Experiencias virtuales y presenciales en el desarrollo de capacidades en evaluación

You can read this post in English here

En el marco de las redes, asociaciones, y profesionales de la evaluación,  se ha establecido ya un claro consenso sobre la pertinencia y necesidad de desarrollar capacidades de evaluación. Al mismo tiempo, se reconoce que estamos lejos de arribar a un consenso similar sobre el cómo hacerlo.

La Red de Seguimiento, Evaluación y Sistematización en América Latina -ReLAC- llevó a cabo hace un par de años un relevamiento exploratorio en 16 países de la región a fin de caracterizar la situación de los servicios de evaluación  (una presentación esquemática del estudio puede verse aquí). Algunos datos relevantes del mismo mostraron que los dos asuntos más importantes vinculados con la demanda de evaluación en el sector público eran:
(a) la capacidad de realizar evaluaciones de impacto, y
(b) la capacitación en monitoreo y evaluación.

El panorama en general para la región señalaba que la demanda de servicios de monitoreo y evaluación había crecido mucho más rápidamente que la capacidad de ser llevados adelante de manera competente, mientras que las instancias de formación más comunes resultaban ser las universidades y los consultores particulares.

El estudio en cuestión fue desarrollado en paralelo con un proceso muy interesante que, tanto por su novedad como por su escala, no llegó a ser reflejado en el mismo. Me refiero a las instancias de capacitación auto-generadas por las Asociaciones Voluntarias de Profesionales de la Evaluación (VOPEs por su sigla en Inglés, tal como las denomina la iniciativa EvalPartners). En este caso me refiero concretamente al grupo de trabajo sobre Sistematización y Evaluación, generado en la plataforma Ning de la ReLAC, el cual surgió a comienzos del año 2010 a partir de la articulación de las voluntades de integrantes de ReLAC, del Programa Latinoamericano de Apoyo a la Sistematización de Experiencias del CEAAL (PLAS-CEAAL), y de PREVAL. Partiendo del propósito común de desarrollar actividades conjuntas sobre la sistematización con la participación de las redes nacionales, instituciones y personas relacionadas con la temática, el grupo rápidamente creció en número de participantes como en intensidad y calidad de sus discusiones.

Una decisión que resultó muy acertada fue realizar las discusiones teniendo en vista el desarrollo en Julio del 2010 de la 3º Conferencia de ReLAC en San José de Costa Rica. De ese modo, a partir de su trabajo colectivo en el marco del grupo de trabajo, los participantes concretaron un panel en la inauguración de la conferencia, así como diversas ponencias individuales en la misma. Las instancias que hasta ese momento habían sido virtuales y sincrónicas en el marco del grupo de trabajo, dieron lugar a discusiones y aprendizajes presenciales en el marco de la conferencia, convertida en un escenario para la profundización de la metodología de la sistematización de experiencias, ese particular enfoque de evaluación orientado a generar y compartir aprendizajes sobre las prácticas de intervención en desarrollo y con una profunda raigambre latinoamericana.

Retomando el estudio mencionado antes sobre Demanda y Oferta de Evaluación en América Latina, ante la consulta sobre qué productos o metodología serían los más relevantes para fortalecer las capacidades de evaluación, el lugar de los medios virtuales ocupó siempre el último lugar en las preferencias. Esto marcó un contraste con la experiencia del grupo de trabajo en sistematización, posiblemente porque el mismo terminó siendo una experiencia no simplemente de e-learning (únicamente virtual) sino fundamentalmente b-learning (de blend, mezclado), combinando instancias presenciales y virtuales.

Esteban Tapella (amigo, colega del PETAS, y reciente PhD!), motivado por su compromiso personal con la temática de la sistematización, así como también por el interés que la misma generó en el marco del grupo de trabajo como en otras instancias internacionales no-latinoamericanas,  comenzó hace un año a dictar un curso presencial de Sistematización de Experiencias para estudiantes universitarios avanzados y graduados en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNSJ (San Juan, Argentina). Generosamente me invitó este año a sumarme al curso, el cual también está teniendo una dimensión no-presencial más que interesante. Por un lado, un blog del curso de Sistematización de Experiencias que, abierto a todos los interesados,  no sólo va dando cuentas de los desarrollos del mismo y permitiendo la interacción entre los participantes, sino que también articula a quienes lo visiten con bibliotecas virtuales clave en el tema, a la vez que ordena material audiovisual muy valioso sobre sistematización.  Por otro lado, el acompañamiento en directo que vía Twitter y con la etiqueta #sistematizacion vamos realizando e invitando a que otros se sumen.   Con dos sesiones realizadas (de ocho totales) el curso presencial ha comenzado a movilizar no sólo a los físicamente presentes , sino que algunos colegas se están motivando en armar una instancia virtual del mismo.

La práctica (¡todavía no sistematizada!) parece mostrarnos que una vinculación estrecha entre oportunidades presenciales y virtuales puede ser un camino con muchas potencialidades para el fortalecimiento de las capacidades en evaluación.

Anuncios

Viernes light: Curando contenidos (pobrecitos ellos…)

Al igual que una buena parte de los mortales, quienes estamos en el mundo de la cooperación, el desarrollo y la evaluación, sabemos que hoy en día -cuando tenemos casi cualquier información a golpe de ratón- el problema ha dejado de ser la dificultad en acceder a la misma, para pasar a ser la saturación o lo que  se ha llamado infoxicación y fatiga cognitiva por el bombardeo de información.   Algunos datos al respecto: cada sesenta segundos (ojo, 60 s-e-g-u-n-d-o-s) se envían unos 700 mil mensajes por Facebook, 175 mil tweets, y se visualizan 2 millones de videos en YouTube.

Es en este marco que ha ido cobrando relevancia la curación de contenidos (no porque ellos estén enfermos sino porque podrían enfermarnos! 😉 ) La noción de “curación” es conocida y habitual en el mundo de las artes plásticas, cuando para una exposición aparece la figura del curador, como aquel encargado de seleccionar y presentar las obras con determinada lógica. Una definición amplia de curación de contenidos la brinda Sergio Ortega, apuntando que por ella se entiende la capacidad por parte de un sistema o del ser humano de encontrar, organizar, filtrar y dotar de valor, relevancia, significatividad, en definitiva, de utilidad, el contenido de un tema específico que procede de diversas fuentes (medios digitales, herramientas de comunicación, redes sociales…).

Brevemente, entonces, la curación de contenidos  es un proceso consistente en  filtrar, agrupar y compartir información, tal como los medios de comunicación han venido haciéndolo desde siempre ofreciendo una selección de aquello que consideran relevante. La curación de contenidos se viene aplicando más recientemente a la noción de filtrar, agrupar y compartir información originada en Internet y las redes  sociales, seleccionando aquella de mejor calidad y que más pueda interesar a los usuarios.  Una posible clasificación de las herramientas de curación de contenidos podría tomar por un lado a  aquellas centradas en la selección de fuentes (donde para mí Google Reader juega  un papel fundamental), y aquellas otras orientadas a la selección y distribución de contenidos.

Básicamente, al navegar por esos caminos de la Web 2.0, uno va encontrando lecturas, información,  y discusiones que nos llaman la atención. Hasta ahora la forma “tradicional” de compartirlas ha sido con el correo electrónico, avisando a uno o a varios “Mirá que interesante esto que encontré…“. Facebook halló una forma rápida de ahorrarnos esos caractéres con su botón Me Gusta, y Google Plus hizo algo parecido con el suyo +1.  Dado que cada vez estoy más interesado en la propuesta de avanzar hacia un mundo sin email, la alternativa obvia es hacer el mejor de los usos de los servicios Web 2.0.

Sabemos que uno puede pasarse buena parte del día en la web encontrando cosas interesantes, compartiéndolas, y conversando sobre ellas. Pero cuando pasan algunos días, unas pocas semanas, y ni hablar si fueron meses, ¿dónde habrá quedado ese artículo que me pareció tan bueno sobre ese tema que ahora necesito leer/escribir/pensar?  Y aquí es donde Scoop.it puede darnos una mano.

Scoop.it es un sistema que nos permite compartir contenidos que encontramos en la web, creando una especie de bitácora personal, como esos tablones de corcho que se colgaban en la pared y donde uno iba pegando papeles con aviso, noticias, etc.  En este caso, lo hacemos en la nube de Internet, y los contenidos quedan disponibles para nosotros y para otros. Dada su agradable estética así como la facilidad de acceso que brinda,  Scoop.it puede ser mejor descripto como una revista digital, organizada por contenidos que nos resultan relevantes.

Con Scoop.it  es factible tener varios “canales”, cada uno con su perfil particular, su título y descripción, listos para llenarlos con la información correspondiente.  La forma de hacerlo no podría ser más sencilla: nos permite instalar un pequeño botón ( bookmarklet) en nuestro navegador, y al pulsarlo cuando estamos en la página que queremos compartir, abre una ventana para completar detalles (si no nos gustan los que por defecto nos ofrecen con el título de la página, alguna de sus imágenes, y una breve descripción). Lo más interesante es que desde esa misma ventana podemos elegir dónde queremos compartir dicho contenido, y con unos pocos clicks, envíamos esta información a Facebook, Twitter, LinkedIn,Google Plus, WordPress (nuestro blog, por ejemplo), Tumblr, Pinterest,  y Stumble. Ergo, nada de ir copiando y pegando en cada servicio web lo que queremos compartir: desde Scoop.it va directo a ellos!

Antes de que crean que esta entrada cuenta con el auspicio de Scoop.it, dejo para que exploren por sí mismos las posibilidades de estadística, suscribirse a canales que nos interesen, recibir sugerencias de contenido automáticamente en base a las palabras clave que definen nuestros intereses, etc., etc. La ventanita del “search” que encontrarán en la parte superior de la pantalla es fantástica: uno comienza a escribir sobre el tema de interés y Scoop.it empieza a ofrecer los canales ya creados al respecto, a los cuales es muy fácil suscribirse para estar al tanto de lo que los curadores van posteando.

En mi caso, la mayor parte de lo que encuentro y hago circular en las redes sociales sobre los temas de Desarrollo, Evaluación y Complejidad parten desde Scoop.it. Haciendo click en la imagen de abajo,  llegarán directamente a mi página de curador, y podrán ver las cosillas que vengo leyendo y  compartiendo… (a la cual por supuesto pueden suscribirse si les interesa -no teman, es gratis ;)!)

Las posibilidades son muchas, y es cuestión de dejar volar la imaginación.  Yo me he suscripto a un par de decenas de páginas de Scoop.it, y recibo diariamente sus actualizaciones.
.
Y de tu parte, ¿cuál es tu tema favorito y del cual podrías convertirte en curador? Cuando quieras, dejanos el enlace a tu página Scoop.it en los comentarios…

Debajo, dos videos en Inglish pero fáciles de seguir, que ilustran algo de lo aquí comentado:

(si recibes este mensaje por email o RSS, quizás debas ir a la página del blog para ver los videos)

Entrenamiento entre pares: los caminos de la vida en el desarrollo y la cooperación

Los caminos de la vida
no son lo que yo esperaba,
no son lo que yo creía,
no son lo que imaginaba

Todo aquel que ha trabajado en instancias de desarrollo o cooperación internacional, muy probablemente haya experimentado sentimientos de aislamiento y soledad. Dicha circunstancia parece ser una marca en este tipo de trabajo. Muchas veces el cooperante puede ser la única persona de su nivel en la oficina o equipo, experimentando distancia y separación de sus compañeros y contraparte locales por factores culturales, diferencias de idioma, e incluso las barreras organizacionales. Incluso aquellos que desarrollan buena parte de su trabajo desde sus casas pueden sentirse aislados, y es posible que no se sientan cómodos compartiendo sus problemas y luchas con su jefe. O tal vez el jefe sea el problema!

Los caminos de la vida,
son muy difíciles de andarlos,
difíciles de caminarlos,
y no encuentro la salida

En dichas circunstancias, quienes trabajan en acciones de cooperación y desarrollo internacional tienden a pasar mucho tiempo hablando sobre su trabajo con sus cónyuges, parejas o amigos cercanos, lo cual puede resultar una gran fuente de apoyo. Sin embargo, también puede ejercer una presión indebida sobre la persona que está recibiendo la andanada de comentarios, quejas, dudas, etc., con el riesgo de que con el tiempo puedan cansarse de su rol.  Quienes no trabajan con el cooperante, posiblemente no puedan “captar” su contexto de trabajo, a la vez que cónyuges y parejas  probablemente tendrán dificultades para mantenerse neutrales e imparciales, ya que tienen interés en el éxito profesional de su pareja. En dichas situaciones de aislamiento, es muy bueno trabajar junto a un mentor o capacitador profesional. Sin embargo, esto no siempre es posible, práctico o factible económicamente. Una alternativa que funciona bien es el entrenamiento (coaching) o capacitación entre pares.

Yo pensaba que la vida era distinta,
cuando era chiquitito yo creía
que las cosas eran fáciles
como ayer

Un entrenador entre pares es alguien que está en un nivel similar al que está el cooperante en su organización, y sabe y /o entiende su contexto de trabajo. Si bien no se formó como entrenador o capacitador, está dispuesto a entrenar de acuerdo a un simple (pero efectivo) modelo de tutoría entre pares. El mismo implica escuchar activamente sin emitir juicios, dar un feed-back reflexivo sobre lo que está escuchando, hacer preguntas de sondeo, y ayudar a generar medidas concretas de acción para seguir adelante.

El entrenamiento entre pares es diferente a la tutoría o asesoría, ya que no se basa en la premisa de que el entrenador sabe más o tiene más experiencia que uno. El trabajo de un entrenador de pares no es el de dar consejos o decir lo que  piensan que debe hacerse, sino más bien el  escuchar a fin de proporcionar una caja de resonancia, ayudando a su par a encontrar las respuestas por sí mismo.

Ya sea que uno todavía sea estudiante,  esté comenzando su  carrera en la cooperación internacional, o bien sea un profesional experimentado, es un placer trabajar a la par  y junto a un entrenador que colabore en identificar los puntos ciegos, ayude a clarificar las prioridades, y facilite las acciones de diseño que traerán los cambios deseados.

Porque a mi madre la veo cansada
de trabajar por mi hermano y por mí,
y ahora con ganas quisiera ayudarla
y por ella la peleo hasta el fin

Para leer (en inglés) un ejemplo concreto de lo que aquí comentamos, pueden ir directamente a la fuente de donde este texto ha sido extraído y compartido.  Con la ayuda de nuestro amigo Google Translator seguramente no costará entender la experiencia ahí narrada de Cassie y Leanne, y servirá para darle cuerpo a estas ideas.

Todo este movimiento ha sido una iniciativa conjunta de los amigos de Whydev y Development Crossroads, quienes están diseñando un servicio de entrenamiento entre pares, con la expectativa que sea relevante para jóvenes profesionales, estudiantes, y todos aquellos que se inician en el mundo de la cooperación y el desarrollo internacional. En esta instancia su interés central es el desarrollo de un servicio que se adapte a dichas necesidades, a la vez que también quieren explorar las posibilidades de utilización del mismo.

En esta etapa de diseño han abierto el juego, e invitan a hacer llegar nuestra voz y opinión mediante una sencilla encuesta on-line. Valga la importante aclaración que si bien el cuestionario está en Inglés, es muy sencillo de entender y puede ser respondido fácilmente con la ayuda de un traductor (online o bien un amigo que dé una mano!). Es claro para los iniciadores de esta idea que la invitación y la iniciativa no se limita únicamente a los English-speakers (por lo que incluyeron una pregunta final en tal sentido).

Por tanto, amigos de habla hispana y de portugués, adelante! La encuesta la encuentran al final del post aquí.

Bienvenida sea entonces esta oportunidad para trabajar sobre situaciones y sentimientos que encontramos en estos caminos de la vida … del mundo del desarrollo y la evaluación.

ACTUALIZACIÓN: Cuando ya era Jueves en aquel lado del mundo, y todavía Miércoles aquí, un nuevo post en Whydev.org muestra los avances en la encuesta…

(si recibes este mensaje por email o RSS, quizás debas ir a la página del blog para ver el video)

Mi crónica de la 6º Conferencia de AfrEA

Con la presencia de unos 300 participantes, se desarrolló en Accra (Ghana) entre el 11 y 13 de Enero pasado  la 6º Conferencia de la Asociación Africana de Evaluación, la cual fue precedida por dos días y medio de talleres de capacitación y paneles de discusión.  El espacio brindado a estas instancias da cuenta del relevante énfasis que le dieron los organizadores, quienes se propusieron brindar un tiempo considerable al fortalecimiento directo de las capacidades de evaluación.

Cada día de esta intensa semana, los participantes recibíamos una muy concisa Newsletter, la cual era también reproducida en el blog de la conferencia. Recorrer esas narraciones, reportajes y breves crónicas de la conferencia permite hacerse una idea del entusiasmo y excelente disposición que se sentía en el ambiente.  La evaluación resonaba ahí totalmente ajena a procedimientos burocráticos y a prácticas rutinarias y meramente técnicas. La sed de aprendizaje y de descubrimiento que debe guiar a toda evaluación, dejó su marca en cada presentación y panel de discusión.

Los espacios intermedios del café y el almuerzo siempre fueron una oportunidad para conocer gente, afianzar contactos, y visitar los stands de exposiciones. Entre ellos, estuvo presente la iniciativa CLEAR (Centros Regionales para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados), con los delegados de los centros de África, Asia y América Latina. En este último caso, hizo su presentación en sociedad el recientemente elegido Centro de Investigación y Docencia Económica -CIDE-, de México.  También con un stand de exhibición, y con una sesión de presentación estupenda, los amigos de Better Evaluation continuaron dando cuenta de su iniciativa y cosechando nuevas ideas y voluntades para su trabajo. Otros stands daban cuenta de los finalistas en un concurso financiado por la Fundación Bill & Melinda Gates, dirigido a fomentar a las asociaciones nacionales y Grupo de Interés Especiales miembros de AfrEA, quienes debían presentar ideas de proyectos a pequeña escala u otras innovaciones relacionadas con los ámbitos de la conferencia, centrados en contribuir al avance de la evaluación en África.

La vinculación entre el mundo de la evaluación y la realidad de la Web2.0 dio un paso hacia adelante muy importante en el marco de este evento.  Además del blog de la conferencia, otros blogs fueron también presentando distintas dimensiones de la misma. Facebook no fue ajeno a algunas menciones, y  con varios colegas intentamos darle seguimiento cercano vía Twitter.  Un ejemplo más sobre la velocidad y  ubicua presencia de Twitter fue que por ese medio muchos nos enteramos casi al instante que  Nermine Wally había sido elegida la nueva presidente de AfrEA. Finalmente, AfrEA TV permitió seguir con una calidad fantástica las sesiones de apertura y cierre, así como algunas de las ponencias magistrales centrales (pronto estarán disponibles los links para ver las grabaciones realizadas).

Tuve la posibilidad de participar en un panel organizado por la IOCE -Organización Internacional para la Cooperación en Evaluación-, sobre experiencias de trabajo en redes nacionales y regionales de evaluación. Unas treinta personas se acercaron al mismo, y pudimos compartir experiencias, avances y aprendizajes. En este panel, como en otras instancias en las que pude participar, fue claro el espíritu crítico, el interés en no ser complacientes con las preguntas y respuestas , y la firmeza acompañada por la delicadeza.
Por supuesto que hay detalles que uno podría señalar para su mejora (por ejemplo, una larga y demasiado protocolar ceremonia de inauguración),  más sin duda el  balance final ha sido altamente positivo.
Para cerrar esta crónica personal de estos días intensos, les comparto a continuación un video con un baile típico de Ghana con el cual nos dieron la bienvenida en una fantástica fiesta. El baile da cuenta, de algún modo, del espíritu que AfrEA supo imprimir a toda la conferencia…
(si recibes este mensaje por email o RSS, quizás debas ir a la página del blog para ver el video)

Evaluación & Web 2.0: parados sobre los hombros de un gigante (o de varios)

ACLARACIÓN: En este post hago referencia a dos redes de evaluación en las que me desempeño como miembro de sus comités ejecutivos. Obviamente, todo lo aquí escrito es a título personal.

En el margen derecho (y un poco hacia abajo) de este post hay un recuadro con unas sonrientes fotos y el texto “Soy miembro de Noticias ReLAC”, el cual  funciona como enlace hacia el sitio de Noticias de la Red de Seguimiento, Evaluación y Sistematización en América Latina y el Caribe. El mismo cuenta con distintas secciones, donde se destaca la destinada a los Grupos de Trabajo  por el dinamismo y actividad de varios de ellos. El sitio Ning funciona en paralelo a una lista de correo electrónico, la cual ha sido históricamente el medio para vincular a los miembros de la ReLAC en sus acciones de compartir información, realizar consultas, difundir posibilidades de consultoría, etc.. Un debate todavía no saldado  al interior de la ReLAC apunta a definir si es pertinente y razonable mantener dos “ventanas” para la interacción de sus participantes. Mientras que una posición apunta a la gran versatilidad de un sitio como Noticias ReLAC para identificar los perfiles de los participantes, generar grupos de trabajo, y favorecer la creación de blogs personales,  la otra posición da cuenta que la tecnología que todos los miembros manejan es el email, el cual cumple sobradamente sus propósitos comunicativos y de construcción de red.

Sin entrar en ese debate,  sí puedo aseverar que mi acercamiento a las redes de evaluación fue email-dependiente por mucho tiempo, y sin duda que sigo encontrando muchas y variadas ventajas en su uso en dicho ámbito. Más allá del carácter regional de la ReLAC, otras listas de correo electrónico orientadas a la Evaluación me han servido para estar informado, conectado, y me han facilitado la interacción con colegas de otros lares a quienes muy raramente pude conocer cara a cara.

Ahora bien, la llegada de la Web 2.0 con su carácter de web social, ha exponenciado todo aquello que el email brindaba. En los servicios de la web 2.0 es posible encontrar lo que Dolors Reig llama Actitudes 2.0:

  • Inteligencia colectiva,
  • Interacción,
  • Participación,
  • Apropiación,
  • Confianza (virtual),
  • Transparencia,
  • Juego (inteligencia)
  • Empatía (storytelling),
  • Compartir («Sharismo»),
  • etc., etc.

Como ejemplo cercano valga un botón: la semana pasada se desarrolló la Conferencia  Anual de la Asociación Americana de Evaluación (comentada en Evaluateca, como no podía ser de otro modo!). Gracias a Twitter y a la etiqueta #eval11 (ver el cuadro destinado a esa etiqueta en Eval Central), fue posible para varios de quienes no pudimos estar presente en dicha conferencia, el interactuar con colegas y sumar a otros a esa interacción, enterándonos de los talleres en tiempo real, las opiniones, las reuniones, las ideas clave, etc., etc.  ¿Podría el email hacer todo esto? Ni qué decir de los servicios que ofrece el sitio My M&E, plataforma creada por UNICEF, IOCE y DevInfo.

Sin ánimo de comenzar una campaña anti-email,  sí vale la pena señalar cuánto nos perdemos si nuestro vuelo profesional (como evaluadores, académicos, actores de proyectos de desarrollo, etc.) no saca provecho de los cielos Web 2.0. Por ejemplo, hace unos pocos meses atrás circuló en una de las listas de correo de evaluación más importantes (XCeval) un email que sinceramente creo merece la pena ser compartido más ampliamente. Dado el carácter “cerrado” de la lista (en cuanto sólo acceden a los mensajes quienes se han suscripto a ella), su contenido llegó a sus 1088 suscriptos (al día de hoy), y fue quizás difundido vía re-envíos a otras personas, o bien compartiéndolo con otra lista de correo electrónico. Hoy al encontrarlo y re-leerlo, me ha parecido una pena que así fuera, en cuanto varios meses después no ha perdido vigencia, y sigue siendo tan inspirador  y provocador como en su momento, a la vez que de difícil (o al menos complicado) acceso para la comunidad de evaluadores (más allá de XCeval).  Por ello lo compartiré a continuación, traducido al castellano y copiando más abajo la versión original en Inglés.

El email en cuestión fue escrito por Jim Rugh, consultor internacional con amplísima experiencia en el campo de la evaluación, co-autor del libro Real World Evaluation, y actual representante de la Asociación Americana de Evaluación en la IOCE –Organización Internacional para la Cooperación en Evaluación- donde reviste como su vice-presidente.  En su comunicación, Jim hace referencia a diversas cuestiones surgidas recientemente en vinculación con la evaluación de las intervenciones de desarrollo y la cooperación internacional.  Su reflexión es motivadora y movilizadora, a la vez que nos invita a ir más allá de ella, a no engancharnos o quedarnos en ella, sino en usarla para ver más allá, como subidos en los hombros de un gigante… Es lo que permite la Web 2.0 !

No sé si decir que es “interesante” o “preocupante” notar cómo las personas, incluyendo Nicholas Kristof, parecen estar en LA BUSQUEDA DE SOLUCIONES SIMPLES A LA POBREZA MUNDIAL. Ya se trate de Greg Mortensen y la gran cantidad de gente que quedó fascinada con su historia de las “Three Cups of Tea” (donde sólo la construcción de escuelas sería la respuesta para conseguir niñas educadas en Pakistán y Afganistán), o Ester Duflo o Abhijit Banerjee del J-PAL del MIT (quienes son evangelistas promoviendo la RCT –Prueba Controlada Aleatoria), y tantos otros, que parecen estar fascinados por la idea de que debe haber unas pocas “balas mágicas” (intervenciones sencillas y de bajo costo) que, por sí mismas, brinden una panacea para la solución de la pobreza.

Estas personas y sus seguidores (que por desgracia son muchos) no les gusta escuchar a aquellos de nosotros que somos “evaluadores profesionales” en el campo del desarrollo internacional, cuando  tratamos de explicar que la mayoría de los problemas y contextos de desarrollo son complicados y complejos. Por lo general, tienen que reunirse -en la combinación adecuada y en el momento justo- todo un conjunto de intervenciones, condiciones previas relevantes y factores contextuales, para que nuestros beneficiarios puedan lograr el máximo rendimiento y alto impacto (definido en términos de mejoras sostenibles en la calidad de vida, del tipo descripta en los Objetivos de Desarrollo del Milenio). Es falso e hipócrita de parte de escritores como Kristof aseverar que “Durante décadas, hemos tenido respuestas que fueron en su mayoría anecdóticas o exageraciones.” Hipócrita, porque las “soluciones” ofrecidas por los economistas que lo tienen tan fascinado (del tipo de quienes tienen un enfoque miope de la RCT) , están brindando respuestas que se limitan a las “cuestiones pequeñas” de experimentos de causa-efecto simples, que no responden (pues no pueden hacerlo) a las “grandes preguntas” (como las llama Ester Duflo en su presentación en TED).

Aquellos de nosotros que creemos en un enfoque más holístico del desarrollo, tenemos por delante el desafío de argumentar y convencer a los hacedores de política de alto rango sobre la importancia de entender y apoyar formas comprehensivas y realmente “rigurosas” de evaluación de impacto. (Para un intento de ello, ver la Newsletter  de la IOCE #2).

Jim

Si te ha parecido (como a mí) que es un mensaje valioso y que merece ser discutido y comentado, te invito a que utilices los botones que aparecen debajo de esta entrada con el encabezado COMPARTIR… y usando Facebook, Twitter, Google + y otros,  te conviertas así también en parte activa del movimiento de la Web 2.0 y el mundo de la evaluación!

ORIGINAL VERSION OF JIM´S EMAIL

I don’t know whether to say it is “interesting” or “disturbing” to notice how people, including Nicholas Kristof, seem to be on the QUEST FOR SIMPLE SOLUTIONS TO WORLD POVERTY.  Whether it be Greg Mortensen and the many people who were fascinated by his “Three Cups of Tea” story (whereby just building schools would be the answer to getting girls educated in Pakistan and Afghanistan), or Ester Duflo or Abhijit Banerjee of MIT’s J-PAL (who are such evangelists promoting RCTs), and so many others, they seem to be fascinated by the idea that there must be a very few “magic bullets” (simple and inexpensive interventions) that will, by themselves, provide a panacea to solving poverty.

Such people and their followers (who are many, unfortunately) don’t like to hear those of us who are ‘professional evaluators’ of international development try to explain that most development contexts and problems are complicated and complex.  There are usually a whole set of interventions, preconditions and contextual factors that need to come together in just the right combination and timing in order for our intended beneficiaries to really benefit from higher-level and impact (defined in terms of sustainable improvements in the! quality of life of the sort described by the MDGs).  It is disingenuous and hypocritical for writers such as Kristof to write off such explanations as “For decades, we had answers that were mostly anecdotal or hot air.”  Hypocritical because the “solutions” offered by economists (of the type to have a myopic focus on RCTs) he’s so fascinated with are purveying answers that are limited to simplistic “little question” cause-effect experiments that do not (and cannot) answer the “big questions” (as Ester Duflo calls them in her TED presentation).

Challenging for those of us who believe in more holistic approaches to development to make our case in ways that convince senior-level policy makers to understand and sup! port more comprehensive, really “rigorous” impact evaluation.  (For one attempt, see the latest IOCE newsletter.)

Jim