complejidad aplicada al cambio social es que las direcciones en su desarrollo tienen a menudo poco que ver con los objetivos pre-establecidos y bien planificados de las intervenciones de desarrollo. Como ejemplos ampliamente difundidos de estas situaciones o sistemas, se han citado los siguientes casos (Gracias a Ricardo Wilson-Grau por el gráfico!):

Además de estas tres dimensiones, una cuarta adicional es la dimensión del Caos, donde no existe la posibilidad de plantear relaciones Causa-Efecto. El ámbito de la complejidad es aquel que está al borde del caos, donde las relaciones causa-efecto son discernibles en retrospectiva, donde campea la ambigüedad y la incertidumbre, pero donde también podemos aprender a manejar las pautas, patrones o esquemas que emergen como consecuencia de la dinámica propia de la situación… Va de nuevo, la complejidad no es el caos, apenas está en su borde…

Explorar las implicaciones de estas ideas nos mantendrá ocupados (y seguramente divertidos) durante el desarrollo de la investigación. Desde ya, el aporte de neuronas, de bibliografía en castellano (como el trabajo de Sergio Belda) y desafíos varios, ¡son bienvenidos!